El argentino Martin Kraut pone sobre el tapete la eutanasia en "La dosis"

Miami, 8 jun (EFE News).- El director de cine argentino Martin Kraut afirma a Efe que cuando en un país no se legisla a tiempo sobre algo que preocupa a la sociedad a veces se decide sobre el asunto de manera "oscura, en las sombras", y por eso está contento de haber contribuido al debate sobre la eutanasia con "La dosis".

Rodada en 2019 y protagonizada por Carlos Portaluppi e Ignacio Rogers, la película debutó en el Rotterdam Film Festival, fue estrenada en Argentina de manera virtual a comienzos de 2020 y esta semana llega a Estados Unidos en On-Demand y digital de la mano de la distribuidora Samuel Goldwyn Films.

La pandemia de covid-19 impidió que "La dosis" tuviera un recorrido normal por festivales y salas comerciales en 2020.

Pero, paradójicamente le ha dado un atractivo adicional por mostrar el duro trabajo del personal de enfermería, que realmente está "en la trinchera de una guerra", según dijo Kraut a Efe, y por estar ambientada en el mundo hospitalario, que fue y es la "temática del año" y el lugar donde uno "menos quería estar".

LAS IDAS Y VUELTAS DE UN GUIÓN

Kraut, admirador del cine de Alfred Hitchcock, Stanley Kubrik y Luis Buñuel, se inspiró para empezar a escribir el guión de este "thriller" en un hecho real que sucedió en Uruguay.

En 2012 los enfermeros de una unidad de cuidados intensivos en ese país latinoamericano confesaron que aplicaban la eutanasia a pacientes terminales, aunque Kraut, en las "idas y vueltas" de la escritura, se fue alejando de aquel hecho real.

En "La dosis" el experimentado "Marcos" (Portaluppi) y "Gabriel" (Rogers), el nuevo y simpático enfermero en la UCI de una clínica privada en Argentina, rivalizan en el quehacer cotidiano del turno de noche y en algo que el segundo descubre que el primero hace a escondidas: ayudar a acabar con el sufrimiento de algunos pacientes.

Por su parte, "Marcos" descubre que "Gabriel" tiene una vida oculta y que su forma de actuar frente al sufrimiento ajeno, lo que llaman "hacer volar", tiene motivaciones distintas a la suya.

"La extraña y compleja realidad que nos toca vivir hoy en día con el covid-19 definitivamente resignifica la película. En la medida que gira alrededor de las dinámicas dentro de una terapia intensiva", señala.

"Involuntariamente, despierta nuestras peores pesadillas, donde los profesionales de la salud que deben cuidarnos llevan adelante prácticas ilegales", subraya.

ANGUSTIA HOSPITALARIA

El sentimiento de la "angustia hospitalaria", como define el actor Ignacio Rogers la extrema vulnerabilidad que siente cualquier persona ingresada en un hospital y que con la pandemia ha alcanzado cotas nunca vistas, acompaña al espectador de esta película.

Pero también hay tensión, intriga y suspenso, porque Kraut cree que aunque no todo lo que busca con su cine es el entretenimiento, ese elemento "debe funcionar".

Tanto actores como director atribuyen en unas declaraciones a Efe a "La dosis" el mérito de hacer reflexionar sobre la eutanasia.

Kraut señala en una entrevista por Zoom que el objetivo de su cine es "entretener durante un rato" y luego "incomodarlo" en cierta manera, para que le quedé "algo" cuando termine la proyección.

El director subraya que aun no pasó un año de que en Argentina se despenalizó el aborto en algunos casos y la posibilidad de una ley sobre la eutanasia está lejos, pero considera importante que el cine sea un "disparador" para hablar de un tema que causa polémica.

Portaluppi, que después de un 2020 "fatídico" en todos los órdenes va a ver estrenada "Días de gallos" una serie de HBO sobre el "free style" en la que él actúa, coincide con el director y apunta que es el primer filme en Argentina que trata de esta temática.

Rogers, que ya está pensando en su segundo filme como director, cree que es "una deuda" con la sociedad hablar de un tema complejo que en Argentina como en otros muchos países no "está saldado para nada".

"La dosis" ganó un concurso del Instituto Nacional de Cine de Argentina y eso le permitió a Kraut solventar el mayor desafío del realizador de una "opera prima", como lo es este filme: conseguir el dinero para producirlo.

Además de eso se rodeó de un productor, un elenco y un equipo técnico experimentados para llevar a buen puerto este filme.

El cineasta se declara orgulloso de formar parte del cine argentino, que cuenta "con grandes directores y directoras que han marcado un camino" y de que su país cuente con un instituto que no solo fomenta el cine comercial sino el de autor.

Durante el 2020 trabajó en el guión de dos nuevos filmes y en una serie de televisión y espera dar vida a esos proyectos pronto.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.