Anuncios

¿Aviones propulsados con excremento? Esta empresa genera combustible con aguas residuales

(CNN) -- En la carrera por conseguir combustibles alternativos y sostenibles para los aviones, algunas empresas se están poniendo creativas. Hemos oído hablar de aviones propulsados con aceite de cocina, pero ¿qué hay del combustible para aviones fabricado íntegramente con excremento humano? Firefly Green Fuels, una empresa de aviación con sede en Gloucestershire (Reino Unido), creó precisamente eso y, como era de esperar, la idea está llamando la atención.

Aunque el combustible de aviación sostenible (SAF) no es nuevo, utilizar aguas residuales —un residuo abundante e inevitable— es una novedad. ¿Podría ser el futuro del transporte aéreo?

La aviación comercial produce alrededor del 2,5% de las emisiones globales de carbono, lo que contribuye al cambio climático. Aunque se está trabajando para reducir el impacto del sector, con el desarrollo de aviones eléctricos y propulsados ​​por hidrógeno, la tecnología todavía está muy lejos de impulsar vuelos de pasajeros de larga distancia. En cambio, la industria está buscando utilizar SAF, y la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA) estima que podría contribuir hasta el 65% de la reducción de emisiones necesaria para que la aviación alcance el cero neto en 2050.

¿Qué viene para la aviación en 2024? Nuevos aviones, asientos con diseños novedosos y mejores aeropuertos

El SAF se quema como el combustible normal para aviones y produce la misma cantidad de emisiones mientras un avión vuela, pero tiene una huella de carbono menor durante todo su ciclo de producción, porque suele estar hecho de plantas que han absorbido dióxido de carbono (CO2) de la atmósfera cuando estaban vivas. O, en el caso de las aguas residuales, está hecho de plantas y otros alimentos que han sido ingeridos por los seres humanos y han pasado por el sistema digestivo. Ese CO2 absorbido se libera de nuevo a la atmósfera cuando se quema el SAF, mientras que la quema de combustible para aviones fabricado a partir de combustibles fósiles emite carbono que ha quedado encerrado.

Hasta ahora, las aguas residuales han sido un recurso sin explotar en lo que respecta a SAF, pero James Hygate, director ejecutivo de Firefly, cree que es una oportunidad perdida. "Hay muchísimo, está en todas partes del mundo y en realidad no se le da ningún buen uso en este momento, lo que lo convierte en un material de muy bajo valor", dice a CNN.

Es por eso que la empresa, una escisión de Green Fuels, que ha estado desarrollando combustibles bajos en carbono desde principios de la década de 2000, incluido el biodiesel elaborado a partir de aceite de colza para automóviles y camiones, recurrió al combustible para aviones... y al excremento.

James Hygate fundó Firefly Green Fuels con el objetivo de desarrollar biocombustibles bajos en carbono.
(Foto: Firefly Green Fuels Ltd.).

Procesando excremento

Para convertir los desechos humanos en combustible utilizable, Firefly utiliza un método llamado licuefacción hidrotermal, que es bueno para los desechos húmedos. Al combinar alta presión y calor, convierte las aguas residuales en biocarbón rico en carbono (un polvo que puede usarse como fertilizante para cultivos) y petróleo crudo.

Hasta ahora, la producción se ha realizado a pequeña escala en un laboratorio. Pero los primeros resultados han sido prometedores: análisis independientes realizados por investigadores de universidades de la Unión Europea y EE.UU. lo encontraron casi idéntico al combustible fósil estándar para aviones. Según un análisis del ciclo de vida realizado por la Universidad de Cranfield en Reino Unido, también tiene una huella de carbono un 90% menor que el combustible para aviones estándar.

Pasajeros esperaban que este vuelo les permitiera viajar en el tiempo y celebrar el Año Nuevo dos veces... pero llegaron en el año equivocado

Firefly busca aumentar la producción en los próximos años. La compañía espera presentar una solicitud este 2024 para un proceso de calificación de combustible ante el organismo de normalización ASTM International. Luego comenzará a construir una instalación de procesamiento en Reino Unido, que Hygate espera que comience a operar antes de 2030 y sea capaz de procesar 100.000 toneladas de petróleo biocrudo al año, o producir alrededor de 40 millones de litros de SAF. Para poner eso en perspectiva, según Hygate, eso es suficiente para 800 vuelos de Londres a Nueva York. Añade que sería más caro que el queroseno convencional utilizado en los aviones, pero más barato de producir que otros biocombustibles.

