Anuncios

Cinco aviones de pasajeros volaron a velocidades asombrosas por el impulso de un extraño fenómeno meteorológico

British Airways.
British Airways. - Créditos: @ShutterStock

Pasajeros a bordo de vuelos comerciales vivieron una experiencia inédita el fin de semana en sus viajes luego de que vientos inusuales impulsaran sus aviones a velocidades superiores a los 1000 kilómetros por hora.

El vuelo 22 de Virgin Atlantic Airways, el vuelo 292 de British Airways, el vuelo 216 de British Airways, el vuelo 64 de United Airlines y el vuelo 120 de American Airlines alcanzaron velocidades de más de 1280 kilómetros por hora al viajar a lo largo de una corriente en chorro sobre el Atlántico, un flujo de aire relativamente fuerte e intenso, con cizalladura vertical y horizontal asociada, que se produce en las atmósfera.

El avión de American Airlines, que viajaba de Filadelfia a Doha, incluso alcanzó una velocidad de más de 1350 kilómetros por hora.

La velocidad crucero típica de un avión de pasajeros es aproximadamente de 925 kilómetros por hora.

La corriente en chorro se desplaza de oeste a este y puede reducir los tiempos de vuelo, permitiendo que los pasajeros lleguen a su destino antes de lo programado. Sin embargo, puede ocasionar una turbulencia más severa, según han advertido los científicos.

El Servicio Nacional de Meteorología de Estados Unidos informó que los vientos alcanzaron velocidades de 420 kilómetros por hora a alrededor de 10.600 metros sobre Washington, la altitud a la que vuelan los aviones.

“Esta noche se detectó el segundo viento en altura más fuerte registrado en la historia local desde mediados del siglo XX”, publicó el Servicio Nacional de Meteorología para Baltimore y Washington en X. “A una altitud de alrededor de 10.6000 metros, los vientos alcanzaron su punto máximo alrededor de 230 nudos (420 kilómetros por hora)”.

“Para aquellos que vuelan hacia el este en esta corriente en chorro, habrá un viento en cola bastante fuerte”, añadió.

La corriente en chorro permitió a los aviones llegar a destino antes de los programado. El vuelo 22 de Virgin Atlantic a Londres llegó 45 minutos antes; y los vuelos 292 y 216 de British Airways, 32 y 20 minutos antes respectivamente.

Una pasajera a bordo del Vuelo 22 de Virgin Atlantic dijo al Daily Mail que tuvo una “duración muy corta”, pero que no hubo “nada diferente detectable en la cabina”.

Otra pasajera a bordo del BA 292 precisó que “hubo algunos momentos breves de turbulencia, pero el capitán nunca encendió la señal de abrocharse el cinturón de seguridad”.

“Nuestra llegada temprana incluyó dar vueltas alrededor de Heathrow en un patrón de espera”, añadió.

El avión de United Airlines que viajaba a Lisboa y el de American Airlines que iba a Doha también acortaron su tiempo de vuelo 20 y 30 minutos.

Aunque los tres aviones alcanzaron velocidades superiores a 1287 kilómetros por hora, más rápido que la velocidad del sonido, Jeff Berardelli, meteorólogo de WFLA Tampa Bay, explicó que técnicamente no rompieron la barrera del sonido.

“1343,8 kilómetros por hora es más rápido que la velocidad del sonido, que es de 1234 kilómetros por hora. ¿Entonces rompió la barrera del sonido? No. El avión está inmerso en vientos de más de 320 kilómetros por hora, por lo que se desplaza con el viento y, por lo tanto, el avión en sí no viaja realmente a una velocidad superior a 1234 en relación con el entorno en el que se encuentra”, escribió.

Famosamente, la única aeronave que rompió la barrera del sonido es el retirado Concorde, que podía alcanzar impresionantes 2172 kilómetros por hora.

Si bien una reducción en el tiempo de vuelo puede parecer una buena noticia, el lado negativo es que es probable que los aviones experimenten más turbulencias.

El año pasado, expertos de la Universidad de Chicago informaron en un estudio que el calentamiento global está acelerando los vientos en las corrientes en chorro debido a cambios de densidad en el aire de la atmósfera de la Tierra.

Estas velocidades de viento más rápidas provocan corrientes ascendentes y descendentes más violentas, lo que resulta en turbulencias severas para los aviones.