Anuncios

Beirut, puerta secreta a Oriente

De todas las capitales del mundo árabe, la libanesa es la más europea. De todas las capitales mediterráneas, es la más árabe. Su compleja historia convierte a Beirut en un destino fascinante y al mismo tiempo muy desconocido. Gastronomía, cultura e historia son sus principales atractivos. Y la devaluación de la libra libanesa la convierte en un destino asequible.

Castillo fortaleza de St. Gilles en Tripoli, Líbano.
Castillo fortaleza de St. Gilles en Tripoli, Líbano.

Atrapada entre el mar y la montaña, el trazado urbano de Beirut es producto de una geografía de colinas y de su recortada costa formada por acantilados y playas. El verdadero centro neurálgico de esta ciudad ha sido siempre su puerto. Desde la época fenicia los muelles de Beirut recibieron y vieron partir mercancías y gentes. También soldados e imperios, por lo que no es de extrañar que aun hoy en día en los alrededores de la plaza de los Mártires, el centro neurálgico de la ciudad, acueductos y templos romanos se hagan un hueco entre mezquitas e iglesias.

Una buena opción para que el viajero se encuentre con la diversidad y complejidad de Beirut es el autobús turístico, cuyo recorrido arranca precisamente junto a la estatua de los mártires. El servicio recorre las calles del barrio cristiano Gemmayzeh, para luego hacer una parada en el Museo Nacional del Líbano antes de acercarse a la zona comercial de Verdún, atravesar la larga calle Hamra, una de las más importantes de la ciudad, y alcanzar la Universidad Americana de Beirut antes de parar en Pigeon Rocks, dos rocas que son la postal de la ciudad. El tour se completa en el paseo marítimo y tiene servicio de audioguía en español. Otra buena alternativa para el recién llegado a Beirut son los tours a pie, aunque en este caso se limitan a la zona más central y para tours en español la oferta no es muy amplia. Una buena opción es consultar antes la disponibilidad en plataformas como www.civitatis.com/es/beirut/

Mezquitas, iglesias y el zoco

Quienes prefieran descubrir la zona por su cuenta no deben dejar de visita la Catedral griega ortodoxa de San Jorge y la mezquita de Mohammad Al Amin que con su domo azul es la mayor de la ciudad. Entre ambas se encuentran las ruinas romanas, época histórica en la ciudad gozó de gran relevancia llegando a ser una de las tres capitales legales del Imperio.

El centro de Beirut, destruido por la guerra civil que tuvo lugar en el país entre 1975 y 1990, fue reconstruido para convertirse en una zona de compras con firmas de lujo.
El centro de Beirut, destruido por la guerra civil que tuvo lugar en el país entre 1975 y 1990, fue reconstruido para convertirse en una zona de compras con firmas de lujo.

El centro de Beirut, destruido por la guerra civil que tuvo lugar en el país entre 1975 y 1990, fue reconstruido para convertirse en una zona de compras con firmas de lujo. Las calles El Nutran, Waygand y el Beirut Zouks cuentan con la presencia de las más prestigiosas firmas de moda del mundo, y también algunos modistos libaneses de talla internacional como Elie Saab o Zuhair Murad. En el Zoco de Beirut, que en realidad es un centro comercial de lujo, se organiza cada sábado un mercadillo de artesanos locales, donde también es posible probar diferentes platillos locales de comida callejera. Durante el resto de la semana la zona ofrece muchos restaurantes excelentes tanto de precios medios como más caros.

La mezquita de Mohammad Al Amin, con su domo azul es la mayor de la ciudad.
La mezquita de Mohammad Al Amin, con su domo azul es la mayor de la ciudad.

Gastronomía y museos

La gastronomía libanesa es, sin duda, uno de los atractivos para viajar a Beirut. Reconocida como una de las mejores del mundo, y también entre la más saludables no hay que dejar de probar el Kibbeth, los Baba Ganoush de berenjena, o Baba Ganoush, la ensalada típica del norte del Líbano o el Saj, una especie de pizza árabe con diferentes ingredientes. Desde los puestos de shawarmas hasta los exquisitos dulces, cualquier cosa es deliciosa. No hay que buscar mucho, solo dejarse guiar por los aromas que se perciben en las calles.

El Museo Arqueológico de la Universidad Americana, una de las escuelas más prestigiosas y caras de Oriente Medio.
El Museo Arqueológico de la Universidad Americana, una de las escuelas más prestigiosas y caras de Oriente Medio.

También se pueden encontrar buenos lugares para comer alrededor del Museo Nacional del Líbano (https://www.beirut.com/l/1166), una de las visitas obligadas de la ciudad con una colección que incluye piezas desde la antigua Mesopotamia hasta le Edad Media. Para aprovechar al completo la visita es recomendable ir con un guía o bajarse la app de la institución.

Plaza de los Mártires con la Mezquita Al Amin al fondo.
Plaza de los Mártires con la Mezquita Al Amin al fondo.

La otra galería imprescindible de Beirut es el Museo Arqueológico de la Universidad Americana, una de las escuelas más prestigiosas y caras de Oriente Medio. La entrada es gratuita y cuenta con servicio de audioguía (https://www.aub.edu.lb/museum_archeo/). Además, su ubicación es perfecta. Se encuentra en el barrio de Hamra, uno de los más animados de la ciudad y ubicado al lado de “La Corniche” el paseo marítimo de Beirut. Es también una zona con gran cantidad y variedad de hoteles con precios que van desde los $40 (de tres estrellas) a los $200 la noche para los de lujo.

