Anuncios

ANÁLISIS | El circo del Partido Republicano en la Cámara de Representantes avergüenza a los líderes, mientras el país y el mundo esperan que elijan a su presidente

(CNN) -- Este lunes, los republicanos de la Cámara de Representantes iniciaron el siguiente acto de su farsa en Washington, buscando desesperadamente un presidente tras destituir al titular y rechazar a dos posibles sustitutos, mientras siguen sin saber cómo salir de la crisis.

El Congreso ha sido testigo de juicios políticos, colapsos fiscales, cierres de gobierno e incluso una insurrección, pero el Partido Republicano moderno se está superando a sí mismo con una debacle que está avergonzando a los líderes del partido y amenaza con dañar las esperanzas del Partido Republicano de salvar y ampliar su pequeña mayoría en 2024. Lejos de abordar proyectos de ley críticos necesarios para financiar el gobierno, la Cámara sin líderes no puede hacer lo básico, como aprobar una resolución de condena de los ataques de Hamas a Israel.

Biden defiende la ayuda de EE.UU. a Israel y Ucrania en sus guerras: así fue el discurso que dio a la nación

Al menos nueve nuevos candidatos se apuntaron a la carrera por la presidencia de la Cámara antes de un nuevo proceso de selección esta semana, después de que el presidente del Poder Judicial, Jim Jordan, renunciara a su fútil candidatura al puesto el viernes, siguiendo al líder de la mayoría, Steve Scalise, la semana anterior. La revuelta que comenzó hace casi tres semanas con la caída del presidente de la Cámara, Kevin McCarthy, ha debilitado a tres de las figuras más poderosas del Partido Republicano.

Tal vez un recién llegado pueda cambiar los cálculos de los radicales que se opusieron a McCarthy y Scalise y de los miembros más moderados de los distritos de batalla que condenaron al arrasador Jordan. Pero todavía no hay señales de que ninguno de ellos pueda conseguir los 217 votos necesarios en el pleno de la cámara para reclamar el puesto principal. Y lo que es más importante, para quien quiera que gane finalmente el mazo, la tarea de hacer de la Cámara un órgano legislativo funcional parece imposible tras semanas de luchas internas del Partido Republicano que cultivaron nuevos agravios y demandas de venganza.

¿Por qué destituyeron al republicano Kevin McCarthy como presidente de la Cámara de Representantes?

"Conseguir 217 es obviamente muy difícil y es una especie de cubo de Rubik como respuesta a todo esto", declaró el domingo en el programa "State of the Union" de CNN el representante de Ohio Mike Turner, presidente de la Comisión de Inteligencia de la Cámara de Representantes.

Mezclar cuadrados de colores en el orden correcto parece sencillo en comparación con los intentos de unir a una conferencia republicana de la Cámara de Representantes incapaz de comprender lo ridículo que parece. Los republicanos, empeñados en librar una guerra civil por las fracturas del movimiento conservador, parecen ajenos a la degenerada estabilidad global que les rodea o a la amenaza de cierre que tienen directamente enfrente.

El vacío está haciendo inoperante una rama del gobierno estadounidense, ya que el Senado no puede aprobar leyes sin la otra cámara. "Necesitamos (un presidente) porque la Cámara no puede hacer nada sin un presidente", dijo el líder republicano del Senado, