Anuncios

ANÁLISIS | Los republicanos no saben cómo responder al fallo sobre los embriones congelados de Alabama

(CNN) --  Una decisión judicial que llevó a algunas clínicas de fertilidad de Alabama a restringir los tratamientos de fertilización in vitro (FIV) muestra las dificultades de los principales republicanos para navegar en un mundo posterior a la anulación del fallo Roe vs. Wade.

Los candidatos, incluida la contendiente presidencial Nikki Haley, están luchando por encontrar respuestas coherentes a la decisión de la Corte Suprema de Alabama de la semana pasada que declaró que los embriones son niños y que quienes los destruyan pueden ser considerados responsables de muerte por negligencia. Los republicanos están siendo presionados por los socialmente conservadores de su partido y por los votantes más moderados que podrían ser decisivos en una elección general.

La ironía es que la decisión de la Corte Suprema de anular el derecho federal al aborto en todo el país en 2022 representó uno de los éxitos más espectaculares en la historia del movimiento conservador. Pero para muchos estadounidenses, la pérdida de esas protecciones constitucionales que daban por sentadas ha ofrecido desde entonces una enorme posibilidad política para los demócratas y los defensores del derecho al aborto.

Liderados por el presidente Joe Biden, los demócratas rápidamente calificaron el fallo de Alabama como un ejemplo de las repercusiones de extrema derecha tras la revocación de Roe vs. Wade, que según los defensores del derecho al aborto ha envalentonado a los jueces ultraconservadores a emitir fallos cada vez más radicales.

La decisión en Alabama, que fue acompañada por una opinión concurrente del presidente del Tribunal Supremo de Alabama, Tom Parker, advirtiendo contra la invocación de la "ira de un Dios santo", podría abrir la puerta a acciones similares en otros estados conservadores y ampliar la fragmentación de los derechos reproductivos que depende cada vez más de en qué lugar del país viva cada uno.

ANÁLISIS | Mientras los ojos están puestos en Trump, los conservadores de la Corte Suprema se preparan para cambiar las normas

Esta nueva batalla –sobre decisiones y creencias profundamente personales en materia de atención médica sobre cuándo comienza la vida– es intrínsecamente política, ya que fue precipitada por activistas antiaborto que han estado librando campañas públicas sobre el tema durante años.

Pero los feroces enfrentamientos partidistas están mostrando cómo el clima ultrapolarizado del país dificulta la celebración de debates sobrios sobre cuestiones que, en su nivel más básico, abarcan la naturaleza de la humanidad misma. Para muchos activistas antiaborto, un embrión ya es una vida, de hecho un bebé no nacido, y tiene los mismos derechos que los niños. Pero una visión alternativa es que un embrión es una masa de células que podrían convertirse en un niño pero que aún no ha llegado a ese punto.

Si bien el fallo de Alabama no prohíbe la fertilización in vitro –un proceso mediante el cual un óvulo se combina con esperma fuera de los ovarios– ha tenido un efecto inmediato en algunas personas que atraviesan un proceso ya emocionalmente agotador y costoso mientras intentan quedar embarazadas. Tres clínicas de fertilidad en Alabama ya suspendieron parte de sus programas de tratamiento de FIV en medio de preocupaciones legales tras el fallo, lo que genera incertidumbre entre los pacientes que intentan formar familias.

Gabrielle Goidel, que pasó tres meses preparándose para los tratamientos, ahora se ve obligada a viajar a Texas para seguir adelante después de años intentando tener un bebé. "Sentí que me habían arrebatado la oportunidad de ser madre varias veces", le dijo Goidel a Jessica Dean de CNN el jueves. "Simplemente siento que cada vez que lo intento, a mi esposo y a mí nos mueven la alfombra. Todo lo que queremos es ser una familia, tener hijos y vivir el tradicional sueño americano".

Los republicanos dan vueltas en torno al fallo de Alabama

Los demócratas, basándose en la evidencia de múltiples elecciones desde la decisión Dobbs de la Corte Suprema, creen que cumplir promesas de proteger los derechos reproductivos –y presentar al Partido Republicano como una amenaza a esas libertades– puede ayudarlos a ganarse a votantes críticos y reconstruir la coalición electoral de Biden.

La campaña de Biden emitió una declaración el jueves por la noche destacando el hecho de que Donald Trump aún no había hecho comentarios sobre el fallo. La comunicación, que incluía el asunto "Declaración de Trump sobre el fallo de FIV en Alabama del que es responsable" y luego un espacio en blanco, reflejaba la alegría de los demócratas al ver a los republicanos inquietos por un tema en el que creen firmemente que están más en contacto con el sentir de los votantes estadounidenses.

El silencio de Trump y la gimnasia verbal de Haley, su última rival en las primarias, desmienten los traicioneros desafíos políticos de la realidad transformada en torno al aborto.

Haley hizo varios intentos de responder preguntas sobre su posición al respecto del fallo de Alabama en los últimos días.

