Elecciones en Estados Unidos | Cómo una rebelión en Arizona sedimentó la victoria de Biden y volteó el estado históricamente republicano

Patricia Sulbarán Lovera - BBC News Mundo
·11  min de lectura
Emma Galligan
Emma Galligan, hija de mexicana y estadounidense, ha tocado cientos de puertas como voluntaria para invitar a la gente a registrarse para votar.

Empezó como una concentración de unos pocos manifestantes frente al capitolio de Phoenix en 2010, que se alzaban contra las políticas anti-inmigración más duras de Estados Unidos.

En los meses y años siguientes, evolucionó en una verdadera rebelión manifestada en un rechazo masivo y organizado de residentes en su mayoría mexicanos y centroamericanos, que incluso paralizaron la economía del estado para hacer oír su protesta.

Hoy, a esos movimientos cívicos protagonizados por hispanos en Arizona se atribuye en gran medida que el estado se haya volteado a demócrata en 2020, algo que no ocurría desde 1952, con la excepción de la victoria de Bill Clinton en 1996.

Después de 10 días de conteo, el presidente electo, Joe Biden, fue proyectado como ganador del estado fronterizo con México con un estrecho margen de 11.000 votos.

"No estoy sorprendida de que gane Biden, porque hemos trabajado en esto por años", dice la joven de 20 años Emma Galligan, quien desde niña participaba en protestas junto a su madre mexicana y su padre, nacido en Iowa.

Emma Galligan en una protesta en contra de las leyes antiinmigración en Arizona.
Emma Galligan empezó a protestar contra las leyes antiinmigración de su estado desde muy niña. (Es la más alta sosteniendo la pancarta).

Galligan forma parte de la generación más joven, precedida por líderes activistas que eran adultos en 2010, que ha impulsado la participación electoral tocando puertas y llamando a cientos de miles de votantes.

La estudiante de ciencias políticas dice que hablar español ha sido clave para persuadir a hispanos para que se registren como votantes y prefieran la opción demócrata.

"A veces soy la primera persona con la que han hablado en toda su vida sobre política", dice.

Maricopa, demócrata después de 70 años

En el foco de todo está el condado de Maricopa, que hace una década era considerado el epicentro nacional del sentimiento antiinmigrante, y que le dio la victoria a Biden por 2,2 puntos.

Los republicanos introdujeron una demanda la semana pasada en Maricopa para solicitar un reconteo a mano de varios cientos de boletas electorales.

Pero este viernes, medios estadounidenses reportaron que la campaña de Trump había retirado la petición. Una moción indicó que "la tabulación de votos a nivel estatal" había "hecho innecesario" un fallo judicial.

Un manifestante en contra de la reforma migratoria en el estado de Arizona en 2010.
Arizona se ha convertido en un campo de batalla después de décadas de dominancia republicana.

Esto significa que el margen de victoria de Biden fue lo necesariamente grande como para que el resultado de la demanda no afectase la actual situación.

Por lo general, Maricopa define el resultado final en Arizona, ya que más del 55% de la población está concentrada allí (más de 4 millones en un estado de 7,2 millones de personas).

El 31% de la población del condado, que incluye Phoenix, es de origen latino o hispano, el segundo grupo demográfico mayoritario después de los blancos no hispanos.

Hace cuatro años, fue el condado más grande que conquistó el presidente, Donald Trump, con 45.000 votos de ventaja.

Pese a que Biden ya había conseguido los 270 votos del Colegio Electoral para hacerse con la presidencia antes de que Arizona fuese proyectado a su favor, muchos analistas consideran que los resultados de Maricopa representan uno de los cambios políticos más grandes de cualquier condado de población numerosa en la historia reciente del país.

Los votantes de Maricopa no elegían a un demócrata como presidente hace más de 70 años.

"Los latinos representaron ese margen de victoria para la campaña de Biden", dice Alejandra Gómez, codirectora ejecutiva de LUCHA, una de las organizaciones que hace parte de una coalición de decenas de otros grupos que promueven la participación política entre los hispanos.

Alex Gómez
Alejandra Gómez empezó a ser activista luego de que el alguacil de Maricopa "empezó a hacer redadas contra inmigrantes indocumentados".

Según los datos preliminares que maneja Gómez, la participación de los hispanos este año "superó la de 2016 y 2018" en cada precinto con una mayoría de población hispana.

La gran mayoría votó por Biden, de acuerdo con la activista.

