Artistas de cinco continentes grabaron un emotivo video musical para pedir por las personas desaparecidas en el mundo

·4  min de lectura
Desde el 30 de agosto, y por dos semanas, se celebra el Día Internacional de las Personas Desaparecidas
Desde el 30 de agosto, y por dos semanas, se celebra el Día Internacional de las Personas Desaparecidas

Miles de personas desaparecen en el mundo cada año por diversas causas, como conflictos armados, violencia de distintas características, desastres naturales y migraciones forzadas, entre otras. Para mantener activo el reclamo y acompañar a sus familiares, todos los 30 de agosto se celebra el Día Internacional de las Personas Desaparecidas, un homenaje que dura dos semanas. Para conmemorar ese fecha tan importante para las familias, el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) y Playing For Change lanzaron una campaña para mantener las búsquedas activas y respaldar a quienes siguen tratando de dar con el paradero de sus seres queridos.

La pieza principal de la campaña es un video musical en el que artistas de cinco continentes pusieron su talento en acción para destacar esta problemática global que afecta a miles de personas. Juntos grabaron un cover de la canción “I Still Haven’t Found What I am Looking For”, de la banda U2, y así decirle a los familiares de las personas desaparecidas que no están solos.

“Este es el video más importante que hemos hecho porque nos conecta con las raíces de nuestra humanidad y pregunta directamente en qué tipo de mundo queremos vivir. Una cosa que he aprendido es que una canción puede cambiar el mundo. Cuando sentimos algo, tenemos el poder de actuar en consecuencia”, dijo Mark Johnson, cofundador de Playing For Change.

El video contó con la participación de cantantes y músicos como Marfa Kurakina y Paulo Heman, de Brasil; Kátsica Mayoral, Andrea García y Rodrigo Cadena, de México; David Giosa, de Argentina; Sherieta Lewis y Roselyn Williams, de Jamaica; Louis Mhlanga, de Zimbabwe; Roberto Luti, de Italia; Daniel Lanois, de Canada; François Causse y Madjid Fahem, de Francia; Roopak Naigaonkar y Tushar Lall, de India; Sosha Choir, de Sudáfrica; John Cruz, Olivia y Michael Ruff, de Estados Unidos; Amaan Choir, con los solistas Hala Al-Sadder y Rebal Alkhodari, de Jordania; Prince Diabaté, de República de Guinea; Glen David Andrews Band, Chris Pierce e Inara George, de Estados Unidos.

“Los familiares nunca dejan de buscar a sus seres queridos. Es importante seguir brindándoles apoyo y, para ello, se precisa genuina voluntad política y coordinación de todas las partes interesadas. De esa forma podremos atender las diversas necesidades de las familias, darles apoyo económico y también emocional para la búsqueda”, dijo Susana López, Asesora Regional de Restablecimiento de Vínculos Familiares y Personas Desaparecidas, del CICR en las Américas.

En todo el mundo, miles de familiares siguen buscando a sus seres queridos y apoyándose entre ellos en esa tarea. En el camino, muchos han diversificado las formas de llevar a cabo esa búsqueda, por ejemplo, a través de medios virtuales como las redes sociales.

Hasta no tener una respuesta cierta, la búsqueda de los familiares no para. Carmen Murtiola es venezolana y no conoce el paradero de su hijo Juan. Ella aseguró que no se dará por vencida. “Lo recordamos todos los días por cualquier cosa que él hacía, que él decía. Él era muy ocurrente. Todo el tiempo pensamos en él”.

Por su parte, Girlliany Costa, de Brasil, quien hace años que espera que aparezca su hijo Francisco Douglas también dijo que no dejará de buscarlo. “Mientras viva en esta Tierra buscaré a mi hijo. No voy a renunciar. Muchas cosas en nuestra familia cambiaron después de su desaparición. Uno piensa que algo así nunca le va a suceder”, lamentó Costa.

La labor del CICR en América Latina

En América Latina, el CICR apoya a los familiares de personas desaparecidas en Brasil, Colombia, El Salvador, Guatemala, Honduras, México Panamá, Perú y Venezuela. El CICR reconoce que, así como las personas que desaparecen, sus familiares también son fuertemente afectados por la desaparición y deben tener sus necesidades específicas atendidas. “Las familias sufren diversas consecuencias emocionales y psicosociales, muchas veces agravadas por dificultades legales y económicas”, informaron desde el CICR.

A su vez, el CICR trabaja para fortalecer la capacidad de las autoridades de los Estados para responder a estas necesidades y para promover la adopción de políticas que contribuyan en busca de de las personas desaparecidas, a la protección de sus familias y a la dignidad de las personas fallecidas.

“Averiguar la suerte y el paradero de las personas desaparecidas es un reto diario para el que se requieren mecanismos eficaces y coordinados de búsqueda, así como procesos forenses de calidad”, concluyeron desde el CICR.