Playas y vida nocturna

La vida nocturna de extiende también por el barrio de Gemmayzeh, más bohemio y chic. Y muy cerca de este Mar Mikael con bares más para treintañeros. El Skybar, uno de los referentes de la música electrónica y la fiesta nocturna en toda la región fue dañado en la explotación del puerto pero se espera que vuelta a reabrir a finales de este año.

“La Corniche” es también una zona con gran cantidad y variedad de hoteles.
“La Corniche” es también una zona con gran cantidad y variedad de hoteles.

Más enfocado a un público algo más adulto, adinerado y tranquilo, la avenida de Gaulle a la altura del hotel Ramada en el barrio de Raouchech, donde se pueden encontrar los restaurante y bares con música en directo. Es también un punto de parada obligatoria ya que aquí se encentra la famosa roca Pigeon Rocks, la postal de Beirut. Es un barrio muy animado durante el día donde se puede tomar un barco para pasear por el mar o bañarse en la playa de Ramlet Al Baida, la única pública de la ciudad. No obstante, las mejores playas se encuentran dentro de hoteles, que permiten la entrada a no hospedados pagando entrada.

“La Corniche” el paseo marítimo de Beirut.
“La Corniche” el paseo marítimo de Beirut.

Byblos, Trípoli, viñedos o esquiar

Otra opción para bañarse en el mediterráneo es desplazarse hasta el pueblo pesquero de Byblos a 15 kilómetros al norte de Beirut. Además de contar con playas públicas y privadas más tranquilas, es un lugar ideal para comer pescado y conocer un Líbano algo menos urbano.

Los viajeros que viajen con varios días, no deben aprovechar la diversidad de este pequeño país de tan solo 10,000 kilómetros (la mitad que El Salvador) cuadrados dejar de visitar el valle de la Bekaa, zona de vinos, o el monte de lo Cedros en los pueblos de Bcharre y Arz, donde se puede disfrutar de la nieve en invierno y de caminas por los míticos árboles que dieron nombre al país. (www.visit-lebanon.org/leisure/ski-resorts). Trípoli, la segunda ciudad del país, también es una visita de día recomendada para conocer la otra realidad del Líbano, aunque en este caso sí es muy recomendable hacerlo en grupo organizado.

Sitios web

www.visit-lebanon.org Sitio oficial del Ministerio de Turismo del Líbano

www.beirut.com Guía del ocio con actividades y restaurante de la ciudad

www.civitatis.com/es/libano/ Actividades en Beirut u Líbano con guías en español

Tipo de Cambio.

La moneda local es la lira libanesa, que no se consigue fuera del país. La mejor opción para el viajero es llevar dólares en denominaciones de 5, 10, 20 y 50 dólares para cambiarlas en el país. Los euros son mucho menos aceptados. Es importante llevar billetes en muy buen estado y sin dibujo ni tachaduras porque podrían no aceptarlo.

El Banco Central del Líbano tiene un tipo de cambio fijo de 15.000 libras libanesas por dólar (17/03/23). Es la tarifa que te aplicarán su utilizas tu tarjeta de crédito o haces tu cambio en un banco., y en ese caso un viaje a Líbano puede convertirse en una ruina

Pero si lo cambias en las casa de cambio (hay muchas en las calles principales) te ofrecerán el tipo de cambio “extraoficial” que está en 105.000 libras por dólar. Es de 7,5 veces más libras por tu dinero. El cambio suele fluctuar bastante. El tipo de cambio extraoficial se puede consultar en tiempo real en www.lira-rate.com y es el que debes pedir en las casas de cambio, aunque por lo general no suele haber estafas. En cualquier caso, mejor pregunta siempre cuantas liras dan por dólar para evitar sorpresa.

Desplazamientos

Apps como Uber son la mejor forma de desplazarse de forma barata por la ciudad (y los alrededores). Es MUY IMPORTANTE cerciorarse que se selecciona pagar en efectivo (UBER CASH) ya que si se selecciona la opción en tarjeta se te aplicará el tipo de cambio oficial que es 8 veces más caro. Es decir, una carrera de 5 euros se convertiría en 40 euros en tu moneda.

El taxi en Uber del aeropuerto al centro de la ciudad cuesta menos de 500.000 liras (4 dólares si se paga en efectivo (30 si se paga con tarjeta). Si no tiene liras a la llegada al aeropuerto, puede negociar con el taxista pagarle en dólares o euros directamente. En este caso no pagar más de 10 euros/dólares en ningún caso.

Los enchufes con clavija C (dos clavijas redondeadas) el más común en Europa.

Seguro médico; no lo piden en el control de pasaportes, pero es absolutamente recomendable. Los seguros que incluyen asistencia médica e incidencia en el viaje para Líbano suelen tener tarifas de entre 6 y 10 euros por día y personas. Se recomienda la vacuna para el cólera si se va a viajar a zonas cercanas a Siria.

Telefónica móvil. Por 10 dólares se puede comprar una tarjeta prepago para utilizar datos durante un mes.