Anuncios

Bannon tranforma la Conferencia de Acción Política Conservadora en el foro de Donald Trump

El estratega Steve Bannon abogó el viernes por la candidatura del ex presidente Donald Trump a la nominación republicana para las elecciones de 2024 en la Conferencia de Acción Política Conservadora (CPAC), el mayor foro anual de la derecha de EE.UU., que ha quedado reducido a una convención casi exclusivamente trumpista con la ayuda del asesor político.

Bannon intervino en el escenario del evento que se celebra en el Centro de Convenciones del National Habor, en las afueras de Washington DC, para lanzar un alegato a favor de la figura de Trump, al tiempo que criticó al aparato del partido republicano.

Apuntó que hay “gente buena y decente” para las primarias republicanas del próximo año, entre los que citó a la exembajadora de EE.UU. ante la ONU Nikki Haley, que ya ha anunciado que se presentará a la carrera por la nominación del partido, y los posibles presidenciables Ron DeSantis, gobernador de Florida, y el exsecretario de Estado Mike Pompeo.

“Todo esto está bien, pero no tenemos tiempo para una capacitación laboral en comparación con un hombre que estuvo cuatro años aprendiendo” en la Casa Blanca, dijo Bannon en referencia a Trump, mientras era interrumpido por los aplausos de los asistentes.

Afirmó que Trump no es solo el líder de un partido político, sino que “es el líder del movimiento político más poderoso de la historia de EE.UU.”, en referencia a MAGA, las siglas que identifican a los seguidores del exmandatario y que responden al que fuera el lema de su primera campaña electoral, “Make America Great Again” (Hacer EE.UU. grande de nuevo).

Bannon también criticó a “oligarcas” conservadores como el líder de los republicanos en el Senado, Mitch Connell, que no asiste a la CPAC.

El resto de su discurso Bannon lo dedicó a mezclar teorías conspiratorias con falsedades, y tan pronto estaba hablando del “momento más peligroso de la historia” desde la II Guerra Mundial como del techo de deuda en EE.UU. y de la amenaza de los “ayatolás de Irán”.

Más allá de este discurso, Bannon está siendo la estrella indudable en los pasillos de la CPAC, con la transmisión en directo de su programa, lo que está despertando gran expectación entre los participantes en la convención.

Para calentar motores antes de que Trump cierre el sábado la CPAC con un discurso, el estratega estuvo preguntando a sus colaboradores qué esperaban de la intervención del exmandatario, a lo que uno de ellos respondió con su visión sobre EE.UU. al tiempo que recordó que el expresidente trabajó durante su mandato por “la prosperidad del mundo”: “Trajo la paz de Oriente Medio”, aseguró.

Otra de las colaboradoras de Bannon le contestó que esperaba que el exgobernante hablara de la covid, y ante una pregunta del locutor sobre si estaba vacunada contra la enfermedad, se rio y evitó contestar porque “no sería legal ahora mismo”.

Esta conferencia de la CPAC está suponiendo el regreso de Bannon a la escena pública después de sus problemas con la Justicia, ya que en octubre fue condenado a cuatro meses de cárcel por negarse a colaborar con el ya disuelto comité legislativo que investigaba el asalto al Capitolio del 6 de enero de 2021.

Todavía afronta otro pleito por supuesto fraude en una campaña de recaudación de fondos para ayudar a construir un muro fronterizo con México.

Bannon es el mayor exponente de lo que está siendo la CPAC estos días, una conferencia de los seguidores de Trump, que están copando las intervenciones, como se ha visto con los discursos de su hijo Donad Trump Jr y de su hija Lara Trump, los de los legisladores Matt Gaetz y Marjorie Taylor Greene, y el del que fuera su secretario de Estado, Mike Pompeo.

Aun así, este viernes intervino la candidata a la nominación republicana a la Presidencia de EE.UU. Nikki Haley, que se batirá con Trump en las primarias de su partido.

Son notables las ausencias de pesos pesados republicanos, como las de los líderes conservadores en el Congreso, Kevin McCarthy y Mitch McConnell, la de DeSantis y la del que fuera vicepresidente de Trump, Mike Pence.

Mañana está previsto que cierren la conferencia con sendos discursos el expresidente de Brasil Jair Bolsonaro y el propio Trump. EFE

ssa/jdg