Broadway tiene un año con diversidad y una amenaza invisible

·6  min de lectura
TONY-DIVERSIDAD (AP)
TONY-DIVERSIDAD (AP)

En un almuerzo para nominados al Premio Tony el mes pasado, el productor veterano de teatro Ron Simons miró alrededor y sonrió. Parecía apropiado que la reunión se realizara en The Rainbow Room (salón arcoíris) del Rockefeller Center.

“Les puedo garantizar que no he visto tanta gente de color representada en todas las categorías de los Premios Tony”, señaló. “Era una sala diversa, estoy tan emocionado e impresionado por ello”.

En la primera temporada completa desde que la muerte de George Floyd reinició la conversación sobre raza y representación en Estados Unidos, Broadway respondió con una de sus ternas para los Tony más diversas hasta la fecha.

Múltiples artistas negros fueron nominados en cada categoría de actuación, incluyendo tres de cinco actores de reparto en un musical y cuatro de seis actrices de reparto en una obra. Hay 16 nominaciones para actores negros de 33 posibles — un saludable 48%.

En comparación en los Tony de 2016 — la temporada revelación que incluyó las producciones diversas de “Hamilton”, “Eclipsed” y la reposición de “The Color Purple” (“El color púrpura”) — 14 de 40 nominaciones de actuación para obras y musicales o 35% eran personas de color.

“Esperamos que la diversidad que vemos en la temporada continúe siendo la norma para Broadway, que esto no sea sólo una anomalía o una reacción pasajera a lo que hemos pasado, sino que sea un reinicio”, dijo Lynn Nottage, la primera dramaturga en ser nominada por una obra (“Clyde’s”) y un musical (“MJ”) en una misma temporada.

El nuevo grupo de nominados también presume de tener más mujeres y personas de color en categorías de diseño, como los nominados primerizos Palmer Hefferan por diseño de sonido en una obra (“The Skin of Our Teeth”), Yi Zhao por diseño de iluminación en una obra (“The Skin of Our Teeth”) y Sarafina Bush por diseño de vestuario en una obra (“for colored girls who have considered suicide/ when the rainbow is enuf”).

Otros de los hitos de esta temporada incluyen a L Morgan Lee de “A Strange Loop”, quien se convirtió en la primera artista trans en ser nominada a un Tony. El diseñador de escena Adam Rigg, de “The Skin of Our Teeth”, se convirtió en el primer diseñador agénero nominado y Toby Marlow, el cocreador de “Six” es el primer compositor y letrista nobinario en ser nominado.

Once artistas, incluyendo a Jaquel Spivey de “A Strange Loop”, Myles Frost en “MJ” y Kara Young de “Clyde’s”, recibieron una nominación por sus actuaciones debut en Broadway y 10 diseñadores recibieron nominaciones por sus debuts en Broadway, así como creadores como el dramaturgo de “A Strange Loop” Michael R. Jackson y la coautora del libreto de “Paradise Square” Christina Anderson.

“Estoy muy, muy emocionado por todas las nuevas voces que estamos escuchando y todos los nuevos autores que están representados en Broadway por primera vez”, dijo A.J. Shively, actor nominado por “Paradise Square”. “Realmente espero que esa tendencia continue”.

Quizá donde la diversidad es más visible es en la obra más antigua actualmente en escena en Broadway. “Macbeth”, dirigida por Sam Gold, tiene una Lady Macbeth negra, interpretada por Ruth Negga, una mujer en un papel tradicionalmente masculino (Amber Gray interpreta a Banquo), una actriz no binaria (Asia Kate Dillon) y representación de personas con discapacidad (Michael Patrick Thornton).

“Si el mundo es un escenario, nuestro escenario definitivamente es el mundo. Estoy muy orgulloso de estar ahí con todos los actores”, dijo Thornton, quien usa su silla de ruedas como un objeto ingenioso para interpretar al noble Lennox.

Aunque la representación fue vista en Broadway esta temporada, también hubo un virus invisible al que no le importó nada. Las mutaciones de COVID-19 enfermaron a los actores en olas que dejaron sin fondos cruciales a las taquillas. El público que regresó tenía muchas veces apetito sólo para obras establecidas y reconfortantes.

