AP EXPLICA: ¿Qué puede hacer el misil Patriot por Ucrania?

ARCHIVO - Lanzamiento de un misil Patriot de fabricación estadounidense durante unas prácticas anuales en el condado de Ilan, 80 kilómetros al oeste de Taipei, Taiwán, el 20 de julio de 2006. (AP Foto/Archivo) (ASSOCIATED PRESS)

WASHINGTON (AP) — Los sistemas de misiles Patriot han sido durante mucho tiempo un tema candente para Estados Unidos y sus aliados en áreas disputadas del mundo como un escudo codiciado contra los misiles entrantes. En Europa, Oriente Medio y el Pacífico, protegen contra ataques potenciales de Irán, Somalia y Corea del Norte.

Así que hubo un punto de inflexión crítico cuando se dio a conocer a mediados de diciembre la noticia de que Estados Unidos acordó enviar una batería de misiles Patriot a Ucrania: algo que el presidente ucraniano Volodymyr Zelenskyy había buscado durante meses para acrecentar las defensas aéreas de su país.

Funcionarios estadounidenses confirmaron el acuerdo, anunciado en la tercera semana de diciembre, pero los expertos advierten que la eficacia del sistema es limitada y podría no cambiar el curso de la guerra.

Este es un vistazo al sistema y lo que hace:

¿QUÉ ES EL SISTEMA PATRIOT?

El Patriot es un sistema de misiles guiados tierra-aire que se desplegó por primera vez en la década de 1980 y puede apuntar a aviones, misiles de crucero y misiles balísticos de corto alcance.

Cada batería Patriot consta de un sistema de lanzamiento montado en un camión con ocho lanzadores que pueden sostener hasta cuatro interceptores de misiles cada uno, un radar terrestre, una estación de control y un generador. El ejército dijo que actualmente tiene 16 batallones Patriot. Un informe del Instituto Internacional de Estudios Estratégicos, de 2018, encontró que esos batallones operan 50 baterías que tienen más de 1.200 interceptores de misiles.

Las baterías estadounidenses se despliegan regularmente en todo el mundo. Además, los Patriot también son operados o comprados por Holanda, Alemania, Japón, Israel, Arabia Saudí, Kuwait, Taiwán, Grecia, España, Corea del Sur, Emiratos Árabes Unidos, Qatar, Rumania, Suecia, Polonia y Baréin.

El sistema Patriot “es uno de los sistemas de defensa antimisiles aéreos más extensamente operado, confiable y probado que existen”, y la capacidad quirúrgica de defensa contra misiles balísticos podría ayudar a defender a Ucrania contra los misiles balísticos suministrados por Irán, dijo Tom Karako, director del Proyecto de Defensa anti-Misiles en el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales, o CSIS por sus siglas en inglés), una organización bipartidista sin fines de lucro.

EL COSTO DE LOS PATRIOT

A lo largo de los años, el sistema Patriot y los misiles han sido modificados continuamente. El misil interceptor actual del sistema Patriot cuesta aproximadamente 4 millones de dólares por ronda y los lanzadores cuestan alrededor de 10 millones de dólares cada uno, informó el CSIS en su informe de defensa antimisiles de julio. A ese precio, no es rentable ni óptimo usar el Patriot para derribar los drones iraníes —mucho más pequeños y baratos— que Rusia ha comprado y usado en Ucrania. “Disparar un misil de un millón de dólares a un dron de 50,000 (dólares) es una idea perdedora”, dijo Mark Cancian, un coronel de reserva retirado del Cuerpo de Marines y asesor sénior del CSIS.

PREOCUPACIONES DE DESPLIEGUE

Una batería Patriot puede necesitar hasta 90 soldados para operarla y darle mantenimiento, y durante meses Estados Unidos se mostró reacio a proveer el complejo sistema porque el enviar fuerzas a Ucrania para operarlo está descartado por el gobierno de Biden.

Pero también existía la preocupación de que el despliegue del sistema provocara a Rusia, o el riesgo de que un misil disparado impactara dentro de Rusia, lo que podría intensificar más el conflicto. Una semana antes del anuncio que confirmaba el envío del sistema Patriot a Ucrania, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia advirtió que el plan de Estados Unidos para entregar sofisticados misiles de defensa aérea a Ucrania sería “otro movimiento de provocación por parte de Estados Unidos” que podría motivar una respuesta de Moscú.

