Broward sufre graves problemas de asequibilidad de la vivienda. ¿Quién está haciendo un gran esfuerzo para abordar el problema?

·7  min de lectura
Google Streetview

El Condado Broward ocupa el último lugar en la Florida, con solo 25 viviendas asequibles para cada 100 familias.

Los habitantes con más gastos del condado —dos tercios de los cuales son negros— están gastando más de la mitad de sus ingresos mensuales en gastos de vivienda. La regla general, según expertos en finanzas personales, es no gastar más del 30% de los ingresos mensuales en el pago de la vivienda.

Solo un escaso 8% de los habitantes de Broward puede aspirar a comprar una vivienda, según un estudio reciente de las necesidades de vivienda del condado hecho por Ned Murray, director adjunto del Jorge M. Pérez Metropolitan Center de la Universidad Internacional de la Florida (FIU).

Teniendo esto en cuenta, United Way del Condado Broward acaba de poner en marcha Housing United, un programa estratégico de cinco años para reunir a los sectores público y privado con el fin de enfrentar la necesidad más acuciante del condado: la construcción de viviendas que los trabajadores con dificultades puedan permitirse alquilar o comprar.

La multimillonaria MacKenzie Scott, quien ha donado $12,000 millones de su fortuna personal a organizaciones sin ánimo de lucro de todo el país, desde que se divorció del fundador de Amazon, Jeff Bezos, en 2019, donó recientemente $10 millones para el ambicioso esfuerzo de añadir 2,500 viviendas asequibles en Broward para finales de 2027.

Dirigidos por United Way, los líderes de la comunidad planean recaudar millones más a través de subvenciones locales, estatales y federales, así como de donaciones corporativas e individuales.

Kathleen Cannon, el CEO de la organización sin fines de lucro, dijo que la brecha entre el costo de la vivienda y los salarios es “catastrófico para muchas familias trabajadoras.”

El alquiler mensual promedio de una vivienda en Broward fue de $2,503 durante los últimos tres meses de 2021, según Reinhold P. Wolff Economic Research en Oakland Park. En la actualidad, el 62% de los hogares del condado que alquilan tienen dificultades para pagar el alquiler.

El alcalde de Broward, Michael Udine, es consciente de que su condado se ve afectado por una crisis de asequibilidad de la vivienda similar a la que está ocurriendo en Miami-Dade. Le preocupa que los bomberos, los policías, los habitantes que trabajan en el amplio sector de los servicios y otros trabajadores locales esenciales no puedan permitirse vivir en Broward, donde trabajan.

Udine apoya el impulso de la vivienda asequible de United Way y el objetivo de cinco años de 2,500 viviendas adicionales asequibles para los habitantes de la zona, pero dijo que se necesitará más construcción para satisfacer las necesidades del condado a largo plazo.

“Nos hacen falta decenas de miles de viviendas”, dijo. “Aunque sea poco, ayuda, y necesitamos mucho más que eso. Tenemos que ser innovadores en lo que respecta a las ideas sobre la vivienda. Tenemos que ser ágiles en los nuevos programas para la asequibilidad de la vivienda”.

Durante la pandemia actual, los problemas de vivienda del sur de la Florida han empeorado significativamente. Ha habido una migración de riqueza bien documentada a Broward y Miami-Dade de profesionales de la tecnología y la inversión inmobiliaria desde otras partes del país y del mundo. Esta reubicación masiva en los últimos dos años ha ejercido una enorme presión sobre el mercado inmobiliario residencial de la región.

El alquiler de apartamentos y los precios de las viviendas unifamiliares y los condominios se han disparado debido a la fuerte demanda y a la escasa oferta de viviendas y terrenos para construir. En abril, el último mes del que se dispone de datos, el precio promedio de las viviendas en Broward subió 20% respecto al año anterior, a $560,000.

Aunque las autoridades de Broward y Miami-Dade han hecho sonar la alarma por la grave crisis, la Legislatura estatal no hizo nada durante el período legislativo de este año para ayudar con el molesto problema.

