Aumento de temperaturas en EE.UU. rompe un sinfín de máximos históricos en medio de una fuerte ola de calor

·3  min de lectura

La intensa ola de calor que azotó a California esta semana elevó las temperaturas a niveles peligrosamente altos, y dejó a muchas zonas expuestas a condiciones brutales de calor durante días.

La intensidad de esta ola de calor no tiene igual, pues se han batido récords de calor diarios, mensuales e incluso históricos.

En total, cerca de 1.400 récords de calor se han batido en EE.UU. en los últimos siete días. Los récords son un recordatorio más de los extremos sin precedentes que provoca la crisis climática.

Los datos de la NOAA (Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de EE.UU.) muestran cuántos récords se han roto en los últimos siete días.

En total, en 622 lugares se registraron las temperaturas más altas de la historia para ese día del calendario. El jueves, por ejemplo, la temperatura máxima en el Aeropuerto Internacional de Los Ángeles alcanzó los 97 grados Fahrenheit (36 grados Celsius), cifra que supera el récord anterior del 8 de septiembre en al menos 4 grados Fahrenheit.

Pero no solo se batieron récords de temperaturas máximas diarias, sino que en algunos lugares se registraron las temperaturas mínimas diarias más altas de la historia. Las bajas temperaturas diarias suelen producirse en plena noche, y aunque no parezcan tan importantes durante una ola de calor, pueden ser cruciales para la salud y la seguridad.

Si la gente no tiene la oportunidad de refrescarse por la noche, las olas de calor pueden ser aún más graves y hay más riesgo de enfermedades relacionadas con el calor, como el golpe de calor. Además, si al anochecer la temperatura sigue siendo de 90 grados F (32 grados Celsius), la gente va a seguir encendiendo sus aires acondicionados hasta altas horas de la noche, lo que agrega más carga a la red eléctrica.

La red eléctrica de California sufrió una demanda récord esta semana, y se teme que se produzcan apagones si el suministro no es suficiente.

Algunos lugares incluso han batido sus récords históricos de calor esta semana. El martes, el centro de Sacramento, California, alcanzó los 116 grados Farenheit (47 grados Celsius), que es la temperatura más alta jamás registrada en la ciudad en cualquier fecha de cualquier año. La zona de Sacramento ha batido récords diarios de calor durante toda la semana.

Según la NOAA, en más de 200 lugares de EE.UU. también se registraron temperaturas máximas históricas durante el mes de septiembre.

Algunos de estos récords se produjeron también fuera de California. Salt Lake City igualó su récord histórico el miércoles, según The Washington Post. Y se batieron récords de septiembre en partes de Montana, Wyoming, Idaho y Dakota del Norte, añade el periódico.

Los datos de la NOAA sobre los récords de temperatura muestran el duro impacto de la crisis climática. En el último año, 67 lugares de EE.UU. han registrado las temperaturas más altas de su historia, en comparación con solo tres lugares que han registrado las temperaturas más frías de su historia.

A medida que aumenta la crisis climática, las temperaturas van a seguir subiendo, y hay que esperar que se rompan más récords.

Un grupo de científicos del clima de las Naciones Unidas advirtió que, si el mundo alcanza un calentamiento de 2 grados Celsius por encima de las temperaturas del siglo XIX, las olas de calor que solían producirse una vez cada 50 años se producirían cada tres o cuatro años, y serían 2,7 grados más calientes.

El mundo ya se ha calentado entre 1,1 y 1,2 grados Celsius por encima de las temperaturas del siglo XIX.