Anuncios

Bills de Buffalo, el equipo 'salado' de la NFL: 4 Super Bowls seguidos y jamás pudo ser campeón

Los Bills de Buffalo nunca han sido campeones de la NFL. (Foto: Timothy T Ludwig/Getty Images)
Los Bills de Buffalo nunca han sido campeones de la NFL. (Foto: Timothy T Ludwig/Getty Images)

Los Bills de Buffalo tendrán que seguir esperando para celebrar un campeonato de NFL; de poco sirvió su campaña regular de 13-3, sus aspiraciones se congelaron tras perder el juego de ronda divisional contra los Bengals de Cincinnati.

Desde su fundación, en 1959, mantienen la esperanza de ganar un anillo de campeonato (solo triunfaron 2 veces en la antigua American Football League). Aunque han estado cerca, muy cerca, tal parece que esta institución y el trofeo Vince Lombardi son cosas que van separadas. Nunca han podido levantarlo.

Hay franquicias de la NFL que se ganaron un lugar en la historia gracias a sus hazañas en momentos clave, otras se inmortalizaron por sus campeonatos, y unas más las recordamos por las estrellas que vistieron su jersey. Los Bills de Buffalo son históricos pero no precisamente por sus anillos, a ellos se les recuerda como el equipo que perdió 4 Super Bowls seguidos.

El primer Super Bowl que disputaron los Bills fue en la edición XXV contra los Giants. (Foto: Gin Ellis/Getty Images)
El primer Super Bowl que disputaron los Bills fue en la edición XXV contra los Giants. (Foto: Gin Ellis/Getty Images)

Fue a principios de la década de los 90 cuando los Bills dominaron la conferencia americana (AFC), “no tenían rival”. Hasta el momento son el único equipo en ganar 4 campeonatos de conferencia de manera consecutiva: desde la temporada 1990 a la 1993.

Se convirtieron en una dinastía que jamás pudo ganar el juego más importante: el Super Bowl. Ni Jim Kelly (lanzador) ni Thurman Thomas (corredor), dos de las piezas ofensivas más importantes en la historia del equipo, pudieron darle una alegría a la Bills Mafia.

La suerte no está de su lado. Algunos los etiquetan como el equipo con menos fortuna de toda la liga, resulta increíble que una misma franquicia haya acumulado tantos tropiezos casi inmediatos. Un fan de Buffalo podría entenderse como aquel que siempre saborea el triunfo pero nunca lo ha probado.

La afición se ha entusiasmado con esta nueva camada de jugadores encabezada por el quarterback estrella, Josh Allen, quien se posiciona como uno de los mejores de la liga. Algunos creen que él les dará su primer anillo. No obstante, ni ese nuevo aire ha sido suficiente, el tormento del pasado parece que sigue cobrando factura.

Josh Allen es de los mejores QB's de la liga pero no ha llegado a ningún Super Bowl. (Foto: Bryan M. Bennett/Getty Images)
Josh Allen es de los mejores QB's de la liga pero no ha llegado a ningún Super Bowl. (Foto: Bryan M. Bennett/Getty Images)

Las caídas

En su primer Súper Tazón (XXV) se midieron a los Newy York Giants. Este enfrentamiento es recordado por ser de los más cerrados en la historia, no hubo intercepciones o balones sueltos, fueron los pateadores quienes determinaron el marcador final, 20-19 en favor de los Giants.

Matt Bahr puso en ventaja a los Gigantes con un gol de campo en el último cuarto, por su parte Scott Norwoodl, falló su intento de 47 yardas y selló la primer gran derrota de Buffalo en el escenario de Tampa, Florida. Tal fue el impacto que hasta se habló de una maldición con su nombre.

En la siguiente temporada (1991) igual llegaron al Super Bowl con un récord de 13-3 (como en la más reciente campaña). Ganaron el campeonato de la AFC y dejaron en el camino a los Broncos de John Elway. Tenían una ofensiva de miedo y al flamante MVP de ese año, Thurman Thomas.

La cita del juego final fue en Minnesota y el rival en turno era Washington. La actuación del QB de Buffalo no fue la mejor, a Jim Kelly lo interceptaron en 4 ocasiones. Esa brillante campaña de Kelly quedó en el olvido por fallar en el último momento. Terminaron perdiendo 37-24.

En la edición Super Bowl XXVII, en 1992, los Bills de Buffalo sufrieron una apabullante derrota en manos de los Vaqueros de Dallas. El marcador final fue de 52–17. Con ello el escepticismo comenzó a imperar en la afición, quienes al parecer, ya habían aceptado la idea de no ver a su equipo triunfar.

En su último intento —hasta ahora— Buffalo pudo cobrar revancha contra Dallas. Todo parecía indicar que 1994 era el año bueno. Estaban dominando hasta la primer mitad, se fueron al descanso con una victoria de 13 puntos, pero el pasado les cobró factura y los terminaron remontando con 30 puntos.

Los fantasmas siguen apareciendo.

Luego de los fallidos intentos pudieron acceder a playoffs en 4 temporadas hasta 1999, año en la que comenzó la recordada maldición de Doug Flutie. El ex QB de los Bills comandaba la cuarta mejor ofensiva de aquella temporada; sin embargo, fue mandado a la banca sin razón aparente en el juego de comodines contra Tennesse, perdieron y no aparecieron más en postemporada hasta 2017.

Dejaron la sequía de playoffs de lado y comenzaron a competir otra vez, pero esos fantasmas de los 90 siguen apareciendo. No han regresado a un Super Bowl, aunque se han quedado a momentos de hacerlo. Su plantilla es competitiva y digna de campeonatos, pero en este deporte todo juega, hasta las supersticiones.

Un estudio de Researchscape de 2017 registró que un 35 por ciento de los aficionados de la Bills Mafia cree que sus acciones influyen en el destino deportivo del equipo.

A pesar de los constantes fracasos, los fans de Buffalo siguen mostrando entusiasmo con su equipo. (Foto: Timothy T Ludwig/Getty Images)
A pesar de los constantes fracasos, los fans de Buffalo siguen mostrando entusiasmo con su equipo. (Foto: Timothy T Ludwig/Getty Images)

Han acariciado el triunfo pero sigue sin ser para ellos. El drama y Buffalo siguen siendo uno mismo. En el juego de comodines de 2019 perdieron de forma dramática contra Houston en tiempo extra; en 2020, los Chiefs de Patrick Mahomes le arrebataron el título de la conferencia Americana y la oportunidad de un quinto Super Bowl; en 2021 sostuvieron un partido histórico frente a Kansas City en el juego divisional, perdieron en overtime 42-36. Ahora Joe Burrow los echó de playoffs en su propia casa.

Durante los últimos años, gracias a una nueva generación de jugadores como Josh Allen o Stefon Diggs, los Bills regresaron al protagonismo de la Conferencia Americana y de la NFL. Quizá, y solo quizá, un día todo ese pasado tormentoso sea un simple recuerdo y no una condena inevitable.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

Hombres armados golpean con tablas a trabajadores en Sonora en dos hechos distintos