Tras el ataque a Arabia Saudita, Trump anuncia nuevas sanciones a Irán

LA NACION

WASHINGTON.- La contienda que se desató entre Estados Unidos e Irán tras el ataque a las instalaciones de la petrolera saudita, Aramco, sumó un nuevo capítulo. Después de que el líder iraní, el ayatollah Ali Khamenei, rechazara la postura de su par norteamericano y negara posibles negociaciones, el presidente estadounidense, Trump utilizó las redes sociales para informar que pidió al Tesoro aumentar las sanciones contra Irán.

"¡Acabo de instruir al secretario del Tesoro para que aumente sustancialmente las sanciones en el país de Irán!", escribió el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, a través de su cuenta de Twitter. Si bien no precisó en la publicación cuáles serían esas sanciones ni cómo se llevaría adelante, con este mensaje dejó a las claras su consideración de que fueron los iraníes quienes se encontraron detrás del ataque con drones a la petrolera saudita.

"Tan bueno que nuestro país ahora es independiente de la energía. Estados Unidos está en mejor forma que nunca. ¡El ejército más fuerte con diferencia, la economía más grande (ya ni siquiera cerca), número uno en energía!", completó Trump.

La publicación ocurrió después de que el líder iraní publicara que Estados Unidos tenía como objetivo "someter" a Irán y negó todo tipo de responsabilidad con el atentado.

"Al hablar de negociaciones los Estados Unidos no buscan una solución justa, sino, como dicen, hacer demandas para que Irán se someta. Para tales negociaciones deberían perseguir a quienes actúan como sus 'vacas lecheras'. La República Islámica es una república creyente en Dios y digna", escribió el líder en Twitter. Asimismo, de acuerdo con lo reportado por la televisora estatal iraní, dijo que "no habrá conversaciones con Washington a ningún nivel".

El ataque

Las tensiones que sacuden el Golfo Pérsico se agravaron tras un ataque durante el fin de semana a importantes sitios petroleros en Arabia Saudita. Según Washington, Irán fue el responsable de los incidentes, pero Teherán niega las acusaciones.

El ataque con drones, que provocó un incendio en una planta de procesado de petróleo y un campo petrolífero cruciales, fue reivindicado por los rebeldes hutíes de Yemen, aliados de Irán y que están en guerra con una coalición liderada por Riad que intenta reinstaurar al gobierno yemení reconocido por la comunidad internacional.

La crisis entre Irán y EE.UU. comenzó el año pasado con la decisión de Trump de retirarse del acuerdo nuclear firmado en 2015. Además, el republicano reimpuso y reforzó unas sanciones a la República Islámica, que por su parte en los últimos meses secuestró varios barcos de bandera internacional que pasaron por el golfo.

Agencias AP y AFP