El arresto de Joe A. Martínez trae nueva dinámica a la Comisión de Miami-Dade | Editorial

·4  min de lectura
Pedro Portal/pportal@miamiherald.com

Unas 48 horas después de salir de la cárcel del condado, el comisionado de Miami-Dade Joe A. Martínez se ausentó el jueves de su asiento en el estrado, un asiento que esperaba convertir en una mayor influencia en la comisión y en una candidatura para el nuevo puesto de alguacil del condado.

Pero los planes mejor trazados podrían verse desbaratados por una acusación por haber recibido presuntamente $15,000 a cambio de elaborar una propuesta de ley para ayudar a un propietario que se enfrentaba a la aplicación del código, según la Fiscalía del Estado.

Martínez se enfrenta a cargos de compensación ilegal y conspiración para cometer una compensación ilegal.

Ha dejado claro que cree que la investigación de cinco años sobre sus presuntas irregularidades tiene una motivación política para frenar sus ambiciones de ser alguacil, un puesto que el ex policía de Miami-Dade ha reclamado públicamente como suyo durante meses. Las elecciones son en 2024.

El jueves, Martínez envió un mensaje al presidente de la Comisión, José “Pepe” Díaz, diciendo que no estaría en la reunión para evitar ser una distracción.

Demasiado tarde, comisionado.

Con el fantasma del arresto de Martínez aún fresco en la cámara, la reunión del jueves, que requirió carpetas gigantes para contener el enorme orden del día, se suspendió justo después de la 1:30 p.m. Algo inaudito, según coincidieron en broma la mayoría de los presentes en el estrado.

“Creo que es un récord”, dijo el presidente Díaz sobre la velocidad de rayo con la que la comisión trató punto por punto.

En otras palabras, se hizo poco trabajo en favor de los residentes del condado, y no es una broma.

Han surgido rumores de que el gobernador Ron DeSantis, que tiene el poder de hacerlo, planea suspender a Martínez de su cargo.

Un gobernador no ha destituido a un comisionado de Miami-Dade desde 2001, cuando la comisionada Miriam Alonso fue acusada de malversar fondos de una campaña política.

Independientemente de cómo se desenvuelva este triste capítulo, el arresto de Martínez ya perturbó la operación de la comisión no partidista, que, desgraciadamente, se vuelve más partidista con cada elección.

La posible salida de Martínez del estrado dejaría a la comisión con una persona menos, por ahora, y claramente sin un veterano que se mantenga en pie cuando la comisión tenga un total de cinco nuevos miembros tras las elecciones de noviembre.

Los comisionados de larga duración que se van son: Sally Heyman, Rebeca Sosa, Jean Monestime, Javier Souto y Díaz. Tres nuevos miembros fueron elegidos en agosto: Anthony Rodríguez, Juan Carlos “J.C” Bermúdez y Danielle Cohen Higgins, que fue nombrada inicialmente. En noviembre se resolverán otras dos contiendas.

Consciente de su condición de veterano de la comisión, Martínez pudo haber planeado postularse a presidente de la comisión y estaba usando las primarias de agosto para atraer a dos aliados haciendo grandes donaciones a las campañas de Rodríguez y Kevin Marino Cabrera para la comisión. Cabrera se encuentra en una segunda ronda.

Martínez estaba a punto de convertirse en el aparente líder de la comisión, aunque solo fuera por su tiempo y experiencia allí. Eso es importante en la comisión en lo que respecta a dirigir reuniones y aprender a conseguir que se apruebe la legislación en un órgano formado por 13 comisionados que representan otros tantos distritos.

Al mismo tiempo, Martínez parecía estar trabajando para consolidarse como el candidato obvio a alguacil del condado, ahuyentando a cualquier otro contendiente con su comportamiento jactancioso...

Martínez suele llegar a las cámaras de la comisión vestido con un traje de tres piezas y armado con una pistola oculta, según ha informado el Miami Herald. Puede ser combativo en el estrado y a menudo se opone a lo que considera ideas novedosas.

Pero todo el “Juego de Tronos” de Martínez es probablemente inútil, dicen los observadores, pero será una presencia en el estrado, esté o no esté.

Conseguir que las cosas se hagan en la comisión probablemente llevará más tiempo mientras se espera a que todos los nuevos miembros se pongan al día. Los miembros más informados, nuevos y francos, como Raquel Regalado, Oliver Gilbert, Kionne McGhee y Eileen Higgins, tendrán que ir más despacio para los demás. Pese a su actitud brusca y sin rodeos en el estrado, Martínez sabía controlar el mazo. Cuando llegue noviembre, todos los comisionados serán novatos en el ejercicio del cargo.

Es probable que tengamos que acostumbrarnos a que la comisión funcione a un ritmo más lento durante un tiempo, pero finalmente los nuevos miembros tendrán un camino claro para emerger como líderes no partidistas y unificadores en una comisión en la que el bien de todo el condado y de sus 2.7 millones de residentes, no solo de “mi distrito”, sea una prioridad. Estamos de acuerdo en que no será tan fácil, pero lo alentamos.