Biden destaca el vínculo “hasta la médula” de EEUU e Israel

·4  min de lectura

JERUSALÉN (AP) — Joe Biden inició el miércoles su primera visita a Medio Oriente como presidente declarando un vínculo “hasta la médula” entre Estados Unidos e Israel y comprometiéndose a fortalecer los lazos económicos entre los dos países.

El mandatario estadounidense no mencionó uno de los objetivos más importantes de su visita: asegurarles a Israel y Arabia Saudí que está comprometido a evitar que Irán se convierta en una potencia nuclear.

“Tenemos una agenda llena para los próximos días, porque la relación entre Israel y Estados Unidos abarca todos los temas que importan para nuestro futuro mutuo”, dijo Biden en su décima visita a Israel.

Funcionarios israelíes dijeron que el programa nuclear de Irán, que evoluciona rápidamente, es prioridad en la agenda durante esta visita. Biden busca revivir el acuerdo nuclear con Irán que negoció Barack Obama en 2015 y abandonó Donald Trump en 2018.

Pero las conversaciones indirectas para que Estados Unidos vuelva a entrar en el acuerdo se han estancado y al mismo tiempo Teherán sigue avanzando en el desarrollo de su programa nuclear. Eso ha dejado a la administración de Biden cada vez más pesimista sobre resucitar el acuerdo, que buscaba limitar el programa nuclear iraní a cambio del alivio de sanciones.

“Discutiremos la necesidad de renovar una coalición global fuerte que detenga el programa nuclear iraní”, dijo el primer ministro israelí, Yair Lapid.

Debido a preocupaciones por el COVID-19, funcionarios de la Casa Blanca dijeron que Biden limitaría el contacto físico durante el viaje. En la ceremonia de llegada, el presidente prácticamente evitó los apretones de manos y chocaba los puños con los funcionarios israelíes. Pero hizo una excepción con el líder de la oposición y exprimer ministro, Benjamin Netanyahu. El presidente también puso su mano sobre los hombros de varios dignatarios israelíes.

El presidente también recibió información sobre los nuevos sistemas de defensa antimisiles de Israel y visitó el monumento a las víctimas del Holocausto Yad Vashem.

Ahí, Biden, con un solideo, fue invitado a reavivar la llama eterna en el Salón del Recuerdo. Dos infantes de marina colocaron una ofrenda floral en la cripta de piedra que contiene las cenizas de las víctimas del Holocausto. Biden colocó su mano sobre su corazón mientras los marines guardaban un momento de silencio.

El presidente se reunirá el jueves con funcionarios israelíes y el viernes con líderes palestinos.

Biden dijo que enfatizará en las conversaciones con los líderes israelíes y palestinos su continuo apoyo a una solución de dos Estados, aunque reconoció que probablemente no sería factible “en el corto plazo”. El mandatario estadounidense pasará dos días en Jerusalén para conversar con los líderes israelíes antes de reunirse con el presidente palestino Mahmud Abás el viernes en Cisjordania.

Al aterrizar el miércoles en Israel, Biden declaró que estaba buscando “mayor paz, mayor estabilidad, mayor conexión”. Es su décima visita al país; la primera fue en 1973, cuando era senador.

Los israelíes desplegaron la alfombra roja para Biden cuando llegó en el Air Force One en Tel Aviv, y fue recibido por una gran variedad de políticos.

“Me enorgullece decir que nuestra relación con el Estado de Israel es más profunda y más fuerte, en mi opinión, que nunca”, dijo Biden, usando gafas de sol.

Lapid describió a Biden como un “gran sionista y uno de los mejores amigos que Israel haya conocido jamás”.

Por otro lado, Biden y Lapid emitieron un comunicado conjunto el miércoles anunciando que los dos países iniciarían un nuevo diálogo estratégico de alto nivel sobre tecnología. Las conversaciones se centrarían en el empleo de tecnologías emergentes como la inteligencia artificial para enfrentar desafíos globales, como la preparación de cara a la pandemia y el cambio climático.

La Casa Blanca también ha expresado su enojo por los reiterados ataques auspiciados por Irán contra tropas estadounidenses desplegadas en Irak, aunque el gobierno dijo que la frecuencia de esos ataques ha bajado mucho en los dos últimos años. Teherán también apoya a los rebeldes hutíes en una sangrienta guerra contra Arabia Saudí en Yemen. Hay un cese el fuego mediado por Naciones Unidas desde hace cuatro meses, una frágil paz para un conflicto que comenzó en 2015.

Por otra parte, se informó que el rey saudí recibió una llamada telefónica del presidente palestino mientras Biden estaba en Israel.

En estos días, el rey Salman ha recibido telefonemas de otros jefes de estado musulmanes, por la temporada del hajj en La Meca que acaba de concluir y las festividades de Eid.

No se proporcionaron más detalles y no hubo indicios de que el presidente palestino Abás y el rey Salman discutieran la visita de Biden o cualquier tema relacionado con el Estado palestino.

___

Federman y Madhani informaron desde Jerusalén. Chris Megerian, Zeke Miller y Darlene Superville contribuyeron a este despacho desde Washington.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.