Michael Nunziata, urbanizador y miembro de la junta de Gold Coast Builders Association (GCBA), que representa a los constructores de viviendas en Broward y Palm Beach, dijo que la limitada cantidad de tierra que queda para construir en Broward significa más casas en general y que no importa el rango de precios, debe ser construido en el condado.

“Como constructor y en nombre de los constructores en nuestra asociación, a cada constructor en Broward le encantaría construir más viviendas en Broward”, dijo.

Aunque elogió a United Way por centrar la atención en la construcción de viviendas asequibles, Nunziata dijo que los urbanizadores locales necesitan más incentivos de los municipios del sur de la Florida para hacerlo sin perder dinero. También cree que la estrategia que se debería fomentar y desplegar es construir más viviendas en lotes más pequeños.

Por ejemplo, ahora está construyendo 34 viviendas unifamiliares en un terreno de cinco acres en Fort Lauderdale. Hace años, dijo que en ese mismo terreno se habrían construido 10 casas.

Truly Burton, vicepresidente de Builders Association of South Florida (BASF), coincidió con Nunziata en la escasez de tierra para construir en Broward, diciendo que el condado “básicamente se ha quedado sin terrenos”. Y los líderes del condado deben subsidiar más a los urbanizadores para apoyar la construcción de viviendas asequibles, dijo.

Como parte de Housing United, los líderes de United Way y los socios de la comunidad planean presionar a esos líderes locales en Broward para que se implementen cambios en las políticas, como agilizar el proceso de construcción y zonificación; idear formas creativas para atraer a los urbanizadores a construir más viviendas asequibles y conseguir apoyo para el programa de vivienda asequible de las empresas de la zona y las instituciones financieras.

“El diseño creativo del fondo de capital y el enfoque de colaboración de este programa son lo que lo distingue”, dijo Cannon sobre Housing United. “La respuesta de la comunidad bancaria y financiera desde el principio ha sido muy positiva porque reconocen los beneficios de participar en este esfuerzo”.

Para poner en marcha el esfuerzo, hay un “piloto” de Housing United que se espera que coloque a 300 de los habitantes más cargados de gastos en varios municipios de Broward en 160 viviendas que puedan pagar. Algunas de esas casas estarán disponibles a finales de este mes.

Para el programa de prueba, United Way se está aliando con organizaciones comunitarias como Habitat for Humanity de Broward y promotores locales que ya están trabajando en la vivienda asequible. Este esfuerzo de prueba se espera que permanezca activo hasta el otoño. Entonces se nombrará un comité comunitario de Housing United y se iniciará una campaña activa de recaudación de fondos para aprovechar la donación de $10 millones de Scott y avanzar hacia el objetivo de United Way de conseguir 2,500 viviendas más asequibles en Broward en cinco años.

Murray, de FIU, apoya la iniciativa de United Way porque cree que el gobierno local, el sector privado y las entidades filantrópicas tienen que colaborar para resolver la crisis de asequibilidad de la vivienda en el sur de la Florida. No espera que el Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano federal (HUD) y el estado proporcionen suficiente dinero para atender las necesidades locales de vivienda.

En un principio, Murray había recomendado a la ciudad de Miami que pusiera en marcha un fondo de innovación para la vivienda asequible con capital procedente de diversas fuentes, como el sector privado y la filantropía. Los dirigentes de la ciudad habrían tenido que aportar el capital inicial para el fondo.

Aunque los líderes de Miami no hicieron nada sobre la propuesta, United Way de Broward respondió con su programa multifacético Housing United después de la evaluación de las necesidades de vivienda asequible del condado del experto regional en economía y mercado de la vivienda.

“Son organizaciones como United Way y otras las que entienden lo que hemos estado diciendo todo el tiempo: la vivienda asequible es también una cuestión de calidad de vida”, dijo Murray.

“A menos que exista un suministro adecuado de viviendas asequibles en que los inquilinos no paguen la mitad de sus ingresos en el alquiler cada mes, no se puede tener calidad de vida.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.