Anuncios

Asesinan a cabecilla de banda criminal en restaurante en playa de Río de Janeiro

RÍO DE JANEIRO (AP) — El presunto cabecilla de una banda criminal fue asesinado en un restaurante playero en Río de Janeiro, informó la policía.

Sérgio Rodrigues da Costa Silva, de 44 años, fue abatido el domingo y hallado muerto en el lugar cuando acudió la policía, que acordonó la zona para investigar el hecho, indicó la fuerza pública.

Medios locales identificaron a Silva como el jefe de un grupo del crimen organizado conocido como una milicia y señalaron que el grupo extorsionaba a los residentes a cambio de protección y negociaba con bienes raíces y vehículos robados.

El asesinato recordó a uno similar en un restaurante playero hace unos meses, donde hombres armados mataron a tiros a tres médicos e hirieron a un cuarto. Se piensa que ese fue un caso de identidad equivocada y que los asesinos pensaban que uno de los médicos era líder de una milicia.

Las milicias en Brasil son distintas a las pandillas narcotraficantes, que también controlan sectores importantes de Río. Las milicias surgieron en la década de 1990, originalmente creadas por expolicías, exbomberos y exsoldados que deseaban combatir la anarquía en sus barrios. Le cobraban a los residentes a cambio de protección y otros servicios, y más recientemente incursionaron también en el tráfico de drogas así como otras actividades ilegales.

Más del 10% de los 12 millones de habitantes de la zona metropolitana de Río viven en zonas controladas por milicias, según un estudio realizado en 2022 por el grupo sin fines de lucro Fogo Cruzado y un grupo de investigadores en temas de seguridad de la Universidad Federal Fluminense. Controlan el 25% de los barrios en la ciudad de Río, abarcando más de la mitad de su territorio, halló el estudio.

En diciembre, uno de los máximos líderes de las milicias en Río se rindió tras negociar con las autoridades locales. Luiz Antônio da Silva Braga, mejor conocido como Zinho, tenía 12 órdenes de arresto en su contra, dijo la policía federal.

El gobernador local calificó a Zinho de “el enemigo número uno de Río” y felicitó a los agentes por haberlo arrestado.