Obtener las aguas residuales debería ser sencillo, afirma, y ​​añade que Firefly ya está en conversaciones con varias empresas de servicios de agua de Reino Unido, pero admite que financiar las instalaciones de procesamiento podría ser un desafío. "Estos son grandes proyectos de infraestructura que necesitan dinero detrás para llegar a buen término", dice. Hasta ahora, la empresa ha recibido una subvención de investigación de 2 millones de libras (unos US$ 2,5 millones) del Gobierno de Reino Unido y una inversión de 5 millones de libras (US$ 6,3 millones) de la aerolínea europea Wizz Air.

Sin embargo, la cantidad de aguas residuales es algo que no se puede aumentar. Hygate estima que si todos los desechos de aguas residuales utilizables de Reino Unido se destinaran a la fabricación de combustible de aviación, sólo se cubriría el 5% de la demanda de combustible para aviones de Reino Unido. Por lo tanto, tendría que utilizarse junto con otras materias primas SAF, como el aceite de la planta colza.

Un informe de 2023 de la Royal Society sobre soluciones de aviación netas cero encontró que “la escala y la disponibilidad de materia prima” es una restricción para los biocombustibles, y que producir lo suficiente para sostener la demanda de aviación de Reino Unido requeriría más de la mitad de las tierras agrícolas del país.

También señaló que existe cierto debate sobre si los desechos agrícolas son realmente “residuos”, ya que a menudo se utilizan como lecho o alimento para animales. Cait Hewitt, directora de políticas de la Aviation Environment Federation, una organización sin fines de lucro de Reino Unido que monitorea el impacto ambiental de la aviación, plantea la misma pregunta sobre las aguas residuales.

"Una de las preguntas importantes que hay que plantearse sobre cualquier forma de materia prima para combustibles alternativos, incluidos los residuos, es ¿qué habría pasado con este material de otro modo?" dice la especilista. En Reino Unido, los agricultores utilizan actualmente una gran cantidad de aguas residuales como fertilizante, añade. Si, en cambio, se utiliza para producir SAF, sería necesario reemplazar ese fertilizante.

Hygate dice que los agricultores podrían utilizar el subproducto del biocarbón como alternativa, aunque potencialmente no a la misma escala. Detalla que existe la posibilidad de que Reino Unido siga a otros países como los Países Bajos al prohibir la dispersión de aguas residuales en los campos. Si esto sucede, la otra ruta de eliminación más común es la incineración, un proceso que consume mucha energía.

No ser olfateado

A pesar de sus limitaciones, es probable que los biocombustibles desempeñen un papel importante en el futuro de la aviación. El primer vuelo transatlántico comercial propulsado 100% por SAF, elaborado a partir de aceites de cocina y grasas animales usados, despegó de Londres a Nueva York en noviembre.

Las aguas residuales son una solución potencial interesante y no hay que desdeñarla, afirma Hewitt. Pero advierte que, como ocurre con todos los SAF, seguirá produciendo la misma cantidad de emisiones de carbono cuando el avión esté volando, y no resuelve el problema de las estelas de vapor, que también contribuyen significativamente al calentamiento creado por la aviación.

“Para tener la oportunidad de llegar desde donde estamos hoy a una aviación neta cero para 2050, debemos centrarnos realmente en soluciones genuinas, escalables y de cero emisiones”, afirma.

"Es posible que algunos de estos combustibles alternativos tengan un papel limitado en el corto y mediano plazo", añade Hewitt. "Pero el gran peligro es que cuando escuchas algo como esto, intuitivamente suena como una buena idea, y la gente dice: 'Eso es genial, estamos en el camino hacia vuelos sustentables, no tenemos que preocuparnos por cuánto volar'".

Nota del editor: Call to Earth es una serie editorial de CNN comprometida a informar sobre los desafíos ambientales que enfrenta nuestro planeta, junto con sus soluciones. La iniciativa Perpetual Planet de Rolex se ha asociado con CNN para generar conciencia y educación sobre cuestiones clave de sostenibilidad e inspirar acciones positivas.