Anuncios

Bruselas trata de frenar las entradas por los Balcanes y acelerar el Pacto Migratorio

Bruselas, 5 dic (EFE).- La Comisión Europea presentó este lunes un plan de acción para tratar de reducir las llegadas de migrantes irregulares a través de los Balcanes Occidentales, que este año baten récords, a la vez que confió en acelerar la negociación del Pacto europeo de Migración y Asilo con vistas a un acuerdo antes del final de la legislatura, en 2024.

La ruta de los Balcanes Occidentales se ha convertido en uno de los puntos de mayor presión migratoria, con un aumento del 168 % en el número de entradas según la agencia europea de fronteras Frontex y cifras no vistas desde la crisis de los refugiados de 2015.

La situación preocupa a países centroeuropeos como Austria y la República Checa, que han reforzado los controles fronterizos para frenar la migración irregular.

El plan de acción para los Balcanes Occidentales se ha dado a conocer la víspera de la cumbre entre la Unión Europea y los Balcanes Occidentales, que tendrá lugar el martes en Tirana.

El vicepresidente comunitario Margaritis Schinas y la comisaria europea de Interior, Ylva Johansson, detallaron en rueda de prensa la iniciativa, que recoge una veintena de acciones.

"Son 20 acciones inmediatas que ponemos adoptar" y que "confiamos en que ayuden a rebajar las cifras" de llegadas, señaló Schinas, que participó en la rueda de prensa virtualmente, desde Estocolmo.

Las 20 medias operativas del plan de Acción sobre los Balcanes Occidentales están estructuradas en cinco pilares, empezando por la necesidad de reforzar la gestión de fronteras a lo largo de las rutas y de contar con procedimientos de asilo rápidos y capacidad para acoger a los que llegan.

A esos efectos, Bruselas plantea seguir trabajando con los Balcanes Occidentales para desarrollar planes de contingencia y garantizar la preparación para la temporada de invierno.

También apuesta por combatir las redes de tráfico de migrantes y mejorar la cooperación para la readmisión y los retornos.

Con ese objetivo, menciona un nuevo programa de devoluciones de migrantes que será desarrollado en 2023, para aumentar la cooperación con los Veintisiete, los Balcances Occidentales y los países de origen.

Entre los principales puntos del plan destaca el objetivo de lograr una aproximación en la política de visados.

"Para nosotros la alineación de los visados es un deber", dijo el vicepresidente comunitario Margaritis Schinas, que subrayó que "no es aceptable" que los países de los Balcanes Occidentales tengan acuerdos de libertad de visados con terceros países que están "explotando las lagunas para conseguir una entrada ilegal en la UE".

La comisaria, por su parte, precisó que aunque la mayoría de cruces irregulares se producen desde Serbia, existen importantes lagunas en todos los países de los Balcanes Occidentales a nivel de visados.

Por ello, Bruselas pide que los países de los Balcanes Occidentales aproximen su política de visados a la de la UE a fin de evitar que ciudadanos de países terceros viajen sin visado a esa región y luego traten de entrar a la Unión.

En los últimos meses ciudadanos de la India, Túnez o Burundi han ingresado a la UE a través de esta vía, según la Comisión.

Para mejorar la gestión fronteriza, Bruselas propone reforzar las operaciones y los despliegues conjuntos de Frontex y negociar nuevos acuerdos.

Por otra parte, la comisaria europea se refirió este lunes a las negociaciones sobre el Pacto europeo de Migración y Asilo presentado en septiembre de 2020 y que tiene por objetivo crear un sistema común capaz de lidiar con las periódicas crisis que vive la UE por las llegadas de migrantes irregulares.

Bruselas no se cansa de repetir que solo ese pacto conseguirá resolver de una vez los retos existentes, al crear un sistema común para la gestión migratoria.

Según Johansson, la UE ha llevado a cabo ya progresos y el objetivo es dar un acelerón al proceso.

El pasado septiembre el Parlamento Europeo y las cinco presidencias rotatorias del Consejo de la UE (entre las que figura España, que estará al mando en el segundo semestre de 2023), se comprometieron a trabajar juntas en una hoja de ruta que permita adoptar la reforma migratoria antes de las elecciones europeas de 2024.

La pasada semana hubo una reunión a nivel de Consejo y de Parlamento donde se mostró un "fuerte compromiso" hacia ese objetivo, según la comisaria.

"Me anima ver que el Consejo está trabajando muy bien", añadió Johansson.

Aseguró que incluso esta semana podrían empezar "muchas nuevas negociaciones", añadió la comisaria, que insistió en que el pacto de Migración y Asilo es "la única manera de tener una forma sostenible de abordar la gestión migratoria".

(c) Agencia EFE