Anuncios

La armera que cargó la pistola implicada en el incidente de Alec Baldwin comparecerá en el juicio: lo que debes saber

En una fotografía sin fecha de la Oficina del aguacil del condado de Santa Fe aparece Hannah Gutierrez-Reed. (Oficina del aguacil del condado de Santa Fe vía The New York Times)
En una fotografía sin fecha de la Oficina del aguacil del condado de Santa Fe aparece Hannah Gutierrez-Reed. (Oficina del aguacil del condado de Santa Fe vía The New York Times)

La maestra en armas que cargó la pistola con la que Alec Baldwin estaba ensayando en un plató en 2021, cuando esta disparó una bala real y asesinó a la directora de fotografía de la película, comparecerá en un juicio en Nuevo México esta semana, acusada de homicidio involuntario.

El juicio en torno a la armera, Hannah Gutierrez-Reed, marcará la primera vez que un jurado emitirá un veredicto sobre el tiroteo ocurrido el 21 de octubre de 2021 en el plató de la película “Rust”, que cobró la vida de su directora de fotografía, Halyna Hutchins. El mes pasado, un gran jurado acusó a Baldwin de homicidio involuntario en relación con el incidente; él se declaró no culpable y será juzgado por separado más adelante.

Se prevé que el juicio, a celebrarse en el Tribunal del Primer Distrito Judicial en Santa Fe, Nuevo México, dure unas dos semanas.

Gutierrez-Reed, de 26 años, ha sido acusada de negligencia criminal en su manejo de armas en el plató del filme wéstern. Los fiscales afirman que ella no revisó de manera adecuada que las balas cargadas al revólver calibre .45 fueran todas de salva, que son cartuchos inertes sin proyectil utilizados para dar la apariencia de balas reales frente a la cámara, pero que no se disparan.

“Su función principal como maestra en armas en la película ‘Rust’ era garantizar la seguridad en el uso de armas”, escribió la fiscal principal del caso, Kari T. Morrissey, en un documento presentado ante el tribunal. “Su descuido imprudente derivó en la muerte innecesaria de otro ser humano”.

Gutierrez-Reed se declaró no culpable, y sus abogados han argumentado que la tomaron como el “chivo expiatorio” de un accidente trágico. Culparon a alguien más por la introducción de las municiones reales al plató y plantearon que la producción minimizó la seguridad para reducir costos, lo cual incluyó una sobrecarga de trabajo para Gutierrez-Reed con dos trabajos que le impedían concentrarse de lleno en sus deberes relacionados con las armas y las municiones.

¿De qué se le acusa a Gutierrez-Reed?

Los fiscales, Morrissey y Jason J. Lewis, han afirmado en documentos judiciales que, de todas las personas involucradas en el tiroteo letal ocurrido en el plató de “Rust”, Gutierrez-Reed es la “acusada más culpable”, pues la señalan no solo de conducta negligente en el día de la tragedia, sino también en los días anteriores al incidente.

“Gutierrez a menudo dejaba las armas y las municiones desatendidas en su carrito de utilería o en otros lugares”, escribió Morrissey en una declaración judicial este mes, “o dejaba a los actores sin supervisión y en posesión de armas de fuego reales y pistolas falsas, lo cual creaba inquietudes de seguridad para los miembros del equipo técnico”.

Los fiscales acusaron a Gutierrez-Reed de violar los protocolos básicos de seguridad de la industria cinematográfica por no demostrarles al elenco y al equipo técnico que las balas que cargó al revólver no tenían fulminante, lo cual suele hacerse sacudiendo cada cartucho para escuchar la munición inerte al interior, lo que indica que es una bala de fogueo.

¿Cómo se ha defendido Gutierrez-Reed?

Desde 2021, su abogado principal, Jason Bowles, ha argumentado que Gutierrez-Reed ha sido difamada de manera injusta, al subrayar que, debido a las restricciones por COVID-19, a veces no podía acceder a los platós cerrados, incluso cuando se disparó la pistola en una iglesia pequeña. Bowles mencionó que Gutierrez-Reed pidió que la llamaran al plató cuando se usaran las armas, pero que nadie lo hizo.

“Hannah hizo todo lo que pudo para garantizar la seguridad en el plató”, sostuvo Bowles en un comunicado de noviembre de 2021 y agregó que ella siempre inspeccionaba las balas y que el día del tiroteo había girado el cilindro del revólver para mostrarle las balas al asistente de dirección, Dave Halls. “Nadie pudo haber previsto ni imaginado que alguien traería balas reales al plató”.

