Estos ancianos de South Beach usan cupones del Plan 8. Esta es la razón por la que se enfrentan al desalojo

·8  min de lectura

Carmen González lleva 20 años viviendo en los apartamentos Shep Davis. El edificio rosado de siete pisos en 23 Street en Miami Beach tiene casi un siglo de antigüedad, una reliquia en un vecindario que cambia rápidamente. Pero a González le encanta estar allí. Cuando surgen problemas, dijo, un trabajador de mantenimiento que vive en el edificio siempre está listo para ayudar.

La ecuatoriana, cuyo alquiler está subvencionado con un cupón del Plan 8, dijo que se quedó atónita cuando le dijeron recientemente que tenía que mudarse o que enfrentaba al desahucio. A finales del mes pasado, el propietario del edificio, Shep Equities LLC, le entregó a González una notificación en que se le ordenaba pagar el alquiler completo de $1,288 a partir de octubre y desalojar el apartamento antes del 31 de octubre.

La notificación estaba completamente en inglés, un idioma que González no entiende. Confundida y sin saber lo que le espera, empezó a trasladar sus pertenencias —incluyendo ropa y un microondas— a las casas de sus familiares.

González es una de las más de una decena de inquilinos del edificio de 49 unidades que han recibido avisos similares en medio de una amarga disputa por inspecciones desaprobadas y ayuda para el alquiler no pagada. Los inquilinos están atrapados entre el propietario y ka Autoridad de Vivienda de Miami Beach (HACMB), que es independiente de la ciudad y administra los programas federales de vivienda.

“No es justo”, dijo Clara Perdomo, quien vive en el lugar desde hace 14 años, recibe asistencia del Plan 8 y a quien recientemente le dijeron que se marchara. Encontrar un nuevo apartamento que acepte su cupón sería difícil, dijo, porque “el alquiler es muy alto”

Mientras los inquilinos se pelean, su destino aún no está claro. En respuesta a las preguntas de Herald a principios de esta semana, los representantes de HACMB y el dueño de la propiedad dijeron que estaban trabajando para resolver la situación, pero que no se había llegado a ningún acuerdo.

El jueves, sin embargo, el administrador de la propiedad, John Bennett, dijo que el propietario había accedido a rescindir los avisos de terminación después que la autoridad de vivienda dijera que pagaría el alquiler que ha estado reteniendo debido a las inspecciones desaprobadas de la agencia.

“A fin de cuentas, esto se está resolviendo”, dijo Bennett.

Sin embargo, 14 unidades aún no habían pasado las inspecciones requeridas a partir de esta semana, dijo Vashtye Leon, supervisor de Housing Authority de la Sección 8. Y dijo que la agencia no ha determinado cómo va a pagar el alquiler retenido anteriormente, que no suele ser cubierto por el Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano (HUD).

“Todavía estamos buscando fuentes y reuniendo esos fondos”, dijo León. “Es importante para nosotros que estos inquilinos sigan alojados”.

Los beneficiarios de los cupones suelen pagar el 30% de sus ingresos mensuales para el alquiler y el HUD cubre el resto. Las familias solo son elegibles si sus ingresos no son más de la mitad del ingreso medio del área, que es de alrededor de $68,000 en el Condado Miami-Dade.

Clara Perdomo se encuentra frente a los apartamentos Shep Davis en Miami Beach el 13 de septiembre de 2022. Perdormo recibe un vale de la Sección 8, pero recientemente le dijeron que se fuera.
Clara Perdomo se encuentra frente a los apartamentos Shep Davis en Miami Beach el 13 de septiembre de 2022. Perdormo recibe un vale de la Sección 8, pero recientemente le dijeron que se fuera.

Los inquilinos “alborotados”

Los apartamentos Shep Davis están situados en un lugar privilegiado, a una cuadra de la playa y a unos pasos del elegante Hotel W. Refleja tanto lo viejo como lo nuevo de South Beach: una mezcla de vecinos de edad avanzada e hispanohablantes con ingresos fijos y de inquilinos más jóvenes y acomodados en unidades a precio de mercado.

Alrededor de la mitad de los inquilinos del edificio usan cupones de elección de vivienda, el mayor programa del gobierno federal para ayudar a las familias de bajos ingresos, a las personas mayores y a las personas con discapacidades a permitirse una vivienda en el mercado privado. Muchos de ellos son remanentes de un contrato de ayuda al alquiler del HUD que cubría todo el edificio desde principios de los años 1980.

Cuando el propietario decidió no renovar el contrato del HUD en 2018, los inquilinos tuvieron que aceptar nuevos cupones y buscar vivienda en otro lugar o permanecer en Shep Davis usando los llamados “cupones mejorados”, que permiten a los propietarios cobrar más dinero del gobierno en el alquiler en un esfuerzo por mantener a los inquilinos en sus viviendas después que los contratos de HUD expiren, incluso en los vecindarios gentrificados.

Ese manto de seguridad desapareció para los inquilinos de Shep Davis de bajos ingresos a finales del año pasado, cuando HACMB dejó de hacer los pagos de asistencia de unas 17 unidades que no habían superado una serie de inspecciones de salud y seguridad. La agencia no le proporcionó inmediatamente copias de sus informes de inspección a Herald, pero Leon dijo que los problemas “básicos” de calidad de la vivienda, como techos con goteras y sistemas de climatización rotos, se han ido deteriorando en los últimos años.

