Biden critica a México por no acoger a las familias migrantes que EEUU deporta

Agencia EFE
·6  min de lectura

Washington, 25 mar (EFE).- - El presidente estadounidense, Joe Biden, dijo este jueves que México se está negando a acoger a las familias migrantes que EEUU deporta por haber cruzado irregularmente la frontera, acogiéndose a una norma implementada por el anterior mandatario, Donald Trump.

"Estamos negociando con el presidente de México, creo que vamos a ver un cambio, todos (los migrantes indocumentados) deberían poder ser devueltos", afirmó Biden durante la primera rueda de prensa de su presidencia.

Sobre la crisis migratoria que afronta el país por la llegada de menores, el mandatario dijo que "nada ha cambiado" en la frontera con México.

A su juicio, el aumento de la inmigración y de los menores que llegan solos "pasa todos los años".

Biden designó esta semana a su vicepresidenta, Kamala Harris, como la encargada de liderar la misión de frenar la migración irregular desde Centroamérica y la coordinación con El Salvador, Honduras y Guatemala para combatir los problemas de violencia y corrupción que provocan la huida de sus ciudadanos hacia el norte.

La migración irregular de Centroamérica a EEUU ha crecido en los últimos meses y ha colapsado el sistema de acogida, lo que ha provocado críticas hacia su Administración.

Gran parte de las críticas se han centrado en la situación de los menores que han cruzado la frontera en las últimas semanas y que han tenido que quedarse más tiempo del permitido por la ley en centros de Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, en inglés) que están diseñados para adultos, no para niños o adolescentes.

Según fuentes gubernamentales citadas por los medios, la CBP tiene bajo su custodia alrededor de 5.000 menores de edad, mientras que los albergues del Departamento de Salud acogen actualmente a unos 15.000 niños y adolescentes que han cruzado la frontera sin la compañía de sus padres o un tutor legal.

Tiene intención de presentarse a la reelección

El presidente estadounidense reveló que tiene intención de presentarse a la reelección en los comicios de 2024 y aseguró que le gustaría que la actual vicepresidenta, Kamala Harris, siguiera siendo su compañera de candidatura.

"Mi plan es presentarme a la reelección. Esa es mi intención", dijo Biden durante su primera rueda de prensa desde que llegó al poder el 20 de enero.

No obstante, posteriormente aclaró que nunca en su vida ha podido hacer planes con una antelación de cuatro años o tres años y medio.

En concreto, visiblemente frustrado por las preguntas de los periodistas para que diera más detalles sobre sus planes, Biden replicó: "Miren, no sé de dónde vienen chicos. Yo le tengo mucho respeto al destino y no soy capaz de hacer planes con seguridad con una antelación de cuatro años o tres años y medio".

El mandatario, además, dijo que espera que Harris sea su compañera de fórmula como aspirante a la Vicepresidencia en 2024 y aseguró que está siendo una "gran socia".

Sin embargo, no contestó a una pregunta sobre la posibilidad de enfrentarse en 2024 al expresidente Donald Trump (2017-2021), al que ya venció en los comicios del año pasado y quien ha abierto la puerta a presentarse a los próximos comicios presidenciales.

"No tengo ni idea de si habrá un Partido Republicano para entonces", se limitó a decir Biden.

Durante la campaña presidencial de 2020, el presidente, de 78 años, se había descrito a sí mismo como un candidato "puente" que serviría para pasar la batuta a "nueva generación de líderes", por lo que muchos analistas habían apuntado a la posibilidad de que solo estuviera en la Casa Blanca por un mandato de cuatro años.

Si se presentara a la reelección en 2024, y ganase, Biden iniciaría su segundo mandato con 82 años.

Biden ya es, en cualquier caso, el mandatario de más edad en llegar a la Casa Blanca en la historia de EEUU.

"Eso no va a pasar bajo mi mandato"

Durante la primera rueda de prensa de su presidencia, Biden recalcó que no permitirá que China se convierta en la primera potencia mundial mientras él esté en el poder, y que obligará a ese país a "rendir cuentas" por sus actos.

"Su principal objetivo es convertirse en el país líder, el más rico y el más poderoso del mundo. Eso no va a pasar bajo mi mandato", dijo.

El mandatario aseguró que no está buscando la "confrontación" con el gigante asiático, pero es consciente de que sí seguirá teniendo una "competición dura" con ese país.

También afirmó que conoce bien al presidente chino, Xi Jinping, y que "no tiene un solo hueso democrático en su cuerpo", pero es "un tipo muy, muy listo".

Biden prometió trabajar con sus aliados en la Unión Europea (UE) y con países como la India, Japón y Australia para "hacer que China rinda cuentas y siga las reglas".

"Esta es una batalla entre la utilidad de las democracias y las autocracias en el siglo XXI", subrayó.

Para ello, el presidente adelantó que convocará una cumbre en Washington para buscar formas de fortalecer el sistema democrático de Gobierno frente a amenazas como la corrupción, la desinformación y el autoritarismo.

"Dentro de no mucho, invitaré aquí a una alianza de democracias para hablar sobre el futuro", apuntó.

Advierte a Corea del Norte

Biden también advirtió a Corea del Norte de que habrá "una respuesta" si opta por una escalada de la tensión, tras las recientes pruebas de misiles por parte de Pionyang.

"Habrá una respuesta si eligen una escalada", indicó el mandatario en su primera rueda de prensa desde su investidura, el pasado 20 de enero.

Aun así, se mostró abierto a recurrir a la diplomacia con el país asiático si hay una desnuclearización.

Hasta ahora, el Gobierno estadounidense ha evitado responder a los recientes test de misiles por parte de Corea del Norte, que ha amagado con romper su pacto militar con el Sur.

El predecesor de Biden, Donald Trump, trató de buscar un acercamiento con el líder norcoreano, Kim Jong-un, con tres históricos encuentros bilaterales, que finalmente resultaron infructuosos.

En la rueda de prensa, Biden fue también preguntado por Afganistán y reconoció que será "difícil" cumplir con el compromiso de retirar las tropas estadounidenses de este país para comienzos de mayo.

No obstante, "nos iremos. La cuestión es cuándo", afirmó Biden, quien agregó que su Gobierno está manteniendo consultas con sus aliados sobre este repliegue.

El secretario de Defensa de Estados Unidos, Lloyd Austin, visitó el pasado fin de semana por sorpresa Afganistán, donde se reunió con su presidente, Ashraf Ghani.

Biden criticó la pasada semana el acuerdo al que llegó en febrero de 2020 el Gobierno de Trump para retirar las tropas estadounidenses de Afganistán hacia el 1 de mayo.

Ese repliegue era uno de los compromisos del acuerdo suscrito en febrero de 2020 entre EE.UU. y los talibanes en Doha, que sentó las bases para un diálogo entre los insurgentes y el Gobierno afgano.

Cuando Trump firmó el pacto había solo 12.000 soldados estadounidenses en Afganistán, frente a los 100.000 que había en 2011.

Actualmente, hay unos 2.500 efectivos y 1.000 miembros de las fuerzas especiales de EE.UU. desplegados en el país.

(c) Agencia EFE