Anuncios

ANÁLISIS | Por qué seguimos enterándonos de cosas nuevas sobre el asesinato de John F. Kennedy

(CNN) -- Cuesta creer que haya un nuevo testimonio de un agente del Servicio Secreto que presenció el asesinato de John F. Kennedy.

Al fin y al cabo, se trata de uno de los sucesos más investigados, revisados y discutidos de la historia de Estados Unidos.

Pero Paul Landis, que en 1963 era un joven agente encargado de proteger a la primera dama, Jacqueline Kennedy, comparte sus recuerdos en un nuevo libro de memorias, "The Final Witness", que se publicará el mes que viene. Este 22 de noviembre se cumple el 60 aniversario del asesinato.

Lo que Landis recuerda sobre su proximidad al cuerpo de Kennedy podría cuestionar elementos de la teoría de la bala mágica, según la cual una de las balas que alcanzó a Kennedy hirió también al entonces gobernador de Texas, John Connally. Según la Comisión Warren, la bala intacta fue descubierta al caer al suelo junto a una camilla en la que se encontraba Connally.

En su primera entrevista televisiva en el programa "The Lead with Jake Tapper" de CNN, Landis, de 88 años, describió el asesinato y dijo que había recuperado una bala de la limusina en la que viajaban los Kennedy. Landis dijo que más tarde la colocó en la sala donde el presidente estaba siendo tratado en el Parkland Memorial Hospital.

Landis describió una escena caótica y su decisión en fracciones de segundo de extraer la bala de la limusina y colocarla junto al presidente.

"Pensé, bueno, este es el lugar perfecto para dejar la bala, es una prueba importante y esta era la oportunidad para dejarla", dijo Landis.

Por qué esperó tanto para hablar

"Todo era bastante estresante para todos los agentes", dijo Landis a Tapper, explicando por qué no habló a los supervisores sobre la bala en ese momento o en las décadas posteriores.

"Simplemente me quedé a la vista de la señora Kennedy", dijo Landis. "Tenía miedo de desmayarme y me decía a mí mismo que tenía que aguantar".

Nunca fue entrevistado por el Informe de la Comisión Warren y dijo que tenía miedo de que de haber ocurrido, se habría desmayado "y hubiera sido una vergüenza para el Servicio Secreto".

Atormentado por su experiencia, Landis dijo que dejó el Servicio Secreto menos de un año después del asesinato.

Hay diferentes posturas sobre qué hacer con las memorias de Landis

Jefferson Morley edita un boletín de noticias, JFK Facts, que aboga por una mayor transparencia en el registro oficial del asesinato de Kennedy. Lleva mucho tiempo dudando de la teoría de la "bala mágica" y deconstruyendo los informes oficiales del gobierno.

"Landis demuestra que se trata de una cuestión abierta y que realmente necesitamos una mucho mejor explicación de lo que ocurrió el 22 de noviembre de 1963", declaró Morley a Abby Phillip, de CNN, a principios de esta semana.

Otro experto afirma que Landis no ha alterado las conclusiones básicas de numerosos informes gubernamentales y exhaustivas investigaciones. Farris Rookstool III es un antiguo analista del FBI que revisó los documentos del asesinato de Kennedy.

"El problema con todo esto es que no cambia el hecho básico de que se efectuaron tres disparos desde la esquina sureste del Texas School Book Depository... utilizando el rifle de Lee Harvey Oswald", dijo Rookstool a Phillip.

Sería imposible repasar todas las pruebas e insensato intentarlo

Si quieres pasar días enteros buscando pruebas, informes y documentos desclasificados, visita el sitio web de los Archivos Nacionales. Tienen el informe de la Comisión Warren, que ahora la mayoría considera incompleto y precipitado.

Los Archivos Nacionales también publicaron el trabajo de una investigación del Congreso que verificó el trabajo de la Comisión Warren, la comisión especial sobre asesinatos de la Cámara de Representantes, que emitió un informe en 1979 que también concluía que Oswald disparó tres veces y que dos alcanzaron a Kennedy. La investigación de la Cámara no descartaba la posibilidad de que hubiera otro atacante y también sugería que las pruebas apuntaban a algún tipo de conspiración, pero no a ningún sospechoso. La comisión concluyó que no había pruebas de que el gobierno de Cuba, la mafia o la CIA estuvieran implicados.

Sigue habiendo secretos

A pesar de las promesas de varios presidentes y de una ley aprobada por el Congreso en 1992, la CIA, el Departamento de Defensa y el Departamento de Estado siguen teniendo documentos que se niegan a hacer públicos.

Aunque esa ley de 1992 se aprobó en un esfuerzo por aumentar la credibilidad y reducir el secretismo, la lectura del informe de 1998 de una junta especial creada en los Archivos Nacionales para presionar al aparato de seguridad nacional estadounidense para que cumpliera la ley es un estudio de las luchas internas burocráticas.

