Anuncios

El presidente de Ecuador insiste en una subida de impuestos rechazada por mayoría en la Asamblea

QUITO (AP) — La Asamblea de Ecuador rechazó la subida de impuestos que planteó el presidente Daniel Noboa para obtener 1.300 millones de dólares adicionales, aludiendo a la necesidad de aumentar los recursos destinados a combatir la violencia en el país. Pero esa decisión legislativa fue objetada horas después por el mandatario.

El proyecto de ley del gobierno planteaba una subida del Impuesto al Valor Agregado, de un 12% a un 15%, por dos años y, tras ese periodo, que se quedara en un 13%. Cosechó el voto negativo de 83 legisladores de un total de 137.

Cuando presentó el texto, el presidente Noboa argumentó que una guerra contra las organizaciones criminales requiere de mucho dinero y de “medidas duras”. El mandatario había decretado días antes que Ecuador se encuentra en “conflicto armado interno” ante la violencia que atenaza al país desde hace más de tres años, con un incremento sostenido de asesinatos cada año, que las autoridades atribuyen a la pugna entre bandas vinculadas con el narcotráfico.

Tras el rechazo del Legislativo, el mandatario objetó la decisión para insistir en la subida tributaria, “que en ningún caso podrá ser inferior al 13% ni mayor al 15%”, atribuyéndola a las condiciones de las finanzas públicas y de balanza de pagos.

Y añadió que los ecuatorianos “no pueden esperar un solo día más para que la lucha contra el terrorismo se fortalezca”.

El veto presidencial debe ser conocido por los legisladores en los próximos días, que tendrán que reunir 92 votos para ratificarse en su propio texto o para oponerse a la nueva propuesta de Noboa.

La objeción parcial del mandatario dejó sin efecto otras medidas aprobadas por la Asamblea para cargar con más impuestos a las utilidades de la banca, las grandes empresas y a la salida de divisas. Pero mantiene la reducción de los impuestos de 12% a 5% a los materiales de construcción, para dinamizar la economía, de acuerdo con las autoridades.

El presidente ecuatoriano busca ingresos económicos extraordinarios por unos 1.300 millones de dólares con los que, según justificó, el Estado pueda enfrentar al crimen organizado y, además, aliviar los problemas fiscales.

El gobierno, que ha admitido que no cuenta con dinero para pagar los salarios de enero de los empleados públicos, ha señalado que también tiene previsto reducir el tamaño del estado por unos 1.000 millones de dólares y eliminar subsidios a los combustibles por unos 550 millones.