Biopsia muestra que Rey de España no sufre infección en cadera

MADRID (Reuters) - Los primeros resultados de una biopsia en la cadera izquierda del Rey de España muestran que ya no sufre una infección tras ser operado para reemplazarle una prótesis infectada, según el nuevo parte médico sobre la salud del jefe del Estado difundido el sábado por el hospital de Madrid donde está ingresado.

Juan Carlos I ha dado ya sus primeros pasos, con apoyos, en la habitación de la clínica Quirón, en la localidad madrileña de Pozuelo de Alarcón, donde se espera que permanezca alrededor de una semana después de ser operado el jueves.

"Los resultados provisionales de la biopsia y cultivos van confirmando la desaparición del proceso infeccioso", dijo la directora gerente del centro, Lucía Alonso, leyendo el parte.

El Rey, de 74 años, fue operado de la cadera izquierda en noviembre de 2012 por problemas de artrosis, y se le implantó una prótesis en la que surgió una infección que ha obligado a sustituirla en dos operaciones, la primera en septiembre y la segunda este jueves.

El monarca pasó buena noche, iniciando una dieta habitual, y el viernes por la tarde dio ya los primeros pasos por la habitación con apoyos, según el parte.

Este segundo parte médico estaba firmado ya solo por el jefe del servicio médico de la Casa Real, Miguel Fernández Tapia Ruano, y uno de los dos doctores que le intervinieron, el español Miguel Cabanela, después del regreso a Estados Unidos del cirujano y compañero suyo en la prestigiosa Clínica Mayo Robert Trusdale.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, dijo el sábado tras visitarlo en la clínica que lo encontró "estupendamente, muy animado y con muchas ganas de iniciar la recuperación".

"En muy poquito tiempo saldrá de aquí", dijo a los periodistas.

La reina Sofía acudió por tercer día a visitar a su marido, al que también han ido a ver el heredero de la Corona, el príncipe Felipe, con su mujer Letizia Ortiz y sus dos hijas, así como otros familiares, tras la quinta operación del Rey en cinco años.

Se espera que Juan Carlos I permanezca ingresado alrededor de una semana, como ocurrió en la operación de septiembre. La previsión es que en primavera del año que viene pueda caminar sin ayudas.

El estado de salud del monarca y los escándalos que han rodeado a la Casa Real en los últimos años han alimentado el debate sobre una posible sucesión, desmentida siempre por Zarzuela, y perjudicado la popularidad de la institución en plena crisis económica en el país.

(Información de Teresa Larraz Mora.; Edición de José Elías Rodríguez)