Según los funcionarios, las súplicas urgentes de los líderes ucranianos y la devastadora destrucción de la infraestructura civil del país, incluida la pérdida de electricidad y calefacción a medida que avanza el invierno, finalmente superaron las dudas de Estados Unidos sobre el envío de los Patriot.

Un obstáculo clave es el entrenamiento. Las tropas estadounidenses adiestrarán a soldados de las fuerzas ucranianas sobre cómo usar y mantener el sistema a partir de esta semana. Los soldados del ejército asignados a los batallones Patriot reciben un entrenamiento extenso para ubicar un objetivo de manera efectiva, bloquearlo con el radar y disparar.

Estados Unidos ha entrenado a tropas ucranianas en otros sistemas de armas complejos, incluidos los Sistemas de Cohetes de Artillería de Alta Movilidad, conocidos como HIMARS. En muchos casos, han podido acortar el entrenamiento para que las tropas ucranianas lleguen al frente de batalla en semanas. Los funcionarios se negaron a proporcionar detalles sobre cuánto tiempo tomaría el entrenamiento para los Patriot, pero el general de brigada Patrick Ryder, secretario de prensa del Pentágono, dijo la segunda semana de enero que prepararían a entre 90 y 100 soldados ucranianos en el Fuerte Sill, en Oklahoma.

LAS CAPACIDADES DE LOS PATRIOT

Ucrania enfrenta una variedad de amenazas rusas, y el sistema Patriot es bueno contra algunas y no tan útil contra otras.

Un ex alto funcionario militar con conocimiento del sistema Patriot dijo que será efectivo contra misiles balísticos de corto alcance, y representa un fuerte mensaje de apoyo de Estados Unidos, pero que una batería no cambiará el curso de la guerra.

El funcionario, quien habló bajo condición de anonimato porque el acuerdo con Ucrania aún no se había hecho público, señaló que una batería Patriot tiene un largo alcance de tiro, pero solo puede cubrir un área limitada. Como ejemplo, los Patriot pueden proteger eficazmente una base militar pequeña, pero no pueden proteger por completo una ciudad grande como Kyiv. Solo podrían proporcionar cobertura a un segmento de una ciudad.

Los Patriot son desplegados a menudo como un batallón, que incluye cuatro baterías. Este no será el caso de Ucrania, que según las autoridades recibirá una batería.

El sistema Patriot tiene un radar más poderoso que es mejor para discriminar objetivos que el sistema S-300 de la era soviética que los ucranianos han usado este tiempo, pero tiene limitaciones, dijeron tanto Karako como Cancian.

Sin embargo, la capacidad del Patriot para enfocar como objetivos a algunos misiles balísticos y aviones podría proteger a Kyiv potencialmente si el presidente ruso, Vladimir Putin, cumpliera con su amenaza persistente de desplegar un dispositivo nuclear táctico. Pero eso dependería de cómo se desplegará el arma, explicó Karako. Si fuera una bomba lanzada por un avión de guerra, el sistema podría apuntar a la aeronave; si fuera un misil balístico de crucero o de corto a mediano alcance, posiblemente también podría interceptar el misil, agregó Karako.

Raytheon, que fabrica el sistema Patriot, dice que este ha participado en 150 intercepciones de misiles balísticos desde 2015. No obstante, la tasa de éxito del Patriot ha sido cuestionada repetidamente. Un informe de la Oficina de Rendición de Cuentas del Gobierno de Estados Unidos (GAO por sus siglas en inglés), de 1992, dijo que no pudo encontrar evidencia para respaldar los informes de que el sistema había alcanzado una tasa de éxito del 70% contra los misiles Scud en la Guerra del Golfo. En 2018, el éxito de Arabia Saudí en el uso de sistemas Patriot contra misiles disparados por rebeldes hutíes en Yemen fue cuestionado cuando aparecieron videos de fallas en los sistemas.

Pero más allá de las capacidades del sistema Patriot, su despliegue es una enorme declaración de apoyo a Ucrania.

“Hay mucho simbolismo aquí”, dijo Cancian.

___

Las periodistas de The Associated Press Zeina Karam, en Londres, y Vanessa Gera, en Varsovia, Polonia, contribuyeron a este reportaje