Anuncios

Armenia y Azerbaiyán se mueven hacia un acuerdo de paz, dice Putin tras reunión trilateral

Moscú, 25 may (EFE).- Los líderes de Armenia y de Azerbaiyán, Nikol Pashinián e Ilham Alíev, respectivamente, se reunieron hoy bajo la mediación de su homólogo ruso, Vladímir Putin, quien consideró que ambos países se están moviendo hacia un tratado de paz, ya que las cuestiones que quedan por resolver son puramente técnicas.

"En general, en mi opinión, a pesar de las dificultades y los problemas que persisten, la situación se está desarrollando hacia un arreglo", dijo Putin en la reunión trilateral celebrada en el Kremlin.

El mandatario ruso, que primero se reunió por separado con Alíev y Pashinián, sostuvo que, pese a que existen problemas sin resolver, se trata de cuestiones "de naturaleza puramente técnica" y de "terminología", por lo que se trata de "obstáculos superables".

Putin anunció una reunión la próxima semana en Moscú de viceprimeros ministros de Rusia, Armenia y Azerbaiyán para tratar de resolver esos problemas, que se refieren principalmente al desbloqueo de las comunicaciones de transporte en la región.

Putin señaló que este es "un buen acuerdo, que inspira la esperanza de que esos problemas se resuelvan".

Armenia y Azerbaiyán trabajan desde hace meses en un tratado de paz con la mediación de Rusia, la Unión Europea y EEUU, y en paralelo tratan de delinear la frontera común (pendiente desde la independencia de la URSS en 1991) y desbloquear las comunicaciones.

Pashinián denunció ante Putin que la situación sigue bastante tensa en Nagorno Karabaj y el corredor de Lachín, al reiterar que Bakú lo bloqueó en violación del acuerdo trilateral de noviembre de 2020 facilitado por Rusia que contempla el desbloqueo de las comunicaciones de transporte y económicas.

Recalcó que eso creó una crisis humanitaria en el enclave, que se ha visto exacerbado por el bloqueo del suministro de gas y electricidad al Karabaj.

También insistió en que Azerbaiyán permita el transporte ferroviario de bienes armenios a Rusia e Irán a través de Najicheván (enclave azerbaiyano entre Armenia, Irán y Turquía), mientras que Armenia está lista para garantizar el pasaje normal de todos los vehículos y trenes a través de su territorio.

Alíev señaló a su vez en su reunión bilateral con Putin que, tras el reconocimiento por parte de Armenia de que Nagorno Karabaj es parte de Azerbaiyán y reconocer la integridad territorial de Azerbaiyán, "la negociación de otras cuestiones del tratado de paz será mucho más fácil".

Esta semana Pashinián aseguró que está dispuesto a reconocer Nagorno Karabaj como territorio de Azerbaiyán, al asegurar que los 86.600 kilómetros cuadrados de territorio azerbaiyano internacionalmente reconocidos incluyen el enclave.

Eso sí, insistió en que los derechos y la seguridad de los karabajíes debe discutirse entre su capital, Stepanakert y Bakú.

El líder armenio recordó que, por su parte, Azerbaiyán debe reconocer oficialmente que la superficie del Estado armenio asciende a 29.800 kilómetros cuadrados.

Para Bakú, la falta de este reconocimiento fue el principal obstáculo al hallazgo de un acuerdo de paz.

Armenia y Azerbaiyán, con la ayuda de Rusia, pusieron fin en noviembre de 2020 a una guerra de 44 días por el control de Nagorno Karabaj, la región montañosa que se disputan desde la década de 1980.

El Karabaj está reconocido internacionalmente como territorio azerbaiyano, pero está habitada por armenios étnicos.

Ereván perdió en la última guerra el control sobre más de dos tercios de los territorios en el Karabaj y sus alrededores, pero conserva la comunicación con el enclave a través del corredor de Lachín.

(c) Agencia EFE