Anuncios

Asesinan a balazos a una activista que buscaba a su hermano en el norte de México

CIUDAD DE MÉXICO (AP) — Una activista que buscaba a su hermano fue asesinada a balazos el jueves en el estado mexicano de Baja California, menos de un mes después del secuestro y desaparición de otra activista en el centro del país.

Ángela León, presidenta del colectivo de búsqueda “Unión y Fuerza por Nuestros Desaparecidos”, fue asesinada en el municipio de Tecate, anunció en un comunicado la Comisión Estatal de los Derechos Humanos de Baja California, que exigió a las autoridades estatales investigar y esclarecer el hecho.

León fue atacada en su salón de belleza de la colonia Loma Alta, informó la Fiscalía General de este estado del norte del país.

La fiscal general de Baja California, María Elena Andrade, condenó el homicidio de León y anunció que se inició una investigación sobre el caso.

León buscaba de forma voluntaria a su hermano desde 2018, lo que la llevó a dirigir el colectivo y a participar en diferentes procesos de búsqueda.

A mediados de enero, la activista Lorenza Cano Flores, quien es integrante del colectivo “Salamanca Unidos Buscando Desaparecidos”, fue secuestrada y desaparecida en el municipio de Salamanca, estado de Guanajuato, en la región central de México. En el hecho fueron asesinados su esposo e hijo.

Cano Flores, de 55 años, buscaba a su hermano José Cano Flores, quien fue reportado como desaparecido desde agosto de 2018.

Hace nueve meses la activista Teresa Magueyal, que también buscaba a su hijo desaparecido, fue asesinada en Guanajuato, una de las seis entidades más violentas de México junto con el Estado de México, Baja California, Chihuahua, Jalisco y Michoacán. Desde 2021, al menos seis buscadores voluntarios han sido asesinados en el país.

En México hay más de 114.000 personas reportadas como desaparecidas, y a menudo sus familiares tienen que buscarlas debido a la falta de acción por parte de la Fiscalía y la policía.

Gran parte del trabajo de búsqueda en el país ha sido asumido por los grupos de voluntarios conocidos como “colectivos”, los cuales están conformados por las madres y otros familiares de las personas desaparecidas.