Anuncios

El barco Ocean Viking retoma los rescates pese a la nueva estrategia italiana

Roma, 4 ene (EFE).- El barco Ocean Viking, de la organización SOS Méditerranée, retomó este miércoles los rescates en el Mediterráneo central tras zarpar del puerto italiano de Rávena (norte), donde fue dirigido hace una semana por el Gobierno de Roma en su nueva estrategia para dificultar estas operaciones de salvamento.

La nave zarpó a primera hora de la tarde desde Ravena, en la costa adriática de Italia, confirmaron a EFE fuentes de la ONG, y alcanzará previsiblemente las aguas internacionales del Mediterráneo central el próximo viernes día 6.

La Ocean Viking llegó el pasado 31 de diciembre al puerto de Rávena para desembarcar a 113 inmigrantes, entre ellos varios menores de edad, incluido un bebé de 20 días.

El Gobierno italiano le asignó este puerto a pesar de que se encontraba a más de 900 millas náuticas (más de 1.600 kilómetros) de la zona de rescate, una distancia que tardó dos días en recorrer.

La ONG lamentó entonces esta "nueva estrategia" del Gobierno de Italia de la ultraderechista Giorgia Meloni, que denominó de "puertos lejanos", tras la de "puertos cerrados" que ya en noviembre le había impedido atracar en Sicilia (sur).

Una vez llegue al Mediterráneo central, la Ocean Viking será la única nave humanitaria que tratará de salvar a los inmigrantes que cruzan el mar desde el norte de África hacia las costas europeas.

El resto de barcos se encuentran en distintos puertos de Italia y de España, como la Geo Barents de Médicos Sin Fronteras, que acaba de llegar al puerto de Taranto (sur) para desembarcar a sus rescatados.

El 28 de diciembre el Gobierno italiano aprobó un nuevo decreto con medidas para obstaculizar y combatir a estas organizaciones, a las que acusa de fomentar la inmigración irregular.

El texto no impide el desembarco de inmigrantes en Italia pero lo complica, obligando a los barcos de las ONG a aceptar el puerto asignado pese a que, como en el caso de Rávena, esté a cientos de kilómetros de distancia.

(c) Agencia EFE