Anuncios

Blinken: "No hay sensación de fatiga" en lo referente al apoyo a Ucrania

El secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, celebra una conferencia de prensa en la sede de la OTAN en Bruselas, Bélgica.

Por Humeyra Pamuk y Andrew Gray

BRUSELAS, 29 nov (Reuters) - El secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, dijo el miércoles que "no hay sensación de fatiga" entre los aliados de la OTAN a la hora de ayudar a Ucrania.

"Debemos seguir y seguiremos apoyando a Ucrania", declaró tras una reunión OTAN-Ucrania en Bruselas, añadiendo que los aliados son unánimes en esta postura y que también siente un apoyo continuado a Ucrania en ambas cámaras del Congreso estadounidense.

A Kiev le preocupa que la guerra entre Israel y Hamás pueda desviar la atención internacional de sus esfuerzos por derrotar a Rusia, que invadió Ucrania en febrero de 2022.

El ministro de Relaciones Exteriores ucraniano, Dmytro Kuleba, instó el miércoles a Occidente a aumentar la producción de armas.

La Unión Europea ha entregado hasta ahora a Ucrania unos 300.000 proyectiles de artillería de su millón prometido, afirmó.

"Necesitamos crear un área común euroatlántica de industrias de defensa", declaró Kuleba antes de reunirse con los ministros de Relaciones Exteriores de la OTAN, añadiendo que esto garantizaría tanto la seguridad de Ucrania como la de los propios países de la alianza.

Kiev ha emprendido recientemente una campaña concertada para atraer a los principales fabricantes de armas del mundo a Ucrania, en un intento por diversificar su dependencia de las armas y municiones que le suministran sus aliados.

"Es importante que nuestra solidaridad con Ucrania no se demuestre sólo con palabras, sino también con hechos", comentó el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, instando a los aliados a hacer más. "Estas son acciones concretas, necesitamos más de ellas y necesitamos un apoyo sostenido e intensificado".

(Reporte de Andrew Gray, Benoit Van Overstraeten y Humeyra Pamuk; reporte adicional de Max Hunder en Kiev; escrito por Ingrid Melander; editado en español por Carlos Serrano)