Tras el ataque a Cristina, el kirchnerismo se reagrupa y ya trabaja con miras a la elección de 2023

·4  min de lectura
La vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner al día siguiente del intento de asesinato
La vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner al día siguiente del intento de asesinato - Créditos: @Ignacio Sánchez

¿Qué cambió después del atentado contra Cristina Kirchner? Entre los dirigentes de filiación kirchnerista hay una respuesta unívoca: para ellos, el ataque magnificó el liderazgo de la vicepresidenta y aceleró la reorganización del oficialismo en torno a su figura. Un fenómeno que se venía dando desde hace un mes, con el alegato del fiscal Diego Luciani en la causa Vialidad, pero que ahora se potenció al punto que el ecosistema K comenzó a reagruparse para reafirmar su identidad y trabajar activamente para 2023.

“La bala que no salió la hizo candidata”, dijo, sin matices, un funcionario de identificación kirchnerista. El operativo clamor del kirchnerismo para que Cristina se postule a la presidencia el año próximo busca que, aún si la vice no quiere ir por un tercer mandato por motivos personales o políticos, ella se posicione otra vez como la gran electora del PJ. Es decir, que la oferta electoral del Frente de Todos esté atada a su voluntad.

Investigan un auto que Fernando Sabag Montiel abandonó, según su mecánico, porque no le puso más plata: “Él se fundió”

Esta circunstancia no estaba tan clara hace algunas semanas, cuando muchos referentes del kirchnerismo palpaban desencanto en sus filas e incluso reproches por cómo resultó la experiencia de gestión con Alberto Fernández. “Siempre nos achacaron las formas. Con Alberto cambiamos las formas y no funcionó. Llegó el momento de defender lo de fondo, lo que representa el kirchnerismo”, proclamó en las últimas horas un intendente del conurbano de llegada directa a la vicepresidenta.

Según pudo saber LA NACION, la alta dirigencia kirchnerista -integrada por La Cámpora, algunos dirigentes gremiales, legisladores y funcionarios- comenzó tímidamente a generar un ámbito de reencuentro para trabajar por el proyecto político de su jefa. “Ahora es el tiempo de la reagrupación del kirchnerismo. Hoy está claro para quien gobernamos y es para esos intensos que apoyan a Cristina. Tenemos que reconstruir la fuerza del kirchnerismo, con organización y acción”, concluyó uno de esos referentes.

La intendente de Quilmes, Mayra Mendoza, lidera la columna que ya comenzó a marchar desde Avellaneda
La intendente de Quilmes, Mayra Mendoza, lidera la columna que ya comenzó a marchar desde Avellaneda

Dos personas que encabezaron columnas el pasado viernes para movilizar a la Plaza de Mayo relataron la misma experiencia: que “volvieron muchos compañeros” que hace tiempo no se involucraban con las convocatorias del Frente de Todos.

Hugo Yasky, secretario general de la CTA, lo puso en estos términos: “Con el atentado en Recoleta se potenciaron dos fenómenos: la centralidad de Cristina como líder del oficialismo y la movilización de la gente en la calle. La dirigencia hoy está tres pasos atrás de esas circunstancias. Ahora tenemos que dar respuesta y reorganizarnos en función de esta nueva realidad”.

Posicionamientos

Los gobernadores, intendentes y dirigentes que integran otras tribus del Frente de Todos expresaron solidaridad con la vicepresidenta frente al ataque y se plegaron al libreto contra los “discursos de odio”. Pero aún no está claro cómo se posicionaran frente a la nueva fase expansiva del núcleo kirchnerista.

Cristina, sin dar señales públicas de cuál es el lugar que quiere ocupar en la oferta electoral del año próximo -cuando el senador José Mayans dijo que “sería bueno que compita” ella hizo un gesto con la mano para bajarle el tono- está muy activa en lo político. En la intimidad transmite que cree que hoy el oficialismo pierde los comicios, pero que el peronismo “se empezó a ordenar”. También hizo saber que conviene mantener el sistema de las PASO para fortalecer al Frente de Todos en jurisdicciones clave.

“Están claras las opciones. O ella es la candidata a presidenta o es la garante de una PASO como candidata en otro tramo de la boleta y con un postulante propio en la interna presidencial”, analizó un importante referente del conurbano de interlocución asidua con el kirchnerismo bonaerense.

Silencio

Cristina todavía no se pronunció tras el intento de homicidio perpetrado por Fernando Sabag Montiel en la puerta de su casa. El atacante no la mató de casualidad, porque la bala no ingresó en la recámara. “Ella le levanta el ánimo al resto, mostró mucha fortaleza en estas horas”, aseguró un funcionario de trato con la vicepresidenta. Aunque el kirchnerismo busca exhibir potencia política (en el Congreso, algunos legisladores oficialistas ya perciben la actitud prepotente de la troupe cristinista) en las filas de la vicepresidenta aún hay resabios de consternación por lo que pudo haber ocasionado Sabag Montiel.

Discurso del odio: lo que decían funcionarios y dirigentes kirchneristas antes y durante el gobierno de Macri

Tras una semana en la que su rutina diaria fue exhibida como un reality show en la puerta de su casa, la vicepresidenta se recluyó con sus íntimos y salió de la escena pública. Pasó el fin de semana lejos de Recoleta y regresó el lunes por la noche a su departamento.

Algunos referentes que orbitan cerca suyo no descartan que, cuando finalmente se pronuncie, Cristina haga algún tipo de convocatoria a todo el arco político. Había existido un atisbo de concordia instantes después del ataque, cuando los senadores Mayans y Juliana Di Tullio se repartieron los llamados para convocar a sus pares a una foto en la Cámara alta el jueves por la noche. Pero eso rápidamente se diluyó. Desde la cadena nacional que encabezó Fernández en adelante, el oficialismo optó por endilgarle la responsabilidad de lo sucedido a la oposición, los medios y la Justicia por los “discursos de odio”.