Nuevos reclutas rusos se despiden entre lágrimas y abrazos

·5  min de lectura
Un hombre cruza una calle el jueves 22 de septiembre de 2022 junto a un letrero que dice: "Con Rusia para siempre, 27 de septiembre" antes de un referendo en Luhansk, en la República Popular de Luhansk _controlada por separatistas prorrusos_, en el este de Ucrania. (AP Foto) (ASSOCIATED PRESS)

ZAPORIYIA, Ucrania (AP) — Rusia intensificó el jueves su campaña militar y política para capturar territorio ucraniano, reclutando a reservistas del ejército ruso con el fin de que participen en el conflicto, preparando referendos para anexarse zonas ocupadas y lanzando nuevos ataques.

Un día después de que el presidente Vladimir Putin ordenó una movilización parcial para robustecer sus fuerzas en Ucrania, escenas de familias en llanto despidiéndose de hombres que partían desde los centros de movilización militar inundaron las redes sociales en Rusia.

En un video publicado en Twitter desde la ciudad siberiana de Neryungri se veía a hombres saliendo de un estadio. Antes de abordar camiones, los hombres abrazaron a sus familiares que esperaban en el exterior, muchos de ellos en llanto y algunos cubriéndose la boca con las manos en una clara muestra de dolor. Un hombre levantó a un niño hasta la ventana de un autobús para que pudiera echar un último vistazo.

En Moscú, muchas mujeres abrazaron, lloraron y persignaron a hombres en otro centro de movilización. Un hombre de 25 años, quien se identificó únicamente como Dmitry, fue abrazado por su padre, quien le pidió que “tuviera cuidado” poco antes de partir.

Dmitry dijo al medio noticioso ruso Ostorozhno Novosti que no preveía que sería reclutado y enviado al frente tan pronto, en especial porque aún es un estudiante.

“Nadie me dijo nada en la mañana. Me dieron mi aviso de reclutamiento de que debía presentarme aquí a las 3 de la tarde. Esperamos hora y media, y luego el oficial de reclutamiento vino y dijo que nos íbamos en ese momento”, señaló. “Dije: ‘oh, genial’. Salí y comencé a llamarles a mis padres, mi hermano y a todos mis amigos para decirles que me llevaban”.

En algunos de sus comentarios más contundentes luego de casi siete meses de conflicto, el presidente ucraniano Volodymyr Zelenskyy arremetió contra los rusos que sucumben ante la presión de servir en las fuerzas armadas de su país y aquellos que no se han expresado en contra de la guerra. Durante su discurso diario en video, en lugar de hablar en ucraniano se dirigió directamente a los rusos en su idioma, diciéndoles que están siendo “arrojados a su muerte”.

“Ya son cómplices en todos estos crímenes, asesinatos y tortura de ucranianos”, declaró Zelenskky, quien portaba una camiseta negra con la leyenda en inglés: “Estamos con Ucrania”, en lugar de su característica camiseta verde olivo. Dijo que las opciones de los rusos para sobrevivir son “protestar, defenderse, huir o rendirse al cautiverio ucraniano”.

Mandatarios de Occidente criticaron la orden de movilización de Putin, considerándola un acto de debilidad y desesperación. Más de 1.300 rusos fueron arrestados el miércoles en manifestaciones en contra de la guerra poco después de que se diera a conocer el decreto, según el grupo independiente ruso por los derechos humanos OVD-Info. Los organizadores señalaron que el sábado se llevarán a cabo nuevas protestas.

No se dieron a conocer muchos detalles sobre la movilización parcial de hasta 300.000 reservistas, al grado de que las fuerzas armadas rusas anunciaron el jueves la creación de una línea telefónica de atención para responder cualquier duda.

En Washington, el secretario de prensa del Pentágono, el general de brigada Pat Ryder, dijo que Estados Unidos cree que a Rusia le tomará tiempo entrenar y equipar a los nuevos soldados, y que hacerlo no resolverá los problemas de mando y control, logística ni estado de ánimo de sus fuerzas armadas.

Las preocupaciones sobre un posible reclutamiento a gran escala llevaron a algunos rusos a apresurarse a comprar boletos aéreos para salir del país, y Zelenskyy aseguró el jueves que las fuerzas armadas rusas se preparan para reclutar hasta un millón de hombres. Un portavoz del Kremlin rechazó previamente dichas afirmaciones.

La ministra del Interior de Alemania, Nancy Faeser, ofreció apoyo concreto a los posibles desertores. Dijo al diario Frankfurter Allgemeine Sonntagszeitung que cualquiera que “se oponga valientemente al régimen de Putin y por consiguiente se ponga a sí mismo en el mayor de los peligros” puede solicitar asilo en Alemania.

En la campaña del Kremlin para anexarse territorios, las autoridades prorrusas en cuatro regiones de Ucrania controladas por Moscú planean llevar a cabo referendos a partir del viernes para convertirse en parte de Rusia, una medida que podría expandir la guerra y es parecida a las estrategias que usó el Kremlin al anexarse la península ucraniana de Crimea luego de una consulta similar. La mayor parte del mundo considera ilegal la anexión de Crimea en 2014.

Los referéndums en las regiones de Luhansk, Jersón, Zaporiyia y Donetsk están programados a concluir el martes. Los gobiernos extranjeros han dicho que esas votaciones son ilícitas y no vinculantes.

En Luhansk se colocaron vallas publicitarias que decían: “Con Rusia para siempre” y “Elegimos a Rusia”, mientras que voluntarios distribuían listones con los colores de la bandera rusa y afiches con la leyenda: “Rusia es el futuro. ¡Participe en el referéndum!”.

En el campo de batalla, las fuerzas de Rusia y Ucrania intercambiaron ataques de artillería y con misiles. Ninguno de los dos cedió terreno.

Ataques con misiles rusos en la ciudad de Zaporiyia, en el sur del país, dejaron una persona muerta y cinco heridas, informaron las autoridades ucranianas. Funcionarios en la ciudad de Donetsk, bajo control de separatistas, señalaron que ataques de artillería ucraniana cobraron la vida de al menos seis personas.

___

Andrew Katell contribuyó desde Nueva York.