El Vaticano responde a renuncia de superviviente a comisión

Por NICOLE WINFIELD

ROMA (AP) — El papa Francisco está "completamente resuelto" a erradicar los abusos de la Iglesia, pero reconoció que su comisión asesora debe reagruparse tras la publicitada renuncia de la sobreviviente irlandesa Marie Collins, dijo el jueves el principal asesor del pontífice para asuntos de abusos sexuales.

El cardenal Sean O'Malley dijo ante un seminario sobre protección de niños que la comisión siempre ha tenido como prioridad a "las víctimas primero" y que asegurar la participación de los sobrevivientes era un punto importante de la agenda de la sesión plenaria que el grupo tendrá a partir del viernes.

La interrogante clave que enfrenta la comisión es, "¿cómo pueden las víctimas y sobrevivientes seguir teniendo una voz fuerte en nuestra tarea y ayudarnos a guiarla?", agregó.

Collins renunció el 1 de marzo a su puesto en la comisión, citando una "inaceptable" falta de cooperación de la oficina de doctrinas del Vaticano a la hora de aplicar las propuestas de la comisión. Su salida asestó un golpe a la credibilidad de la comisión, dejándola sin la participación de ningún superviviente, y volvió a crear dudas sobre el compromiso que tiene el Vaticano para luchar contra los abusos, cuidar a los sobrevivientes y aceptar el conocimiento de expertos que no son del clero.

Varios cardenales del Vaticano, incluido el número dos de Francisco, el cardenal Pietro Parolin, asistieron a la conferencia, así como los dirigentes de congregaciones encargados de tratar con obispos, órdenes religiosas y laicos, una señal clara de apoyo para la comisión y su trabajo. Fue notable la ausencia del cardenal Gerhard Mueller, cuya oficina es responsable de procesar casos de abuso y quien fue el principal blanco de las críticas de Collins.

Parolin llegó a la conferencia para escuchar una evaluación devastadora de los efectos que el abuso ha tenido en la credibilidad de la Iglesia católica en Australia, donde la investigación de una comisión real reveló que un 7% de sacerdotes católicos había sido acusado de molestar a unos 4,444 niños entre 1980 y 2015.

"Seguro, podría ocurrir en otras instituciones. Seguro que ocurre en familias, Pero el hecho que ocurrió en la Iglesia católica dice algo sobre la corrupción en la Iglesia católica", dijo Francis Sullivan, jefe del concilio de obispos australianos, que está coordinando la respuesta de la Iglesia a la investigación de la comisión real. "Tenemos que aceptar ese cáncer".

___

Nicole Winfield está en www.twitter.com/nwinfield