Anuncios

Boateng: Nada ha cambiado, y el racismo vuelve a empañar el fútbol

El arquero del AC Milan Mike Maignan durante el partido contra Udinese en la Serie A de Italia, el sábado 20 de enero de 2024, en Udine. (Andrea Bressanutti/LaPresse vía AP)

MILÁN (AP) — En medio de la indignación por los hechos más recientes de racismo que han empañado el fútbol italiano, Kevin-Prince Boateng, exjugador del Milan, dice que nada ha cambiado en los años transcurridos desde que él también se marchó de una cancha para protestar por un caso similar.

Mike Maignan, arquero del Milan, dejó el campo durante el encuentro de la Serie A disputado el sábado ante Udinese. Dijo que, poco antes, un grupo de hinchas emitió sonidos semejantes a los de un mono, para insultarlo.

A Maignan se unieron sus compañeros en la protesta, y el partido se interrumpió durante unos cinco minutos. Milan terminó ganando por 3-2.

Hace 11 años, Boateng hizo lo mismo durante un partido amistoso a la mitad de una campaña, ante el Pro Patria, un club de categorías inferiores.

“¿Ha habido pocos cambios? Yo diría que cero”, sentenció Boateng, actualmente retirado, en declaraciones a la Gazzetta dello Sport. "Si el arquero del Milan tiene que marcharse de la cancha, eso quiere decir que nada ha cambiado. Esto ya no sólo es triste. Es simplemente vergonzoso.

“Todos dicen: ‘Sí, haremos algo, actuaremos’. Pero luego nada pasa porque todos piensan en sí mismos, pocos toman la iniciativa en realidad. Hay demasiadas personas asustadas. El mundo se ha vuelto así”.

Udinese reaccionó rápidamente y expulsó de forma vitalicia a los cinco hinchas que hasta ahora han sido identificados como autores de las expresiones racistas. Sin embargo, anunció el miércoles por la noche que apelaría la sanción impuesta por la liga italiana, misma que le obligará a jugar su próximo partido de local a puerta cerrada.

“Reflexionamos largamente durante el día si presentaríamos o no la apelación”, comentó Franco Collavino, gerente general del Udinese. "Sin embargo, tras una lectura escrupulosa de los documentos, nos percatamos de que necesitamos proceder de esta manera para proteger la reputación de nuestro club, históricamente multiétnico, y del trabajo duro que hemos mostrado al buscar a los responsables.

“Simultáneamente, queremos proteger a nuestra gente... que ha sido perjudicada injustamente por una medida que castiga a una base completa de aficionados por el comportamiento impresentable de unos pocos”.

Cuatro hinchas más del Udinese que insultaron a Maignan fueron identificados y sancionados el miércoles por las autoridades locales. Todos han sido expulsados del estadio para siempre por el club.

La policía informó que tres hombres y una mujer recibieron suspensiones de cinco años —la máxima sentencia disponible— para cualquier evento deportivo en Italia. Los aficionados, cuyas edades van de los 32 a los 45 años, fueron identificados gracias a grabaciones de las cámaras de seguridad en el estadio.

Otro hincha fue identificado y suspendido de por vida por el Udinese el lunes. Ese seguidor quedó también suspendido cinco años por la policía.

“La decisión del club, de vetar a ese aficionado por siempre de su estadio, fue un gesto muy importante, también porque llegó sin esperar una sentencia”, dijo Boateng, de 36 años.