Argelia vota la reforma de la Constitución entre el temor a un vacío de poder

Agencia EFE
·4  min de lectura

Argel, 31 oct (EFE).- Argelia celebra mañana, domingo, un referéndum sobre una propuesta de reforma de la Constitución que ha sido ampliamente criticada por grupos opositores en medio de la inquietud por el misterioso estado de salud del presidente, Abdelmedjid Tebboune, trasladado de urgencia el pasado día 29 a un hospital de Alemania tras un caso de Covid-19 en el palacio presidencial, y el temor a un vacío de poder.

En un escueto comunicado, la Presidencia de la República anunció la semana pasada que el mandatario, de 75 años, estaba en "confinamiento voluntario" después de que se detectara un caso positivo por coronavirus en una persona de su séquito.

Tres días después, y también de manera escueta y hermética, se anunció que había sido trasladado al hospital militar de , el más importante del país, y se subrayó que su estado "no era preocupante".

Pero apenas 24 horas después fue de nuevo evacuado, esta vez a un hospital especializado en Alemania, sin que hasta el momento el régimen haya informado de que enfermedad aqueja al presidente y si se ha contagiado también de la Covid-19.

VACÍO DE PODER

Todo apunta a que Tebbouone no votará mañana en una consulta que él mismo ha tutelado, junto al Ejército, desde que en abril de 2019 las protestas populares en la calle y las presiones de la élite militar obligaran al entonces presidente Abdelaziz Buteflika a dimitir tras veinte años en el poder, los cinco últimos gravemente enfermo.

Una consulta diseñada como el penúltimo acto de una agitada transición en la que no han cesado las protestas de la oposición y en la que se ha intensificado la represión del régimen militar, encarcelando a decenas de políticos, empresarios y militares próximos al círculo íntimo del anterior mandatario.

Pero también de los activistas del movimiento de protesta masivo "Hirak", que tras expulsar a Buteflika ahora exigen la caída del régimen militar que controla el país desde la independencia de Francia en 1962.

El último acto son las elecciones legislativas y ahí reside el temor ya que el actual presidente del Senado, Salah Oudjil, de 89 años, es transitorio y según la Constitución no está capacitado para sustituir al jefe del Estado, lo que crea un peligroso vacío de poder.

El presidente en Argelia tiene numerosas atribuciones únicas, como la de firmar y validar la reforma constitucional que este domingo se somete a consulta.

UNA REFORMA CRITICADA

En este contexto, la reforma -que se vota en el día en que Argelia conmemora el 66 aniversario del inicio de la guerra de la Independencia- ha ha quedado más aún en segundo plano, sin interés popular y en medio de numerosos llamamientos a la abstención.

La oposición, y en particular el "Hirak" cree que no se ajusta a las demandas y los deseos de la población, y que no es más que una operación de cosmética para cambiar sin que nada cambie, aunque el gobierno insiste en presentarla como el resultado de la protesta popular.

Bajo el lema "Noviembre de 1954: la liberación, noviembre de 2020: el cambio", las enmiendas -que afectan sobre todo a las atribuciones del jefe del Gobierno, que se amplían- han sido cocinadas de forma hermética en el palacio presidencial y se hicieron públicas el pasado septiembre, en busca de lo que el propio Tebboune calificó de "un amplio consenso para la nueva Argelia".

En este contexto, el gobierno, liderado por el primer ministro Abdelaziz Djerad, abrió lo que denominó "un amplio" debate con la sociedad civil, asociaciones, personalidades, expertos, partidos autorizados y todas las franjas de la sociedad argelina par defender el proyecto y animar a los votantes, que se vaticina serán escasos como ha ocurrido en las últimas citas electorales.

El texto sometido a consulta está compuesto de seis títulos que abarcan los derechos fundamentales, la libertades públicas, la organización y la separación de poderes, mantiene un régimen presidencialista y autoriza posibles misiones del ejército en el exterior.

MIEDO AL VIRUS

El referéndum se celebra, además, en medio de un repunte de los contagios por coronavirus, que oficialmente ha infectado ya a más de 57.600 personas en Argelia y causado la muerte a otras 1.956.

El ascenso de los contagios -que ronda los 300 diarios- ha obligado al gobierno a recuperar las restricciones de movimiento, el particular el toque de queda, y a insistir en la campaña para el uso obligatorio de la mascarilla, el lavado de manos y la distancia social.

Argelia, que fue el primer país de África en confirmar un caso de coronavirus, mantiene cerradas su fronteras aéreas, marítimas y terrestres desde marzo pasado.

Nacera Ouabou

(c) Agencia EFE