Así es el ataúd de la reina Isabel II

·2  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, septiembre 9 (EL UNIVERSAL).- El féretro con los restos de la reina Isabel II permanecerá en Escocia hasta el martes. El domingo será llevado al Palacio de Holyrood, en Edimburgo, residencia oficial de los monarcas allí. El lunes será llevado en procesión a la catedral de Saint Giles, donde habrá un servicio religioso.

El ataúd tendrá ciertas características. Esto es lo que sabemos:

Estará envuelto en el estandarte real y encima se colocará la Corona Imperial.

El estandarte real representa a la soberana y a Reino Unido. Luce tres leones dorados para Inglaterra, un león rojo por Escocia y un arpa por Irlanda.

La Corona Estatal Imperial

Lleva el famoso Rubí del Príncipe Negro. En realidad no es negro ni es un rubí, sino una espinela, roja sin cortar, propiedad de la familia real británica desde 1367. Es una de las espinelas sin tallar más grandes del mundo. Su peso estimado es de 170 quilates, y tiene una longitud de casi 5 centímetros.

El rubí se ubica justo encima de la Estrella Menor de África, o Cullinan II, uno de los diamantes pulidos más grandes del mundo.

En la parte superior, la corona lleva el Zafiro de San Eduardo, nombrado así en honor al rey Eduardo El Confesor, que colocó la gena en su anillo alrededor de 1042. El zafiro desapareció en el gobierno de Oliver Cromwell, pero fue localizado y en el reinado de Victoria la piedra se colocó en la corona imperial.

Una vez que el féretro llegue a Buckingham, el martes, descansará en una plataforma elevada, conocida como catafalco, bajo el techo de madera medieval de la sala del siglo XI. Cada esquina de la plataforma estará custodiada por soldados de las unidades que sirven a la Casa Real.

Un día después, el ataúd será llevado al Palacio de Westminster, sede del Parlamento, donde será colocado en el Westminster Hall. Además del estandarte real y la corona estatal, se colocará encima del ataúd el orbe del soberano y el cetro de la cruz.

El orbe del soberano simboliza el mundo cristiano. Lleva una cruz montada en un globo terráqueo y bandas de joyas divididas en tres secciones, representando los tres continentes que se conocían en la época medieval.

El cetro lleva en la punta la gema Cullinan I. Es uno de los diamante Cullinan más grandes que existen (tiene más de 530 quilates). El cetro tiene 92 centímetros de longitud. La varilla es de oro.