Bolivia celebrará el 5.530 Año Andino Amazónico en 222 sitios sagrados

·3  min de lectura

La Paz, 1 jun (EFE).- Bolivia inició este miércoles las actividades por el Año Nuevo Andino, Amazónico y Chaqueño o solsticio de invierno 5.530 que se celebrará el próximo 21 de junio en al menos 222 sitios sagrados del país y que servirá para pedir a la Pachamama o Madre Tierra la superación de la pandemia.

El lanzamiento oficial del también conocido como "Willka Kuti" o "Regreso del Sol" se inició con una oblación a la Pachamama que fue guiada por yatiris o chamanes aimaras que desarrollaron ritos alrededor de una hoguera que previamente se alimentó con ofrendas que simbolizaban la prosperidad como los "sullus" o fetos de llama.

La ceremonia estuvo presidida por el vicepresidente de Bolivia, David Choquehuanca, la ministra de Culturas, Sabina Orellana, y autoridades del municipio andino de Tiahuanaco, en la plaza Murillo en La Paz, sede del Ejecutivo nacional y el Parlamento.

"Poco a poco" en Bolivia se está recuperando la identidad ancestral con este tipo de hitos festivos, dijo Choquehuanca.

Justamente en la población de Tiahuanaco, donde están las ruinas precolombinas del mismo nombre, es el epicentro de las celebraciones del solsticio de invierno.

Tradicionalmente, quienes practican estos rituales ancestrales se suelen reunir antes del amanecer en los sitios señalados como sagrados para recibir los primeros rayos del sol con las palmas de las manos abiertas.

"Al recibir los primeros rayos del sol aumentamos nuestras energías en el cuerpo, la mente el alma y el espíritu", dijo la ministra Orellana.

Un grupo de comunarios bailaron ritmos autóctonos junto a las autoridades presentes y el acto finalizó con un apthapi, una comida indígena que se comparte y que está provista de alimentos de la región altiplánica.

UNOS 222 SITIOS SAGRADOS

La ministra de Culturas mencionó que para esta ocasión la celebración se efectuará "en 222 sitios sagrados en todo el país", de los nueve departamentos, aunque será la población de Tiahuanaco el centro de la celebración.

Esta jornada, declarada como festiva en 2009, marcará también el inicio de un nuevo ciclo agrícola por lo que también constituye una especie de solicitud de permiso a la Pachamama para agradecer por los beneficios de la tierra y prepararse para una nueva etapa de producción de alimentos.

Orellana señaló que este momento servirá, además, para pedir a la Madre Tierra ayuda contra algunas "inclemencias" como la pandemia de la covid-19 y reforzar los lazos comunitarios de unidad y reciprocidad entre los bolivianos.

"La pandemia nos ha tambaleado, se ha llevado a muchos de nuestros hermanos, por eso es que debemos abrazarnos y cargarnos de energías positivas", enfatizó el alcalde de Tiahuanaco, Flavio Merlo.

En ese sentido, Choquehuanca recomendó a los bolivianos hacer antes de este evento una "preparación" de 40 días como signo de "limpieza" interior con algunas restricciones de alimentación.

El nombre de la fiesta ha evolucionado con criterios de inclusión, ya que comenzó a celebrarse hace pocas décadas en Tiahuanaco como Año Nuevo Aimara, luego se llamó Año Nuevo Andino-Amazónico, hasta que finalmente se adhirió el término Chaqueño en referencia a los distintos pisos ecológicos del país.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.