Biden pide a defensores de la seguridad de las armas seguir luchando y celebra legislación bipartidista

·4  min de lectura

El presidente Joe Biden elogió el lunes la legislación bipartidista sobre seguridad de las armas de fuego que firmó el mes pasado como un paso importante que salvará vidas, al tiempo que instó a los defensores y activistas que han presionado para conseguir leyes de armas más completas a seguir luchando.

Biden estampó su firma en la Ley Bipartidista de Comunidades más Seguras -la primera legislación relacionada con las armas que se aprueba tanto en la Cámara de Representantes como en el Senado en más de tres décadas- el 25 de junio, justo un mes después de que un hombre armado con un rifle tipo AR-15 matara a 19 niños y dos profesores en la escuela primaria Robb de Uvalde (Texas), y seis semanas después de que un supremacista blanco asesinara a otras 10 personas en un supermercado de Búfalo (Nueva York).

La legislación, producto de las negociaciones dirigidas por el senador demócrata Chris Murphy, de Connecticut, y el senador republicano John Cornyn, crea un proceso de revisión que obliga a las fuerzas del orden a comprobar los antecedentes de los menores antes de que se permita a los jóvenes de 18 a 21 años comprar armas largas.

También cierra la llamada “laguna del novio” añadiendo las condenas por violencia doméstica en las relaciones de pareja a la lista de delitos que harán que se deniegue a una persona el derecho a comprar un arma de fuego, y establece un fondo de US$750 millones para que los estados puedan administrar las llamadas leyes de “bandera roja”, que pueden permitir que un tribunal intervenga para prevenir la violencia al retirar las armas de fuego de las manos de personas que puedan ser un peligro para sí mismas o para los demás.

Durante mucho tiempo, Biden ha sido partidario de una legislación más estricta sobre las armas y suele promocionar su patrocinio del proyecto de ley sobre la delincuencia de 1994, que incluía una prohibición de 10 años de muchos tipos de armas de tipo militar, como prueba de su buena fe contra las armas. A menudo ha pedido que se renueve y actualice esa prohibición, que los republicanos del Congreso y el entonces presidente George W. Bush dejaron expirar en 2004.

La ley que firmó el mes pasado no incluye una prohibición de las armas de asalto, ni prohíbe los tipos de cargadores de alta capacidad que se han convertido en herramientas habituales de los tiradores en masa. Sin embargo, el presidente señaló que la Ley de Comunidades más Seguras evitaría más muertes innecesarias, y elogió a Cornyn, Murphy, la senadora de Arizona Kyrsten Sinema y el senador de Carolina del Norte Thom Tillis por su apoyo al proyecto de ley.

“Espero que no se metan en problemas al mencionar sus nombres”, bromeó.

Dirigiéndose a los defensores de la seguridad de las armas entre el público, Biden comentó que “se salvarán vidas hoy y mañana” gracias a “su trabajo, su defensa” y “su valor”.

“Lo que estamos haciendo hoy es real, es vivo, es relevante”, expresó. “La acción que tomamos hoy es un paso diseñado para hacer de nuestra nación el tipo de nación que deberíamos ser. Se trata de lo más fundamental: la vida de nuestros hijos, de nuestros seres queridos”.

“Es la prueba de que, a pesar de los detractores, podemos hacer progresos significativos en la lucha contra la violencia armada”, añadió.

Manuel Oliver, el padre de una de las víctimas del tiroteo de 2017 en el instituto Marjorie Stoneman Douglas de Parkland (Florida), intervino en ese momento y le gritó a Biden que la legislación que celebraba la Casa Blanca no iba lo suficientemente lejos.

Biden pidió a los asistentes que le dejaran hablar en lugar de gritarle, y mientras Oliver era conducido a la salida por la seguridad, reconoció que “hay que hacer mucho más”, pero dijo que la legislación representaba un “progreso real” que “salvaría vidas”.

Añadió que los defensores de la seguridad de las armas deberían aprovechar el limitado progreso que representa el proyecto de ley para seguir presionando para que se tomen más medidas, incluida la prohibición de los rifles de tipo militar como el AR-15.

“El éxito engendra el éxito... por fin hemos movido esa montaña de oposición, obstrucción e indiferencia que se interpuso en el camino y detuvo todos los esfuerzos de seguridad de las armas durante 30 años en esta nación. Ahora es el momento de galvanizar este movimiento”, declaró. “Porque ese es nuestro deber con la gente de esta nación”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.