Anuncios

Anciano de Alaska es la primera persona conocida en morir por la viruela de Alaska

ANCHORAGE, Alaska, EE.UU. (AP) — Un hombre de edad avanzada ha muerto de viruela de Alaska, el primer fallecimiento conocido a consecuencia de este virus recientemente descubierto, dijeron funcionarios de salud del estado.

El individuo, que vivía en la remota península de Kenai, fue hospitalizado en noviembre pasado y falleció a fines de enero, según un boletín emitido la semana pasada por autoridades de salud pública de Alaska.

El hombre estaba recibiendo tratamiento contra el cáncer y su sistema inmunitario se encontraba suprimido debido a los fármacos, lo cual podría haber contribuido a la gravedad de su enfermedad, señaló el boletín. Lo describió como una persona de edad avanzada, pero no indicó cuántos años tenía.

La viruela de Alaska, también conocida como AKPV, está relacionada con la viruela, la viruela bovina y la varicela, dijeron funcionarios de salud. Los síntomas pueden incluir sarpullido, inflamación de los nódulos linfáticos y dolor muscular o de articulaciones.

Sólo otros seis casos del virus han sido reportados a funcionarios de salud de Alaska desde el primero del que se tenga noticia, en 2015. Todas las personas afectadas vivían en el área de la ciudad de Fairbanks, a más de 483 kilómetros (300 millas) de la península de Kenai, señalaron autoridades sanitarias.

Todas tuvieron casos leves y se recuperaron sin tener que ser hospitalizadas.

El hombre que murió “vivía solo en un área boscosa y reportó no haber viajado recientemente ni tener contactos cercanos que hubieran viajado recientemente, hubieran enfermado o padecieran lesiones similares”, señaló el boletín de salud.

Se desconoce cómo se contagia la AKPV, pero los investigadores dicen que podría ser zoonótica, lo que significa que puede pasar de animales a seres humanos. El boletín indicó que las pruebas hallaron evidencia de infección actual o previa en varias especies de pequeños mamíferos en el área de Fairbanks, incluidos topillos de espalda roja, y al menos una mascota doméstica.

El hombre dijo que había cuidado a un gato callejero en su casa, agregó el boletín. El gato dio negativo al virus, pero “solía cazar mamíferos pequeños y rasguñó frecuentemente al paciente”, señaló.

Eso abre la posibilidad de que el gato tuviera el virus en sus garras cuando lo rasguñó. El boletín indicó que había un rasguño “notable” cerca de la axila donde se detectó el primer síntoma, una lesión roja.

Funcionarios de salud dicen que no ha habido casos documentados de seres humanos que contagien el virus, pero recomiendan que las personas que tengan lesiones en la piel que pudieran haber sido causadas por viruela de Alaska cubran el área con un vendaje.

Otras sugerencias son lavarse las manos minuciosamente, evitar compartir ropa que pudiese haber tocado las lesiones, y lavar la ropa y las sábanas en forma separada de otros artículos del hogar.