Varias producciones encabezadas por actores negros tuvieron una corta duración, incluyendo “Thoughts of a Colored Man”, “Chicken and Biscuits” y “Pass Over”. Debutaron a finales de año, cuando Broadway comenzaba a retomar sus actividades lentamente y el público estaba muy temeroso. “Thoughts of a Colored Man” terminó su temporada antes porque no tenía suficientes actores saludables, en algún momento incluso convocó al autor de la obra para interpretar un papel en el escenario.

Uno de los golpes más dolorosos fue la reposición de “for colored girls” de Ntozake Shange, que no logró tener suficiente público. El elenco de siete mujeres negras incluía a la actriz sorda Alexandria Wailes y a Kenita R. Miller, quien hasta hace poco estaba embarazada. Tuvo buenas reseñas y la impresionante cantidad de siete nominaciones al Tony, pero cerrará esta semana.

“En temporadas anteriores, si hubiera una obra con siete nominaciones al Tony y la cantidad de reseñas deslumbrantes, la obra habría seguido por bastante tiempo”, dijo Simons, el principal productor. “Hay público para esta obra. Ese no es el problema. El problema es que el público vaya al teatro para ver la obra”.

A pesar de un exceso de inventario y pocos consumidores, hubo obras que realmente cambiaron el rumbo, como “A Strange Loop”, un musical sobre un dramaturgo negro y gay, que obtuvo 11 nominaciones, el mayor número de este año, superando a opciones establecidas como “The Music Man”, protagonizada por Hugh Jackman. Los veteranos de Broadway están de acuerdo en que había producciones extraordinarias disponibles para aquellas almas fuertes que se atrevieron a comprar boletos.

“Estoy realmente orgullosa de ser parte de una de las voces de Broadway”, este año dijo Anna D. Shapiro, quien dirigió la obra de Tracy Letts nominada al Tony “The Minutes”, que expone engaños en el oscuro meollo de la historia estadounidense. “Estoy tan impresionada por la vitalidad y el dinamismo”.

Los datos de Broadway suelen indicar avances un año y retrocesos al siguiente. Como la temporada 2013-14, que tuvo muchos papeles interpretados por afroestadounidenses, incluyendo “A Raisin in the Sun” protagonizada por Denzel Washington, Audra McDonald interpretando a Billie Holiday en “Lady Day at Emerson’s Bar & Grill” y la obra bailable “After Midnight”.

También hubo afroestadounidenses en papeles no tradicionales, como James Monroe Iglehart encarnando al genio en “Aladdin”, Nikki M. James y Kyle Scatliffe en “Les Miserables” y Norm Lewis como el primer fantasma negro de Broadway en “El fantasma de la ópera”.

Esa temporada los actores negros representaron 21% de todos los papeles. Pero a la temporada siguiente la cifra cayó a 9%.

Camille A. Brown, quien en esta temporada junto con Lileana Blain-Cruz se convirtió en la segunda y la tercera mujer negra en ser nominadas a mejor dirección de una obra, ha pasado por esos momentos altos y bajos.

“Ya veremos cómo luce el próximo año y el año después y el año que sigue”, dijo. “Creo que el paisaje es definitivamente un reto, especialmente después de George Floyd y los eventos que ocurrieron tras esto. Pero esta es sólo la primera temporada después de que todas esas cosas ocurrieran. Así que ya veremos si sigue pasando, y si sigue evolucionando y si sigue progresando”.

Simons se siente optimista sobre que los avances de este año durarán y celebra esto, al menos un grupo de actores diversos tuvieron sus créditos en Broadway esta temporada. Predice que habrá más ganadores de Tony de color que antes.

“A pesar de que la taquilla hirió todos nuestros sentimientos, realmente es una celebración porque nunca hemos visto este tipo de diversidad en Broadway”, dijo. “Es un año raro y es un año raro para bien y para mal”.

___

Mark Kennedy está en Twitter como http://twitter.com/KennedyTwits

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.