Cuando el propietario no hizo los arreglos necesarios antes de las inspecciones de seguimiento, la autoridad de la vivienda rescindió sus contratos de asistencia para las unidades que fallaban. Esto puso a los inquilinos en un aprieto. La agencia les dio cupones para encontrar una nueva vivienda en un radio de 16 kilómetros de Miami Beach, pero pocos lo lograron porque los alquileres se dispararon en todo el sur de la Florida.

Este verano, después de casi un año de retención de pagos por parte de la autoridad de vivienda, el propietario dio a los vecinos avisos de 60 días para que se marcharan.

“Sé que los vecinos están alborotados”, dijo León. “Es muy difícil encontrar unidades asequibles. No quieren irse. No puedo culparlos”.

Los apartamentos Shep Davis en 220 de 23 Street en Miami Beach.
Los apartamentos Shep Davis en 220 de 23 Street en Miami Beach.

Jeffrey Hearne, director de litigios de Legal Services of Greater Miami, dijo que es preocupante que los inquilinos de edad avanzada con cupones mejorados puedan verse obligados a buscar nuevas viviendas como resultado del mal mantenimiento.

En algunos casos, dijo Hearne, los propietarios pueden tratar de sacar provecho de las regulaciones de HUD dejando que las unidades se deterioren si ya no desean albergar a los inquilinos del Plan 8.

“No me gustaría que alguien se viera obligado a salir y a perder su cupón mejorado y su derecho a permanecer solo porque el propietario no mantiene el edificio”, dijo Hearne. “Esa es una forma de dar un rodeo”.

“No está echando a nadie”

Bennett, el administrador de la propiedad que comenzó a trabajar en los apartamentos Shep Davis este verano, dijo que el propietario no está tratando de expulsar a los inquilinos del Plan 8 del edificio y se comprometió a hacer las reparaciones.

Ahora que la autoridad de la vivienda dijo que va a hacer los pagos atrasados de la renta retenida, “él no está corriendo a nadie”, dijo Bennett de Paul Mata, el agente registrado para Shep Equities LLC.

Mata no pudo ser contactado para hacer declaraciones.

Las normas federales dicen que los pagos deben ser retenidos de los propietarios y los contratos de asistencia a la vivienda en última instancia deben ser interrumpidos si los propietarios no hacen las reparaciones requeridas, aunque las regulaciones dan a las agencias de vivienda discreción para decidir cuándo terminar los contratos y les aconsejan dar primero una cantidad de tiempo “razonable” a los inquilinos para encontrar nuevos lugares para vivir.

González, de origen ecuatoriano, dijo que necesita más apoyo, que creía que su unidad estaba en buenas condiciones y que no se le dijo por qué no aprobó las inspecciones; dijo que nadie la ha ayudado a buscar nuevos apartamentos ni le ha dicho cuánto valor tiene su nuevo cupón.

“Siento que la [autoridad de la vivienda] debería ser más clara en sus instrucciones”, dijo.

León dijo que la agencia se ha comunicado con los inquilinos a lo largo del proceso y ahora está preparada para restablecer los contratos de asistencia a la vivienda, para permitirles quedarse si y cuando sus unidades pasen las inspecciones.

“Hemos seguido las normas”, dijo León. “Hicimos lo que debíamos hacer”.

Otro edificio, problemas similares

El conflicto entre Mata y HACMB va más allá de los Apartamentos Shep Davis.

En los cercanos Blackstone Apartments, un edificio de 100 unidades en Washington Avenue bajo la misma propiedad, los inspectores de la autoridad de vivienda descubrieron el año pasado que la ciudad de Miami Beach había emitido un aviso de estructura insegura y que un techo del piso 12 se estaba “derrumbando”, de acuerdo con León.

La agencia canceló inmediatamente los contratos de asistencia a la vivienda de las 49 unidades de Plan 8 del edificio y emitió cupones a los inquilinos para que encontraran nuevas viviendas.

Desde entonces, el propietario ha abordado las violaciones de la estructura insegura y está resolviendo los problemas en las unidades individuales “poco a poco”, dijo León, con los pagos aún retenidos para siete unidades a partir de esta semana, a partir de un inicial 29.

Al salir del edificio a principios de esta semana, la inquilina del Plan 8 Aida Fonseca, le dijo a Herald que había oído hablar de la suspensión de los pagos al propietario debido a las malas condiciones. En su unidad, dijo Fonseca, tenía ha tenido que lidiar con cucarachas y ratas.

A diferencia de Shep Davis, los inquilinos de Blackstone no han recibido avisos de desalojo. Sin embargo, Bennett dijo que el propietario sigue discutiendo con la autoridad de vivienda acerca del reembolso de los pagos que han sido retenidos.

Los apartamentos Blackstone en el 800 de Washington Avenue en Miami Beach.
Los apartamentos Blackstone en el 800 de Washington Avenue en Miami Beach.

La retención del alquiler de las unidades de la Plan 8 no es inusual entre los más de 3,000 cupones de elección de vivienda de HACMB, dijo León, pero que rara vez afecta a tantos inquilinos a la vez.

Hearne, el abogado de Legal Services of Greater Miami, dijo que los tipos de inquilinos que viven en los edificios Shep Davis y Blackstone necesitan ser protegidos, en parte porque a menudo carecen de transporte y no pueden imaginar vivir en otro lugar.

“Todo su mundo está allí en donde viven”, dijo.