Anuncios

Gran Bretaña y la UE cerca de lograr acuerdo sobre Brexit con Irlanda del Norte, pero dudas siguen

Por William James

LONDRES, 26 feb (Reuters) - Gran Bretaña está a punto de llegar a un acuerdo con la Unión Europea para hacer frente a los trastornos comerciales y políticos en Irlanda del Norte causados por el Brexit, dijo el domingo el viceprimer ministro Dominic Raab, pero no está claro si eso satisfará a los críticos euroescépticos.

Más de un año de negociaciones intermitentes y a veces hostiles entre Londres y Bruselas sobre una revisión del acuerdo de salida de la UE de 2020 parecen estar llegando a su fin, tal vez ya el lunes, con el primer ministro Rishi Sunak diciendo que estaba "dándolo todo" para llegar a un acuerdo.

"Estamos en la cúspide, hemos hecho grandes progresos, (pero) todavía no hemos llegado", dijo Raab a la BBC.

Sunak quiere tener éxito en las negociaciones donde sus predecesores Boris Johnson y Liz Truss fracasaron, pero el impulso se produce con el riesgo de empantanar sus prioridades domésticas, mientras intenta remontar un enorme déficit en las encuestas de opinión para el gobernante Partido Conservador antes de elecciones nacionales previstas para el año que viene.

Los principales actores en Irlanda del Norte han puesto el listón muy alto en cuanto al tipo de acuerdo que apoyarían y los propios conservadores de Sunak siguen plagados de las divisiones sobre el Brexit que en ocasiones han paralizado la política británica desde la votación de 2016 para abandonar la UE.

Como parte de su acuerdo de salida, Gran Bretaña firmó un acuerdo con Bruselas conocido como el Protocolo de Irlanda del Norte para evitar la imposición de controles políticamente polémicos a lo largo de la frontera terrestre de 500 kilómetros con Irlanda, miembro de la UE.

Sin embargo, el Protocolo creaba una frontera para algunas mercancías procedentes de Gran Bretaña, ya que mantenía a Irlanda del Norte en el mercado único de bienes de la UE. Esto también ha perturbado el delicado equilibrio político en Irlanda del Norte, impidiendo la formación de un gobierno de poder compartido establecido por un acuerdo de paz de 1998 que en su mayor parte puso fin a tres décadas de violencia sectaria en la provincia.

TENSIONES COMERCIALES

Raab dijo que el acuerdo abordaría las tensiones comerciales suavizando los controles físicos de mercancías exigidos por la UE en el acuerdo original. También afirmó que el pacto esperaba abordar las preocupaciones de que la UE pueda establecer normas para Irlanda del Norte en las que no puedan influir los votantes y políticos de la región.

"Si hay nuevas normas aplicables a Irlanda del Norte, debe haber un control democrático norirlandés", dijo.

Sin embargo, no llegó a afirmar que los tribunales europeos ya no tendrían voz en Irlanda del Norte. Esta ha sido una de las principales exigencias del Partido Democrático Unionista (DUP), pro-británico, que actualmente se niega a llegar a un nuevo acuerdo para compartir el poder en Irlanda del Norte.

El DUP ha establecido siete pruebas para cualquier acuerdo. El Sunday Times afirma que Sunak confía en que el acuerdo cumpla esas condiciones, pero que el líder del DUP, Jeffrey Donaldson, está "dispuesto a rechazarlo". Sin la aprobación del DUP, Irlanda del Norte podría quedarse sin un gobierno autónomo, lo que significa que uno de los principales objetivos de la renegociación de Sunak ha fracasado.

Es probable que un contingente euroescéptico del Partido Conservador se guíe por el veredicto final del DUP, lo que aumenta el riesgo de que el partido de Sunak se fracture y descarrile su programa sobre economía, sanidad y reforma de la inmigración.

Preguntado sobre si el Parlamento votaría la aprobación del acuerdo, Raab dijo que los legisladores tendrían la oportunidad de expresarse, pero no prometió explícitamente una votación.

(Reporte de William James, Editado en Español por Manuel Farías)