Arrestaron apenas aterrizó en Brasil al exministro de Bolsonaro investigado por el asalto a los edificios de los tres poderes

Jair Bolsonaro y su entonces ministro de Justicia, Anderson Torres
Jair Bolsonaro y su entonces ministro de Justicia, Anderson Torres - Créditos: @EVARISTO SA

BRASILIA.- Anderson Torres, exministro de Justicia del expresidente brasileño Jair Bolsonaro, fue detenido este sábado en el aeropuerto de Brasilia al arribar desde Estados Unidos, investigado por presunta “omisión y connivencia” con el asalto al Congreso, el Tribunal Supremo y el palacio presidencial del 8 de enero.

Torres, quien fungía como secretario de seguridad de la capital el día que miles de simpatizantes de Bolsonaro arrasaron las sedes de los poderes públicos, aterrizó en la capital brasileña proveniente de Estados Unidos la mañana de este sábado para presentarse ante la justicia.

Su prisión preventiva había sido decretada el pasado martes por el juez del Supremo Tribunal Federal (STF) Alexandre de Moraes en el marco de las investigaciones sobre los ataques a la sede de los tres poderes el pasado domingo.

Anderson Torres
Anderson Torres - Créditos: @Eraldo Peres

Torres llegó en un vuelo de Gol procedente de Miami, que aterrizó en el Aeropuerto Internacional de Brasilia a las 7.17 de este sábado.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

La entrega de Anderson Torres fue negociada con la Policía Federal por sus abogados, que buscaron evitar imágenes del momento de la detención. Según los informes, el exministro fue arrestado poco después de abandonar el avión.

Torres estaba de vacaciones con su familia en Florida, como el propio Bolsonaro, y fue exonerado del cargo de secretario de Seguridad de Brasilia poco después de las violentas manifestaciones del domingo, cuando un grupo de seguidores del expresidente ingresó a la sede de los Tres Poderes.

Desde Miami, Torres había anunciado a través de redes sociales que regresaría a Brasil para presentarse ante la justicia y defender su inocencia.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Según información de Flávio Dino, actual ministro de Justicia, el plan de protección de Brasilia fue modificado horas antes de las protestas, con fuerte reducción del esquema de seguridad y del número de policías que vigilarían la Explanada de los Ministerios.

Inquietante borrador

Esta semana, además, la Policía Federal encontró en la casa de Torres el borrador de un decreto para desconocer el resultado de las elecciones que consagraron a Lula.

El propio Torres admitió la existencia del documento que “iba a ser triturado oportunamente en el ministerio”.

En su cuenta de la red Twitter, el exministro escribió que el papel “fue filtrado fuera de contexto, ayudando a alimentar narrativas falaces” en su contra, y remarcó que tiene “la conciencia tranquila” y que respeta la democracia.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

El documento es una minuta de un decreto para que el entonces presidente Bolsonaro pudiera instaurar el estado de defensa en la sede del Tribunal Superior Electoral (TSE), en busca de revertir el resultado de las elecciones que ganó Lula.

Bolsonaro, también investigado

Torres llegó a Brasil horas después de que el juez Alexandre de Moraes autorizara también a incluir a Bolsonaro en su investigación para determinar quién incitó los disturbios del 8 de enero en la capital de Brasil.

Según el texto de su fallo, De Moraes concedió la solicitud de la Fiscalía General que mencionaba un video que Bolsonaro publicó en Facebook dos días después de la revuelta. En el video se afirmaba que el presidente Luiz Inácio Lula da Silva no obtuvo el puesto por mayoría de votos, sino que más bien fue elegido por el Supremo Tribunal Federal y la autoridad electoral brasileña.

Los fiscales del grupo recién formado para combatir actos antidemocráticos alegaron horas antes que, aunque Bolsonaro publicó el video después de los disturbios, su contenido era suficiente para justificar investigar su conducta antes de ellos. El exmandatario lo borró la mañana después de que lo publicó.

Bolsonaro está instalado en un suburbio de Orlando desde que abandonó Brasil a finales de diciembre, y no asistió a la investidura de su sucesor el 1 de enero. Algunos legisladores estadounidenses han pedido al presidente Joe Biden que cancele su visa.

Tras la decisión del juez a última hora del viernes, el abogado de Bolsonaro, Frederick Wassef, dijo en un comunicado que el expresidente “repudia vehementemente los actos de vandalismo y destrucción” del 8 de enero, pero culpó a supuestos “infiltrados” en la protesta, algo que también han afirmado sus partidarios de extrema derecha.

El comunicado también dice que Bolsonaro “nunca tuvo ninguna relación o participación con estos movimientos sociales espontáneos”.

Agencias AFP, Télam, AP y O Globo (GDA)