Hablando en el programa "King Charles" de CNN el miércoles por la noche, Haley dijo que creía que "un embrión se considera un bebé no nacido". Al día siguiente, cuando Jake Tapper de CNN en "The Lead" le preguntó si estaba en desacuerdo con la decisión de Alabama, la exgobernadora de Carolina del Sur dijo que sí, aunque repitió que ella personalmente cree que un embrión es un bebé. "Creo que el tribunal lo hizo basándose en la ley, pero creo que Alabama necesita dar marcha atrás y examinar la ley", dijo.

A pesar del temor en Alabama de que cualquiera que ahora destruya un embrión pueda enfrentar cargos penales, Haley, que ha hablado sobre cómo utilizó la inseminación artificial, dijo que no quería que se detuvieran los tratamientos de FIV. "Queremos asegurarnos de que, hagamos lo que hagamos, tengamos muchas oportunidades y disponibilidad para que los tratamientos de fertilidad sigan adelante", dijo. "No queremos que se suspendan los tratamientos de fertilidad".

El fallo sin precedentes de la Corte Suprema de Alabama sobre los embriones congelados podría afectar los tratamientos de fertilización in vitro, advierten críticos

El senador Tim Scott, de Carolina del Sur como Haley y exrival presidencial republicano, de quien se habla como posible compañero de fórmula de Trump si gana la nominación, también subrayó los dilemas políticos que la decisión de Alabama presenta para los candidatos republicanos. "No he estudiado el tema, así que dejaré que Nikki Haley continúe yendo y viniendo sobre el asunto", dijo Scott a CNN.

El hecho de que Trump evite debates y preguntas de cualquiera que no sea entrevistadores cordiales significa que es posible que pueda evitar hablar del fallo de Alabama por algún tiempo. El expresidente ha dejado claro con sus acciones que entiende que el aborto podría ser una desventaja para él en una elección general, dado que fue él quien construyó la mayoría en la Corte Suprema que anuló Roe vs. Wade.

Su equilibrismo se vio amenazado a principios de este mes cuando The New York Times informó que había expresado en privado su apoyo a una prohibición federal del aborto de 16 semanas, que incluya excepciones por violación, incesto o si la vida de la madre está en peligro.

Si Trump no tuviera el escudo de haber creado la mayoría generacional de derecha en el tribunal superior, esa posición –que es más moderada que las restricciones que algunos estados liderados por el Partido Republicano han promulgado– podría exponerlo a problemas a su derecha en las primarias. La idea de una prohibición federal también repudia el argumento ostensible de la Corte Suprema de que se trata de una cuestión que debería dejarse en manos de los estados.

Trump ha insistido en público en que se sentaría con ambos lados del debate sobre el aborto y encontraría una solución que hiciera felices a todos. Si bien su vacilación podría sacarlo de un aprieto temporal, es poco probable que tenga éxito en una elección general y pone a prueba la credulidad de que podría funcionar en el gobierno.

Y parece atrapado en una posición contradictoria: al mismo tiempo busca exigir crédito por la inexpugnable mayoría conservadora de la Corte Suprema que anuló el derecho federal al aborto y  evitar la reacción que esa mayoría provocó.

"También debemos recordar que tenemos que tener gente elegida", dijo en una reunión de emisoras religiosas en Nashville el jueves por la noche, en un intento de lograr ese equilibrio.

Donald Trump y Nikki Haley

Biden intenta explotar las vulnerabilidades del Partido Republicano

La campaña de Biden, que está mostrando signos cada vez mayores de agudizar su argumento electoral general en temas que van desde los préstamos estudiantiles hasta la política exterior, actuó rápidamente para explotar el malestar republicano por el fallo de Alabama. El presidente está actuando sobre la base de la historia reciente que muestra que los partidarios del derecho al aborto han podido aprovechar la revocación de Roe vs. Wade para motivar a los votantes en elecciones recientes.

"No se equivoquen: esto es un resultado directo de la anulación de Roe vs. Wade", dijo Biden en un comunicado emitido por la Casa Blanca el jueves. Dijo que el fallo de Alabama mostraba un "desprecio por la capacidad de las mujeres para tomar estas decisiones por sí mismas", y que es "escandaloso e inaceptable".

La directora de campaña de Biden, Julie Chávez Rodríguez, dijo en un comunicado que el fallo de Alabama fue consecuencia de la "agenda reproductiva extrema MAGA".

"En todo el país, los republicanos del MAGA (trumpismo) se están involucrando en las decisiones más personales que una familia puede tomar, desde la anticoncepción hasta la FIV", dijo. "Con su último ataque a la libertad reproductiva, estos llamados republicanos provida están impidiendo que parejas amorosas hagan crecer sus familias. Si Donald Trump es elegido, no hay duda de que impondrá su agenda extrema contra la libertad en todo el país".

Desde el derrocamiento de Roe vs. Wade, los demócratas han creído que la cuestión les da una ventaja para ganar. Si bien es demasiado pronto para saber qué resonancia tendrá este tema de cara a las elecciones, la forma en que los republicanos están reaccionando a la última tormenta sobre los derechos reproductivos sugiere que podrían tener razón.