Para atacar a Lula, Bolsonaro comparó a la Argentina con Venezuela y Nicaragua: “Son amigos del mafioso”

·3  min de lectura
El president Jair Bolsonaro, en las celebraciones por el bicentenario de la Independencia de Brasil. Jose Cruz/Agencia Brazil/dpa
El president Jair Bolsonaro, en las celebraciones por el bicentenario de la Independencia de Brasil. Jose Cruz/Agencia Brazil/dpa - Créditos: @Jose Cruz

RÍO DE JANEIRO.- Tras los actos por la mañana en Brasilia para conmemorar los 200 años del Día de la Independencia de Brasil, el presidente Jair Bolsonaro viajó a Río de Janeiro, donde pronunció otro discurso ante decenas de miles de seguidores, que llenaron las playas de Copacabana.

Durante un discurso de poco más de 15 minutos, centró sus ataques en la izquierda, citando gobiernos de otros países, y en su principal adversario para las elecciones del 2 de octubre próximo, el expresidente Luiz Inacio Lula da Silva (Partido de los Trabajadores, PT).

Tras señalar que los gobiernos de izquierda están marcados por la corrupción, el mandatario defendió que “este tipo de personas deben ser extirpadas de la vida pública”.

Comparen a Brasil con la Argentina, Venezuela y Nicaragua... Son amigos del mafioso que se presenta a las elecciones [por Lula]. Este tipo de personas tienen que ser extirpadas de la vida pública, tendremos un gobierno mucho mejor con nuestra elección, con la gracia de Dios”, dijo el mandatario ante la multitud, al lado de su candidato a vicepresidente, el general retirado Walter Braga Neto.

Bolsonaro saludó a su electorado evocando agendas conservadoras, como la posición contra la legalización de las drogas y el aborto. Afirmó que su gobierno presentó al pueblo cómo funciona el Congreso y el Supremo Tribunal Federal (STF) -en ese momento, el público respondió con abucheos a la Corte-, y subrayó que el Estado es laico, pero que es un presidente cristiano. Además, volvió a citar la corrupción. “Uso malas palabras, pero no soy un ladrón”, dijo el presidente, que nunca mencionó el nombre de su principal oponente en la carrera electoral, Lula, a quien se refirió, sin embargo, como un “mafioso de nueve dedos”.

Lula tiene nueve dedos porque perdió el meñique izquierdo cuando trabajaba en un torno en una fábrica metalúrgica en 1964 y era llamado “Nine” (nueve, en inglés) por el exjuez Sergio Moro y los fiscales de la operación Lava Jato.

El discurso también abordó la economía, con cifras, según él, muy positivas. Reconoció que hay inflación en el país, pero apuntó que la suba de precios sería menor a la registrada en Europa y Estados Unidos. Bolsonaro también defendió a empresarios atacados por la policía federal por “mensajes golpistas” en WhtasApp, como el millonario Luciano Hang, que estuvo hoy con el presidente en Brasilia y en Río.

Miles de simpatizantes de Jair Bolsonaro, en Copacabana, Río de Janeiro. (Photo by CARL DE SOUZA / AFP)
Miles de simpatizantes de Jair Bolsonaro, en Copacabana, Río de Janeiro. (Photo by CARL DE SOUZA / AFP) - Créditos: @CARL DE SOUZA

“Hoy estuve con los empresarios acusados de golpistas. Por el amor de Dios. Se violó su privacidad”, dijo, y pidió a los manifestantes que tomaran la decisión de “mantenerse en el camino correcto”.

“Queremos que los emprendedores y tú tengas la libertad de decidir tu futuro. Somos esclavos de nuestras decisiones. Mira tu vida pasada, principalmente para tomar tus decisiones. Estoy seguro de que saben qué hacer para mantenerse en el buen camino”, añadió.

El presidente dijo que su día terminará con su presencia en el partido entre Flamengo y Velez Sársfield, por la semifinal de la Copa Libertadores, en el estadio Maracaná.

O Globo/GDA