¿El jurado escuchará los alegatos sobre el consumo de drogas?

Un foco de tensión durante los meses anteriores al juicio ha sido la afirmación por parte de la fiscalía de que Gutierrez-Reed consumió cocaína mientras estaba en Nuevo México en el rodaje de “Rust” y que tenía la droga consigo el día del tiroteo, que le pasó a una persona de la producción después de su entrevista con la policía ese día.

El año pasado, los fiscales agregaron el cargo de manipulación de pruebas en relación con el testimonio de esa persona de la producción, lo cual, según la defensa, estuvo diseñado para “manchar” la imagen de Gutierrez-Reed.

La defensa solicitó excluir el cargo de manipulación de pruebas del juicio y arguyó que debía prohibirse cualquier mención de presunto consumo o posesión de drogas, incluida la marihuana. La jueza Mary Marlowe Sommer denegó la moción de la defensa, pero limitó cuanta evidencia podrán presentar los fiscales en relación con los alegatos de consumo de drogas.

¿Cómo llegaron las municiones reales al plató?

Casi nunca se permite que haya municiones reales en un plató de filmación, así que el hallazgo de cinco balas reales en el plató de “Rust”, además de la que mató a Hutchins, ha sido un punto de énfasis para los investigadores.

El juicio podría clarificar cómo llegaron las balas ahí.

Sin dar muchos detalles, los fiscales comentaron en un documento judicial que habían reunido “evidencia considerable” que apunta a que Gutierrez-Reed trajo una caja que contenía una mezcla de balas de salva y municiones reales al plató. También han dicho que planean presentar pruebas de que hubo municiones reales en el plató durante días antes de la tragedia, incluyendo algunas en una caja de supuestas balas de fogueo y en la bandolera que era parte del vestuario de Baldwin.

El mes pasado, la defensa declaró en un documento judicial que consideraba que la evidencia presentada en el juicio demostraría que las balas reales llegaron al plató no en manos de su clienta, sino en las del proveedor de armas de la película, Seth Kenney, quien ha negado cualquier responsabilidad.

¿Quiénes darán testimonio?

Los fiscales incluyeron a varios miembros del equipo técnico de “Rust” en su lista de posibles testigos, entre ellos Joel Souza, el director de la película, quien también recibió un disparo y resultó herido en el incidente; Halls, el primer asistente de dirección, quien eludió una sentencia de prisión al aceptar un convenio de culpabilidad en el caso; Mamie Mitchell y Serge Svetnoy, miembros del equipo técnico que estaban en el lugar cuando ocurrió el tiroteo, y Sarah Zachry, la utilera de la película, quien hizo un acuerdo de colaboración con la fiscalía. También es probable que convoquen a los investigadores originales del caso de la oficina del alguacil y a Kenney, el proveedor de armas.

La defensa también ha mencionado, entre otros, a Gabrielle Pickle, la productora de línea de la película, quien se comunicó con Gutierrez-Reed sobre el entrenamiento de uso de armas; Nicole Montoya, quien trabajó con ella en el departamento de utilería, y Thell Reed, un maestro en armas bien conocido en Hollywood a quien Gutierrez-Reed se ha referido como su padre y mentor.

¿Por qué el juicio tardó más de dos años en realizarse?

Ha habido múltiples giros inesperados en el procesamiento de Gutierrez-Reed y Baldwin. En un inicio, cuando fueron acusados por un fiscal especial en 2023, sus abogados defensores señalaron que estaban siendo acusados indebidamente conforme a una ley que entró en vigor después del tiroteo. Los fiscales originales reconocieron el error y redujeron la posible sentencia en prisión que enfrentaban los acusados de seis años y medio a dieciocho meses.

Entonces, el equipo jurídico de Baldwin disputó la facultad del fiscal especial para fungir tanto de fiscal como de legislador estatal al mismo tiempo, lo cual hizo que se delegara el caso a un nuevo equipo de fiscales. Los nuevos fiscales especiales, Morrissey y Lewis, descartaron el caso contra Baldwin hasta que se revisara más a fondo la evidencia y luego lo retomaron el mes pasado. Pero el caso contra Gutierrez-Reed tan solo se ha fortalecido desde que ellos entraron en funciones. Además del cargo de manipulación de pruebas, los fiscales acusaron a Gutierrez-Reed de portación ilegal de un arma de fuego en una licorería en un caso aparte.

c.2024 The New York Times Company