Los británicos apoyan al nuevo rey Carlos, siempre que se quede callado

·5  min de lectura
El Reino Unido llora a la reina Isabel

Por Michael Holden y Andrew MacAskill

LONDRES, 13 sep (Reuters) - El apoyo al rey Carlos ha subido desde que sucedió a Isabel como monarca de Reino Unido, según una encuesta, pero algunos de los que lloran a su difunta madre advierten de que debe seguir su ejemplo y mantener sus opiniones para sí.

Una encuesta de YouGov para el periódico Times reveló que el respaldo a Carlos, de 73 años, ha aumentado drásticamente desde que se convirtió en rey, en comparación con sondeos de principios de este año. El apoyo a su esposa Camilla, la reina consorte, ha subido de forma similar.

Ahora el 63% cree que será un buen rey, un alza de 24 puntos porcentuales desde marzo, mientras que el 15% cree que hará un mal trabajo, comparado con el 31% de hace seis meses, según la encuesta publicada el martes.

Los resultados se hicieron eco de opiniones de británicos con los que habló Reuters durante las exequias de la reina Isabel.

"Tengo la esperanza de que lo hará muy bien", dijo Patrick Thompson, de 61 años, que estaba entre los miles de personas que hicieron cola para ver el féretro de la difunta reina en la catedral de St Giles de Edimburgo.

"Pero tendrá que adaptarse y mantener silencio sobre sus opiniones políticas. Se adelantó a su tiempo en temas como el clima, pero ahora tendrá que ser mucho más cuidadoso con lo que dice".

UN PRÍNCIPE FRANCO

Al haber esperado más tiempo que ningún otro heredero, Carlos se forjó una imagen hablando de temas https://www.reuters.com/world/uk/an-outspoken-prince-king-charles-may-have-bite-his-tongue-2022-09-09/ que van desde el cambio climático hasta la arquitectura y la medicina alternativa.

Para los críticos, se inmiscuye en cuestiones políticas que no son competencia de la realeza, en contraste con su madre, que mantuvo ocultas sus opiniones personales durante sus 70 años de reinado y nunca concedió una entrevista.

Sus partidarios dicen que algunos de sus puntos de vista han sido visionarios, pidiendo que se actúe sobre el medio ambiente y la sostenibilidad décadas antes de que se convirtieran en temas de primera línea para los Gobiernos.

Desde que se convirtió en rey, ha dicho repetidamente que seguiría el ejemplo de su madre, y en su primer discurso televisado a la nación, dijo que su papel no sería el mismo ahora que era rey.

"Mi vida cambiará, por supuesto, al asumir mis nuevas responsabilidades", dijo. "Ya no me será posible dedicar tanto tiempo y energías a las organizaciones benéficas y a los asuntos que tanto me importan".

Muchos de los que se reunieron en las sombrías ceremonias que han seguido a la muerte de Isabel han hablado con cariño del nuevo monarca, con fuertes gritos de "Dios salve al Rey" cuando ha aparecido.

"Carlos está supervisando el cambio sin problemas. Y eso lo necesitamos. La monarquía es el punto centrífugo de nuestro sistema político. Si no hay un monarca, todo se desmorona", dijo Ellie Merton, de 52 años, que también estaba en Edimburgo.

Si bien las muestras de dolor y las palabras de elogio hacia Isabel fueron casi universalmente efusivas, ha habido voces ocasionales de duda sobre Carlos.

"Estamos en un periodo de transición con la familia real. Es demasiado pronto para decir si Carlos será popular", dijo Ewan Carmichael, de 16 años, que conoció al nuevo rey el lunes en un acto en el Parlamento escocés. "Todos esperaremos a ver cómo es como rey antes de que la gente se decida por él".

EL APOYO PUEDE SER EFÍMERO

A pesar del aumento de la valoración de Carlos, la encuesta de seguimiento de confianza a largo plazo hacia la realeza también mostró que la proporción de personas que pensaban que la monarquía era muy importante o bastante importante estaba en un mínimo histórico.

En los últimos años, este tipo de encuestas han mostrado repetidamente una creciente división entre las generaciones, con los jóvenes mucho menos partidarios o simplemente ambivalentes sobre la monarquía.

El sondeo de YouGov del martes reveló que el 62% de los encuestados apoyaba la institución, mientras que el 21% se oponía, una cifra que no ha cambiado mucho desde que Carlos se convirtió en soberano.

Los resultados reflejan un descenso del apoyo en los últimos años, en un periodo de agitación para la familia.

El príncipe Enrique y su esposa Meghan abandonaron sus funciones reales, con las consiguientes críticas al Palacio de Buckingham e incluso acusaciones de racismo.

Por otra parte, las acusaciones de abuso sexual formuladas en Estados Unidos contra el segundo hijo de Isabel, el príncipe Andrés, que le llevaron a resolver un caso judicial, también han resultado muy perjudiciales, a pesar de que él negó haber actuado mal y no hubo cargos penales. El escándalo lo llevó a dejar su papel real.

"Por lo tanto, parece que los éxitos y los problemas de la familia real afectan a la valoración de la institución por parte de la gente", escribió el experto en encuestas británico John Curtice en un artículo para el sitio web The Conversation.

"El rey Carlos ha heredado la corona en un momento en que el apoyo a la institución de la monarquía ha caído a un nuevo mínimo".

El propio Carlos sabe mejor que la mayoría cómo puede vacilar la actitud del público hacia la monarquía, y los miembros individuales de la familia real.

Tras la muerte de su primera esposa, la princesa Diana, en un accidente de coche en París en 1997, hubo una abierta hostilidad en muchas partes hacia él y Camilla, a quienes muchos culparon de la ruptura de lo que se consideraba su matrimonio de cuento de hadas.

Hace tan sólo cinco años, en el aniversario 20 de la muerte de Diana, las encuestas sugerían que la mayoría de la gente tenía una percepción generalmente negativa de él.

(Reporte de Michael Holden en Londres y Andrew MacAskill en Edinburgo; Editado en español por Javier López de Lérida)