Anuncios

Boda de sangre. Novio enloquece, asesina a su novia y a 3 personas

CIUDAD DE MÉXICO, diciembre 3 (EL UNIVERSAL).- Una boda es uno de los momentos más importantes en la vida de una pareja, el día "más feliz" de sus vidas. Pero no para un novio en Tailandia que en plena celebración perdió la cabeza, mató a su novia, a otras tres personas y luego se quitó la vida. Otra persona resultó herida.

De acuerdo con el diario Bangkok Post, el matrimonio se realizó con normalidad, y fue en la fiesta cuando el novio enloqueció.

El medio lo identificó como Chaturong Suksuk, un exsoldado de 29 años que en los más recientes Juegos Paralímpicos compitió en natación y tiro. Llevaba unos 15 años de relación con su novia, Kanchana, de 44 años. Los últimos tres años, ya vivían juntos.

Testigos señalaron que durante el baile, el novio no se veía nada feliz, lo cual causó extrañeza. De repente, Chaturong salió de la fiesta y se dirigió a su auto.

Los invitados estaban confundidos. Poco después, el novio regresó, armado con una pistola. El enlace se convirtió en unas bodas de sangre.

Chaturong disparó primero contra su esposa, y la mató. Luego, le disparó a la madre de ella, de 62 años, y a la hermana menor. Otros dos invitados también sufrieron heridas de bala y uno de ellos perdió la vida en el hospital.

Los asistentes salieron corriendo, presas del pánico, y se escondieron bajo las mesas, donde pudieron. Finalmente, se escuchó un último tiro. Cuando los asistentes salieron de sus escondites, descubrieron que el novio se había suicidado.

Testigos afirman que el novio había bebido mucho y estaba en estado de embriaguez. Otros señalan que, aparentemente, en medio de la celebración la pareja discutió y él estaba tan enojado que derribó una mesa.

Policía investiga tiroteo

La policía está investigando lo ocurrido. La sexta víctima se recupera de sus heridas en el hospital.

Chaturong era un gran nadador. Ganó dos medallas de plata en los Juegos Paralímpicos de la ASEAN de 2022 en Indonesia y Camboya, indicó el Post.

Los medios de comunicación locales informaron de que era ranger del ejército tailandés y había perdido la pierna derecha mientras patrullaba en las fronteras.

El tiroteo renovó el debate sobre la facilidad con la que se pueden adquirir armas en Tailandia. Chaturong tenía el arma y municiones legalmente.

De acuerdo con el proyecto de investigación suizo Small Arms Survey, en Tailandia hay unas 10.34 millones de armas, un 15.14% por cada 100 civiles, lo que representa la mayor proporción en el sureste asiático. Unos 4.1 millones de armas no están registradas legalmente en el país o sus dueños no tienen licencia para portarlas.