Gómez, quien también es politóloga, dice que la coalición de organizaciones tocó las puertas "de un millón de personas" a pesar de la pandemia que ha afectado duramente al estado.

Esta tendencia de un emergente poder del voto hispano se vio en 2018 con la contribución de este grupo a la victoria de la senadora demócrata Kyersten Sinema, de acuerdo al medio especializado Politico.

Emma Galligan
Emma Galligan junto a otros voluntarios jóvenes y progresistas que votaron por Biden.

Arizona consiguió también destronar a la senadora republicana Martha McSally con el triunfo declarado en días recientes por el demócrata y exastronauta de la NASA, Mark Kelly.

Desde la década de 1980, Arizona no tenía dos senadores demócratas.

La organización de los hispanos es especialmente influyente en este nuevo panorama político, destaca Gina Woodall, profesora de política de la Universidad Estatal de Arizona.

La académica añade un par de elementos más que contribuyeron a "voltear" el estado: "los cambios demográficos y el aumento de votantes independientes y de republicanos más 'suavizados' con educación superior que prefirieron a Biden y Mark Kelly".

Los comentarios, señalados como afrentas, que dirigió el presidente Trump al fallecido exsenador del estado y veterano de guerra John McCain fueron también un "factor contribuyente" a inclinar a varios republicanos moderados al lado demócrata, indica la académica.

Mark Kelly celebrando su victoria como senador del estado de Arizona.
El demócrata Mark Kelly también destronó a la candidata republicana y será senador del estado de Arizona.

En cuanto a los cambios demográficos, Woodall señala: "Siempre hemos sido un estado de tránsito y mucha gente se muda para acá de estados como California e Illinois. Eso ha afectado al electorado. Pero más que eso, es la creciente población de latinos".

La población hispana de Maricopa, el condado de mayor crecimiento en el país, ha aumentado de 365.000 residentes en el año 2000 a más de 1,3 millones en 2020, de acuerdo a cifras reportadas por el diario The New York Times.

"Muéstrame tus papeles"

La época, oscura para muchos, en la que Arizona estaba en el centro de la atención nacional por sus leyes antiinmigración, tuvo como protagonista al controvertido alguacil del condado de Maricopa, Joe Arpaio, que se mantuvo en el cargo por 24 años.

El exalguacil del condado de Maricopa, Joe Arpaio
El exalguacil del condado de Maricopa Joe Arpaio implementó las leyes antiinmigración más estrictas de Estados Unidos en 2010.

Arpaio, de 88 años, mantenía una retórica feroz contra los inmigrantes indocumentados y encerró a centenares de ellos en una polémica cárcel que habilitó años atrás en la intemperie y que fue cerrada en 2017 tras acusaciones de violaciones a los derechos humanos.

Se hacía llamar "el alguacil más duro" de Estados Unidos y su figura atrajo a varios políticos del Partido Republicano, "conscientes de que se ha convertido en un potente símbolo de la antipatía que muchos estadounidenses sienten acerca de la inmigración ilegal", decía un artículo de 2011 en The New York Times.

Luis Ávila, de 38 años, fue uno de los primeros organizadores comunitarios en emprender una batalla contra Arpaio y otros políticos ultraconservadores, entre ellos el gobernador, Jan Brewer.

"Recuerdo un fin de semana en el que Arpaio fue a detener a trabajadores en un lavado de autos, al día siguiente fue a un balneario y a los días, Brewer firmó la ley SB 1070 al lado de Russell Pearce, su autor", dice.

"Tres poderes, legislativo, ejecutivo y judicial, totalmente antiinmigrantes y con una visión muy clara", apunta.

Tent City en Maricopa
Tent City fue uno de los centros de detenciones de Maricopa instaurados por Arpaio cuyas condiciones fueron denunciadas por organizaciones como Amnistía Internacional.

La ley SB 1070, firmada en abril de 2010, luego sería llamada coloquialmente como la ley de "muéstrame tus papeles" y señalada como la más dura contra la población migrante del país.

La legislación hizo que fuese un delito estatal ser indocumentado, penalizaba a quien no portase documentos de inmigración, prohibía a los negocios contratar o transportar con conocimiento de causa a inmigrantes indocumentados y permitió que la policía detuviera a cualquiera que sospechase de estar en el país de manera ilegal.

Los agentes de Maricopa tenían permitido detener a cualquier persona que fuera sospechosa de estar indocumentada simplemente por su aspecto físico, sin importar si había cometido algún delito.

