La asistencia de Juan Carlos I al funeral de Isabel II suscita el rechazo de la izquierda española

·3  min de lectura

Por Angus MacSwan

LONDRES, 19 sep (Reuters) - La presencia del rey emérito Juan Carlos I en el funeral de Estado de la reina Isabel II de Reino Unido ha suscitado críticas en su país y un partido político lo ha calificado de "delincuente fugado".

La delegación oficial española está encabezada por el rey Felipe VI y su esposa, la reina Letizia. Felipe llegó al trono cuando su padre abdicó en 2014 en medio de una serie de escándalos.

Pero Juan Carlos, emparentado con la difunta reina Isabel II, recibió una invitación privada para asistir, confirmó una fuente del Gobierno británico.

Su asistencia junto a la delegación oficial de España ha levantado suspicacias, ya que ahora vive exiliado en Abu Dabi.

El domingo, Juan Carlos, de 84 años, y su esposa, la reina Sofía, fueron fotografiados en una recepción en el Palacio de Buckingham, en Londres.

La Casa Real española dijo que Sofía, quien todavía vive en España, viajaría a Londres con el rey y la reina, pero que en lugar de unirse a ellos en la Embajada española se alojaría en el mismo hotel que su esposo Juan Carlos "por razones logísticas y organizativas".

Una fuente del Gobierno español dijo a Reuters que la Casa Real española se había encargado de estos preparativos para el funeral de la reina Isabel II. "Les dejamos a ellos", dijo la fuente.

La popularidad de Juan Carlos, que en su día fue venerado por su papel en la transición de España a la democracia, cayó en picado por escándalos financieros y por el malestar popular que provocó un viaje a África para cazar elefantes en plena crisis económica española.

Los fiscales españoles investigaron las acusaciones de fraude en España y Suiza, pero la investigación se abandonó por falta de pruebas y por prescripción del delito. Juan Carlos se ha negado a comentar las diversas acusaciones de irregularidades.

Sin embargo, todavía podría ser juzgado en Reino Unido en un caso de acoso presentado contra él por su antigua amante, Corinna zu Sayn-Wittgenstein. Él ha negado las acusaciones.

La formación de izquierda Unidas Podemos, el partido menor de la coalición de Gobierno en España, criticó la presencia del rey emérito en el funeral.

"Invitar a un delincuente fugado a un funeral de Estado deja claro cómo queda la monarquía en España y en Reino Unido", dijo el portavoz de Podemos, Pablo Echenique, en una conferencia de prensa la semana pasada.

Gerardo Pisarello, diputado español en representación del brazo catalán de Podemos, En Comú Podem, dijo al sitio web de noticias español El Debate que las monarquías eran "obsoletas y anacrónicas".

Añadió en un discurso en el Congreso de España el lunes: "Basta ya de engañar a la gente con cuentos de hadas sobre la monarquía (británica y española), es mucha la historia negra que las rodea".

Juan Carlos y la reina Isabel II estaban emparentados, ya que ambos eran tataranietos de la reina inglesa Victoria.

(Información de Angus MacSwan, Graham Keeley y Belén Carreño; editado en español por Benjamín Mejías Valencia)