Anuncios

Atentado extremista deja al menos 10 muertos en el Congo

GOMA, República Democrática del Congo (AP) — Un posible atentado extremista en una iglesia del este de la República Democrática del Congo dejó al menos 10 muertos y más de 30 heridos, según el ejército del país.

Un grupo vinculado a extremistas islámicos es sospechoso de ser el responsable de la explosión de una bomba en la iglesia pentecostal de Kasindi, en la provincia de Kivu del Norte, dijo por teléfono a The Associated Press el portavoz militar Anthony Mwalushayi.

Un ciudadano keniano encontrado en el lugar de los hechos fue detenido, dijo Mwalushayi. El gobierno congoleño instó a la población a evitar las aglomeraciones y a mantenerse alerta mientras lleva a cabo una investigación, tuiteó el ministro de Comunicación.

Videos y fotografías del ataque vistos por AP mostraban cadáveres tendidos en el suelo fuera de la iglesia, incluyendo lo que parecía ser un niño muerto. Los heridos eran sacados de la iglesia rodeados de otras personas que gritaban.

Sobrevivientes y testigos afirmaron que la explosión separó los miembros de algunas personas de sus cuerpos.

Masika Makasi, de 25 años, estaba sentada bajo una tienda de campaña en el exterior de la iglesia cuando oyó un ruido que parecía el pinchazo de un neumático, declaró a AP desde su casa en Kasindi. Su pierna resultó herida en el ataque y su cuñada, que se encontraba a varios metros de distancia, murió en el acto, explicó Makasi.

“Estoy traumada por ver morir a gente a mi alrededor”, declaró.

La violencia lleva décadas asolando el este del Congo, donde más de 120 grupos armados y milicias de autodefensa luchan por la tierra y el poder. Casi 6 millones de personas están desplazadas internamente, y cientos de miles se enfrentan a una inseguridad alimentaria extrema, según la ONU.

Combatientes de las Fuerzas Democráticas Aliadas, organización rebelde supuestamente vinculada al grupo Estado Islámico, han perpetrado varios ataques en Kasindi, en la frontera con Uganda.

___

Maliro informó desde Beni y Sam Mednick en Dakar, Senegal.