Boeing incurre en pérdidas trimestrales por la COVID-19 y recorta 16.000 empleos

Nueva York, 29 abr. (EFE).- El fabricante aeronáutico estadounidense Boeing reveló este miércoles el fuerte impacto de la pandemia de COVID-19, una crisis que, sumada a la que ya padecía con los 737 MAX, le ha llevado a incurrir en pérdidas de 628 millones de dólares en el primer trimestre y tomar la decisión de recortar 16.000 empleos mientras busca liquidez.

"Vamos a ser una empresa más pequeña durante un tiempo. Hemos trabajado duro para mantener la estabilidad de la plantilla (...), pero la baja demanda de producción que vemos en los próximos años no respalda el tamaño de plantilla que tenemos hoy", anunció el presidente y consejero delegado de la firma, David Calhoun.

"En estos momentos estamos tomando acciones para reducir nuestra plantilla aproximadamente un 10 % de nuestros 160.000 empleados hasta finales de año, a través de una combinación de bajas voluntarias y despidos involuntarios, como sea necesario", dijo Calhoun en una conferencia telefónica con analistas sobre los resultados trimestrales.

Boeing se enfrenta a "una crisis global como ninguna otra" y se está centrando en "asegurar la liquidez", por lo que agradeció que 26 países hayan impulsado paquetes de ayuda económica específicos para el sector aeroespacial y las aerolíneas, y dijo estar "evaluando" las opciones de financiación que le ha ofrecido EE.UU. a través del Tesoro y la Reserva Federal.

Tras cerrar 2019 como su primer ejercicio con pérdidas en más de dos décadas, sumido en el escándalo de los accidentados 737 MAX, Boeing ha recibido ahora el impacto de esta pandemia y entre enero y marzo pasados ha perdido 628 millones de dólares, frente a las ganancias de 2.149 millones que registró en el mismo tramo de 2019.

La facturación trimestral ha caído un 26 % interanual, hasta 16.908 millones, y el flujo de caja operativo ha pasado a negativo, con un gasto de 4.300 millones, a medida que sus clientes, la mayoría aerolíneas azotadas por el desplome del tráfico aéreo, retrasan las compras, ralentizan las entregas, posponen el mantenimiento y aceleran la retirada de aparatos.

EL PLAN DE RECUPERACIÓN

Según Calhoun, los principios fundamentales en los que se han basado los viajes aéreos durante cinco décadas y que han duplicado su tráfico en las dos últimas "siguen intactos", pero estimó que llevará "dos o tres años volver a los niveles de viaje de 2019, y unos pocos años más que la industria vuelva a las tendencias de crecimiento a largo plazo".

En ese sentido, indicó que los aviones de cuerpo estrecho "abrirán paso hacia la recuperación" y los de cuerpo ancho se verán más impactados, por lo que la firma ha decidido reducir el ritmo de producción de varios aviones comerciales, como el 787, el 777 y el 737 MAX, este último en tierra, acumulando costes ya por valor de 5.000 millones de dólares.

Respecto a la "vuelta al servicio con seguridad" de los 737, Calhoun dijo que la firma está "completando una validación de software" que precede al vuelo de certificación y que ha sido ralentizada por el coronavirus, pero espera obtener la luz verde de los reguladores "a tiempo para respaldar el reinicio en las entregas en el tercer trimestre".

La aviación comercial es el principal negocio de Boeing y es el que más afectado se ha visto, con un descenso de facturación del 48 % interanual, hasta 6.205 millones, y un margen de operaciones del -33 % debido al menor volumen de entregas y a los costes de mantener paralizados los 737 MAX o interrumpir las operaciones en varias plantas.

La corporativa ha tomado medidas para afrontar la "nueva realidad del mercado", entre ellas suspender las recompras de acciones y dividendos, pedir un préstamo a largo plazo de casi 14.000 millones de dólares y, esta misma semana, rescindir un acuerdo de negocios conjuntos con la brasileña Embraer que le hubiera costado unos 4.200 millones.

Los resultados de Boeing estuvieron por debajo de lo estimado por los analistas pero fueron bien acogidos por los inversores de Wall Street, y a media sesión sus acciones subían casi un 9,5 % en medio de una jornada generalmente positiva. En lo que va de año, su valor bursátil ha caído casi un 56 %.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear una comunidad segura y respetuosa de cada uno de sus miembros. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad y mientras estamos trabajando en ello, hemos suspendido temporalmente los comentarios en artículos. Gracias por tu comprensión.