Trío sexual, ¿solo una fantasía?

Trío sexual, una fantasía más común de lo que crees / Foto: ThinkstockTrío sexual, una fantasía más común de lo que crees / Foto: Thinkstock



La fantasía de un trío sexual ronda en la cabeza de mucha más gente de la que se atreve a admitir que sueña con experimentarla.


Sebastián (31 años): Si bien tengo en mi cabeza la fantasía de estar de a tres en la cama, no la comparto con mi novia porque no me interesa experimentarlo con ella.

Es fundamental distinguir entre fantasía y realidad. Una cosa es aquello que uno imagina y otra diferente, la que uno lleva al acto. Puedo decirle a mi marido que me gustaría estar con una persona de tales o cuales características, pero eso no significa necesariamente que desee hacerlo. Cuando los tantos se confunden, la fantasía puede perder su valor encantador y empezar a angustiar al otro integrante de la pareja (con pensamientos tales como: ¿qué pasaría si yo viese a mi compañera con una tercera persona?).


[Relacionado: El sexo en parejas de larga duración]


Es sabido que la fantasía es una actividad normal y natural que permite experimentar situaciones y comportamientos placenteros; expresa creatividad y satisfacción. Además, aumenta la autoestima permitiendo que surjan sentimientos reprimidos y más excitantes.

La fantasía favorece la intimidad y la comprensión dentro de la pareja. A veces, una de las partes teme que ésta cause miedo a la otra persona, la incomode o reciba una imagen deformada de lo que quiere, y por eso calla. Pero también ocurre que después de muchos años, cuando se anima a compartirla, descubre que ambas partes fantaseaban cosas similares. En la experiencia clínica, vemos que llevar una mejor vida sexual trae aparejado fantasías más ricas, que son la pimienta del encuentro.


[Relacionado: Prácticas sadomasoquistas]


Si una pareja decide concretar la fantasía del trío sexual, lo primero que debe hacer es cuidarse. La prevención es fundamental para evitar enfermedades. También es preciso conversar seriamente sobre los pros y contras. Porque después de una experiencia de este estilo pueden aparecer celos, conversiones, envidias y devenir en una crisis importante. No se trata de juzgar si está bien o mal, sino de aclarar que cuando intervienen tres personas, las dos que forman una pareja deben estar mutuamente de acuerdo. Pueden poner en práctica esta conducta sexual como una variante más y pasarla bien. Es verdad que no es lo habitual, un ínfimo porcentaje de casos pasan a los hechos, pero es una vía de exploración posible. Lo mismo si se trata de un grupo de amigos o si el trío es circunstancial. Lo que recomiendo es registrar que esta experiencia no signifique calmar la angustia de forma compulsiva, sino otro modo de dar y recibir placer.


[Relacionado: Virus del Papiloma Humano: causas y prevención]


-

Diana Resnicoff es licenciada en psicología y sexóloga clínica.

Cargando...