Arte y comida, los cuadros que las representan

Érika Choperena
·4  min de lectura

La comida va mucho más allá de una necesidad para los seres humanos; diversos artistas la han retratado a lo largo de la historia en cuadros que hoy no solo son una referencia de la época, también una oda al arte de comer.

Pintar esos ingredientes cotidianos es plasmar la belleza cotidianeidad y la mortalidad humana, observar a través de los ojos del artista, lo tradicional de su época que inmediatamente forma parte de la historia.

Las obras también plasman otros detalles como el lugar, el tiempo, los valores, una situación social o económica y hasta las modas. Cada artista bajo su propio estilo y visión nos permite observar a través de sus ojos la época y su estética.

Aunque hay innumerables obras de arte basadas en la comida o en el acto de comer, aquí van algunas de las más icónicas.

Una línea del tiempo

En la antigüedad existían fiestas conocidas como bacanales, nombradas así en honor al dios Baco; sin embargo, su significado también hacía referencia al desenfreno de comer, beber e incluso tener sexo. Los romanos y los griegos pintaban estas fiestas para recordarlas.

Por su parte, los egipcios que colocaban joyas, alimentos y otros artículos dentro de las tumbas también lo reproducían en pinturas con la intención de que sus muertos pudieran comer en “el más allá”.

Englobar a la Edad Media y el Renacimiento significa conjuntar muchos siglos pero si existe algo en común es que la comida en estos siglos representada en pinturas tenían un propósito estético y simbólico. Por ejemplo, representaban ideas como la fertilidad, el erotismo, el pecado o la riqueza.

Con el avance de los siglos, en el XVII pintar comida también podía ser un encargo de quienes querían representar su estatus.

En el siglo XIX, Pierre-Auguste Renoir, Vincent Van Gogh, Jean Francois Millet o Paul Cézanne ilustraron la vida real, lo cotidiano. Desde las espigadoras hasta los granjeros, desde las papas hasta la naturaleza muerta.

Para la primera parte del siglo XX y las nuevas corrientes como el cubismo y el dadaísmo siguen colocando a la comida como una de las protagonistas, por ejemplo, Edward Hopper representa a la sociedad de la época a la hora de la comida.

En la segunda parte del siglo XX hay exponentes como Pablo Picasso, Salvador Dalí o René Magritte por una parte y el lado de la cultura pop representado por Andy Warhol, Roy Lichtenstein, James Rosenquist o Wayne Thiebaud. Todos ellos protagonizan el lado contemporáneo de lo que hoy en día son símbolos artísticos de la comida.

Verano

Si alguien tenía en la mente a la naturaleza para representar seres humanos ese fue Giuseppe Arcimboldi, un pintor italiano que con la corriente manierista representó el rostro humano con frutas, verduras, flores, plantas y otros objetos.

Verano es una de sus pinturas en donde plasma a una mujer y fue hecha en el año 1573.

Bodegón de desayuno

Floris Van Dick fue un pintor barroco de Países Bajos que representaba en sus pinturas bodegones, también conocido como naturaleza muerta; pueden ser objetos como frutas, comida y plantas o hechos por los humanos como antigüedades, joyas, utensilios de cocina y comedores.

Bodegón de desayuno es una mesa con frutas, quesos, pan y agua pintado en el año de 1613.

Las espigadoras

espigadoras millet arte y comida cuadros
espigadoras millet arte y comida cuadros

Cuando Jean François Millet pintó el cuadro de las espigadoras en 1857 no solo hizo un retrato de lo que sucedía en esos momentos en la sociedad francesa, plasmó toda una historia y una serie de detalles que ha sido analizada a lo largo de los años.

Espigar es un oficio que hoy en día existe pero ha evolucionado, ya no solo se espiga en el campo, los centros comerciales y los desechos que producen son una gran oportunidad para quienes se dedican a esto.

La autómata

El silencio, la soledad y el aislamiento en una gran ciudad están reflejadas en la obra La Autómata de Edward Hopper.

Le da el nombre no por la mujer sino por los automats que eran locales sin meseros en donde los clientes colocaban unas monedas en la máquina del café y así obtenían su bebida.

Este cuadro fue pintado en 1927 bajo la corriente del nuevo realismo.

La cesta de pan

Existen dos obras de Salvador Dalí con el mismo nombre, una de 1926 y otra de 1945. “Cocinar y pintar son dos artes afines” mencionaba el pintor surrealista que plasma un alimento sencillo pero fundamental.

Con fondo negro, iluminación dramática y misteriosa y un ilusionismo perfectamente detallado estas obras marcaron sin duda un hito en su carrera.

Latas de sopa Campbell

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida por Manoushka (@manoushkajoueauxbilles) el 26 de Oct de 2019 a las 5:12 PDT


El artista plástico y cineasta Andy Warhol es uno de los representantes de la cultura pop y las latas de sopa Campbell son muestra de ello.

Se dice que en sus procesos artísticos comer esta marca y llenar su mesa de Coca Cola era algo común; probablemente de ahí tuvo la inspiración para estas 32 latas en las que los detalles no son del todo protagonistas pero sin duda son el secreto.