Nicaragua decreta tres días de duelo por el deceso del expresidente Bolaños

Managua, 15 jun (EFE).- El Gobierno de Nicaragua decretó este martes tres días de duelo nacional por el fallecimiento del expresidente nicaragüense Enrique Bolaños Geyer (1928-2021), quien gobernó el país entre 2002 y 2007.

"Como corresponde con el protocolo y los honores que el Estado nicaragüense rinde a mandatarios y personalidades, está decretando tres días de duelo nacional con las banderas a media asta en todo el país", informó el Gobierno que preside el sandinista Daniel Ortega, en una nota de prensa.

El expresidente, quien padecía un "quebrantamiento de su salud" desde hacía más de diez meses, falleció anoche en su casa, a 21 kilómetros al sureste de Managua, a los 93 años, informaron sus familiares.

Tal como lo solicitó en vida, Bolaños tuvo unas honras fúnebres en las que predominó "la prudencia y el cuido" en medio de la pandemia de la covid-19, las que asistieron solamente sus familiares y allegados, y que fueron transmitidas en vivo por internet desde la parroquia Nuestra Señora de la Asunción, de su natal Masaya (Pacífico).

"Fue una persona que amaba a Nicaragua, se preocupó mucho por Nicaragua, todos sus proyectos, todos sus programas eran para servir al país (...), trabajó mucho, fue serio, formal, responsable, todo un ejemplo de ciudadano (...) un ejemplo de jefe de Estado", dijo su hijo mayor, Enrique Bolaños Abaunza, al concluir la misa en honor del expresidente.

El Gobierno de Ortega expresó sus "sentidas condolencias" a la familia de Bolaños, a quien describió como "ciudadano estudioso, historiador, trabajador, productor, y hombre dedicado a promover el conocimiento de la historia desde su propia experiencia y perspectiva", y de quien dijo "deja a Nicaragua un legado documental que seguramente será reconocido por academias y centros de educación y cultura nacional".

Bolaños, ingeniero industrial de profesión, incursionó en la política desde su posición de líder empresarial, lo que le valió cárcel y expropiaciones durante la primera época presidencial de Ortega, entre 1979 y 1990.

UN LEGADO "FENOMENAL"

Antes de ser jefe de Estado, Bolaños fue vicepresidente entre 1997 y 2000, con el Gobierno de Arnoldo Alemán (1997-2002), al que llevó a prisión por un sonado caso de corrupción, hasta que fue liberado por la administración de Ortega quien retomó el poder en 2007.

Bolaños, último gobernante en entregar la banda presidencial en Nicaragua, también fue un crítico del mandato de Ortega, a quien le recomendó renunciar tras el estallido de la crisis sociopolítica de abril de 2018, y al que denunció por su gestión frente a la pandemia de covid-19.

Además de su posición frente a la corrupción, el Gobierno de Bolaños se destacó por la firma del Tratado de Libre Comercio de Centroamérica y la República Dominicana con Estados Unidos (actualmente DR-Cafta), lograr el perdón del 80 % de la deuda externa del país, cerrar con niveles de crecimiento económico positivos, y dar estabilidad al Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS), cuyos problemas financieros bajo la administración Ortega provocaron la crisis de 2018.

El fallecido expresidente dejó como su legado más preciado la Biblioteca Virtual Enrique Bolaños Geyer, considerada por algunos como la más completa de Nicaragua.

"Su legado de la biblioteca es fenomenal, hay mucha gente que hoy ve la biblioteca como fuente de información", destacó Bolaños Abaunza.

El Gobierno de Ortega no anunció honores póstumos para Bolaños, pese a lo cual, su féretro fue cubierto con la bandera de su país, la misa concluyó con el himno nacional, y una vos anónima que gritó: "¡Viva Nicaragua libre!".

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.