Anuncios

Un camino asequible para rebasar el primer muro tras dos cursos de sinsabores

Barcelona, 31 ago (EFE).- Apeado en las últimas dos temporadas de los octavos de final de la Liga de Campeones, el Barcelona afronta un camino que parece plácido en la liguilla de la temporada 2023-24, con el Oporto como principal rival para pasar a los octavos de final con permiso del Shakhtar Donetsk y el Amberes, que previsiblemente están un peldaño por debajo.

Desde el adiós del argentino Leo Messi, en verano de 2021, el equipo azulgrana ha pasado de ser un fijo en las eliminatorias por el título a acabar tercero en la primera fase de la máxima competición europea y luchar por la Liga Europa en los últimos dos cursos.

Esta temporada Xavi Hernández tiene como principal misión volver a competir en la 'Champions', no solo por una cuestión de prestigio deportivo sino por el impacto económico que tiene disputar las fases eliminatorias de la competición para las arcas del club. Y parece que le ha sonreído la suerte en su ruta hacia los octavos de final.

OPORTO, UN HISTÓRICO VENIDO A MENOS

La última vez que el Oporto y el Barcelona se vieron las caras se remonta a la temporada 1999-2000. El Barcelona ganó los dos encuentros con holgura (0-2 en Portugal y 4-2 en el Camp Nou). En ese equipo jugaba el actual entrenador del Barcelona, Xavi Hernández.

23 años después el ahora técnico del equipo azulgrana se verá las caras con un rival histórico del fútbol continental, que ocupa la decimonovena posición en el ránking UEFA y que el curso pasado terminó segundo en el campeonato luso. Será, sin duda, el rival más duro del grupo para los catalanes.

Sergio Conceiçao afronta su séptima temporada al frente del equipo blanquiazul. Su equipo se caracteriza por jugar un 4-4-2 tradicional, que cederá el balón al Barcelona y buscará generar peligro al contraataque con el extremo Wenderson Galeno y el '9' Mehdi Taremi como jugadores más destacados arriba.

El Barcelona se reencontrará con el centrocampista Nico González, que vendió este verano al equipo luso por 8,5 millones de euros y por el que se reservó un porcentaje de una futura venta y un derecho de recompra.

El partido será especial también para el veterano central Pepe, que recordará los años en los que rivalizaba con el Barcelona de Pep Guardiola vistiendo la zamarra del Real Madrid.

EL SHAKHTAR, UN HABITUAL EN LA PRIMERA FASE

Tres peldaños por debajo del Porto en la lista de la UEFA (22º) se sitúa el Shakhtar Donetsk, un fijo en los últimos años en la primera fase de la Liga de Campeones, que el curso pasado ya se midió contra el Real Madrid en la fase de grupos y consiguió un empate (1-1).

Como el Oporto, será otro rival defensivo para el equipo catalán, con el central ucraniano Mykola Matvienko como uno de sus estandartes en el eje y con el extremo Oleksandr Zubkov como jugador más peligroso en la parcela ofensiva junto al delantero de Burkina Fasso Lassina Traoré, de 22 años y formado en el Ajax.

Los de Xavi no viajarán a Donetsk debido a la guerra de Ucrania y lo harán en Hamburgo (Alemania), un motivo más para considerar a los azulgranas como claros favorito ante el campeón de Ucrania, que como ya es habitual continúa con su apuesta por mezclar a jugadores nacionales y sudamericanos, siendo un club que sirve de escaparate especialmente para futbolistas brasileños.

La prueba de esta apuesta es que este verano ha incorporado, entre otros jugadores, al joven extremo Newerton, procedente del Sao Paulo. Pero el fichaje más especial ha sido el de Dmytro Chygrynskiy, que afronta su tercera etapa en el equipo ucraniano. El central, de 36 años, volverá a jugar en Barcelona, donde pasó con más pena que gloria en la temporada 2009-10.

En los seis precedentes previos en la máxima competición europea, el Barcelona ha ganado cuatro partidos y ha perdido otros dos. La última derrota contra el equipo ucraniano se remonta a la fase de grupos de la temporada 2008-09, cuando el equipo azulgrana cayó derrotado en el Camp Nou (2-3).

AMBERES, LA CENICIENTA DEL GRUPO

La última vez que el Amberes, 73º en el ránking de la UEFA, jugó la máxima competición europea fue en la temporada 1957-58. Regresa a la élite tras superar en la fase previa al AEK Atenas por un global de 1-3.

Se reencontrará el Barcelona con Mark Van Bommel, un viejo conocido del club azulgrana. El neerlandés, que jugó en el Camp Nou en el curso 2005-06, dirige al campeón belga, que cuenta con una plantilla joven a la que se suman veteranos como el excentral del Atlético de Madrid Toby Alderweireld, que a sus 34 años es uno de los líderes de la plantilla.

En la medular, despunta el neerlandés Jurgen Ekkelenkamp, formado en el Ajax y que el curso pasado firmó seis goles y siete asistencias, mientras que en la delantera el belga Michel Balikwisha, de 22 años, que el curso pasado anotó 10 goles, es uno de los futbolistas a tener en cuenta.

(c) Agencia EFE