La gran mayoría de los documentos, millones de ellos, se han hecho públicos. Pero el esfuerzo por la transparencia continúa. El mes pasado se publicaron algunos documentos, aunque, como ocurre con muchos de los documentos publicados recientemente, siguen estando redactados, la tipografía es extremadamente difícil o imposible de leer y su conexión con la investigación del asesinato no está clara.

Archivos de JFK revelan un plan para matar a Fidel Castro, amenazas a Oswald y otros datos

Tanto Biden como Trump permitieron a estas agencias mantener en secreto algunos documentos

Aunque tanto el gobierno de Biden como el de Trump publicaron decenas de miles de documentos, permitieron que otros se mantuvieran ocultos.

El presidente Joe Biden exigió a las agencias que redactaran una justificación de por qué los documentos debían permanecer ocultos.

En su mayoría se reduce a no querer sacar a la luz fuentes confidenciales que todavía están vivas, o podrían estarlo, y a proteger métodos. La CIA dice que esperará a que la gente muera o pueda darse por muerta a la edad de 100 años antes de hacer pública esa información.

Por ello, sigue ocultando miles de documentos, inventariados en un índice de 118 páginas.

“Encubrimiento benigno”

El propio historiador de la CIA ha descrito la cooperación selectiva de la agencia y la ocultación total de información a la Comisión Warren y a la comisión de la Cámara como una especie de "encubrimiento benigno". Puedes leer esa historia en el sitio web de transparencia no gubernamental National Security Archive para obtener algo de contexto en torno a ella del experto en el asesinato de Kennedy, Philip Shenon.

Shenon y el historiador Larry Sabato, de la Universidad de Virginia, han estado entre los que han estudiado detenidamente los documentos publicados en los últimos años, algunos de los cuales sugerían dudas incluso dentro de la CIA sobre la historia oficial del asesinato.

Muchas de las preguntas giran en torno al viaje de Oswald a Ciudad de México semanas antes del asesinato. Bajo vigilancia de la CIA, visitó las embajadas cubana y soviética, aparentemente intentando obtener un visado para huir de Estados Unidos.

A pesar de todos sus fallos, y son muchos, Sabato escribió en 2013 para CNN sobre cómo se mantienen los puntos principales del informe de la Comisión Warren.

La mayoría de los estadounidenses no creen en los relatos oficiales

Una mayoría, el 54%, dijo en una encuesta de 2018 de CBS News que hubo encubrimiento. En 2013, el 61% dijo en una encuesta de CBS que otros, además de Oswald estaban involucrados. Eso es en realidad menos que en 1998, cuando el 76% dijo que creía que otros estaban involucrados. Cuando CNN preguntó en 2013 quién creía la gente que estaba involucrado, un tercio del país, el 33%, sospechaba que la CIA tenía algo que ver. Pero en esa encuesta de 2013, minorías no insustanciales también sospechaban que la mafia y el entonces vicepresidente Lyndon B. Johnson podrían haber estado implicados.

Las pruebas siguen apuntando a Oswald

Tras ver la entrevista a Landis y leer que aún hay documentos clasificados de la CIA, le pregunté a Sabato si mantiene ese argumento de 2013 que sostiene la idea básica de la Comisión Warren.

"Sí, sigo creyendo que Oswald fue el atacante solitario, a pesar de todo", me dijo Sabato en un correo electrónico.

"Por 'todo' me refiero a las insuficiencias del Informe Warren, a la destrucción admitida por el FBI de pruebas importantes, a las falsedades de la CIA sobre Oswald, así como a la negativa de la agencia a publicar todos sus documentos sobre el asesinato de JFK, etcétera".

Desearía que la Comisión Warren hubiera entrevistado a Landis y a otras personas en 1963, en lugar de limitarse a aceptar declaraciones sin volver a preguntar.

"Ha habido demasiado pensamiento mágico por parte de los teóricos desde la década de 1960", dijo Sabato, señalando las muchas teorías, a menudo extravagantes, que se pueden encontrar fácilmente en Internet.

Dicho esto, Sabato dijo que entiende por qué la gente no cree las conclusiones de la comisión. Y señaló un punto importante que va mucho más allá del asesinato de Kennedy.

"Nuestro propio gobierno y sus principales agencias dieron a la gente muchas razones para dudar de lo que han dicho sobre el asesinato de Kennedy", dijo Sabato. "En 1963 nos creíamos casi todo lo que nos decían las autoridades, así nos educaron. Ahora, sin embargo, después de décadas de mentiras del gobierno sobre Vietnam, Watergate, Irán-Contra, el 11S, Afganistán, Iraq y mil cosas más, ¿puedes culpar a la gente por no creerse lo que la Comisión Warren estaba vendiendo?".

Este artículo fue originalmente publicado el 14 de septiembre de 2023