"Hace 10 años estábamos intentando sobrevivir a las separaciones familiares [muchos inmigrantes abandonaron el estado por miedo], a los ataques de odio que sufrieron algunas personas por ser mexicanas o latinas, en general a un clima de tensión bastante alto", describe Ávila.

Un hombre es arrestado durante una redada para detener a inmigrantes indocumentados en Phoenix, Arizona, en 2009.
Un hombre es arrestado durante una redada para detener a inmigrantes indocumentados en Phoenix, Arizona, en 2009.

En respuesta, los que protestaban crearon un comité para boicotear la actividad económica del estado, rememora Ávila.

"Se cancelaron conferencias, conciertos, el turismo en general fue impactado muy gravemente", dice.

Para julio de ese año, decenas de ciudades, condados y distritos escolares anunciaron boicots de negocios y viajes en Arizona y 14 municipalidades rechazaron la ley.

En el año 2012, la Corte Suprema falló en contra de varios aspectos de la ley, debilitándola.

La rebelión de gran parte de la comunidad hispana atrajo la atención nacional e influyó en que otros estados que estaban analizando poner en práctica leyes similares dejaran de hacerlo, de acuerdo al diario AZ Central.

En paralelo a los golpes económicos, Ávila cuenta que se estaba gestando un movimiento que iría más allá de sacar a la gente a protestar.

"En ese momento se creó la mesa One Arizona para empezar a registrar votantes. Nuestro eslogan era 'hoy marchamos, mañana votamos'".

Una protesta en contra de Joe Arpaio en 2010
Una protesta en contra de las leyes antiinmigración de Arizona en 2010.

La llegada de Trump al poder, señala Ávila, no hizo sino energizar a una comunidad que ya conocía de retóricas y medidas contra los inmigrantes.

"Les dijimos a los demás 'bienvenidos a Arizona'... el resto del país acababa de entrar en una fase de hostigamiento y, de alguna manera, en Arizona estábamos adelantados y organizados", apunta.

Arpaio perdió la reelección en 2016 y fue hallado culpable en 2017 de desacato por desafiar la orden de un tribunal de poner fin a las prácticas de detener a inmigrantes, a quienes paraba usando como justificación la apariencia física.

El mismo año, el presidente Trump lo indultó, y desde entonces el político ha fracasado en sus intentos por volver a ser funcionario público.

Ávila describe que el trabajo de organización comunitaria ha impactado también sobre las elecciones de funcionarios demócratas a nivel municipal y de legisladores.

"Raquel Terán, de padres mexicanos, fue una de las líderes más importantes en la lucha contra Arpaio y ahora es una de las legisladoras más populares del estado", ejemplifica.

¿Para siempre demócrata?

Si bien la victoria demócrata es clara e histórica en Arizona, el estado refleja en micro una realidad nacional de aguda división política.

Ávila apunta que, aunque el 70% de los votantes hispanos según encuestas de boca de urna votaron por Biden, "el Partido Demócrata se ha tardado años en invertir en el registro del voto y no tocaban puertas".

"Los latinos son estratégicos, no demócratas, y votarán por aquel cuyo programa convenza más", añade.

En los días siguientes a la elección el 3 de noviembre, se vio a votantes hispanos participando en protestas frente a la oficina de conteo de votos en Phoenix, donde se congregaron por varios días seguidores de Trump.

Alex Jones
Alex Jones, fundador de InfoWars y seguidor mediático de Trump, lideró protestas frente al Departamento de Elecciones del condado de Maricopa mientras se contaban los votos a partir del 3 de noviembre.

Para Alejandra Gómez, lo que hizo la diferencia esta vez fue haber construido una coalición que no solo incluía a hispanos, sino a negros y nativos.

"Nos dimos cuenta de que el sistema en el estado no solo nos afectaba a nosotros los hispanos sino a muchas otras comunidades", dice.

Aun así, esta elección demostró, enfatiza Gómez, "que 71 millones de personas reeligieron a Trump".

"Eso significa que tenemos que trabajar muy duro, porque las semillas de lo que Trump sembró ya estaban allí antes de que llegara al poder", sentencia.

Consciente de ello, jóvenes como Emma Galligan no piensan descansar.

"Este es un trabajo constante, no de temporada. Ahora viene una elección en marzo y luego nos preparamos para las de medio término en 2022", dice enérgica.

Section divider
Section divider

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarganuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.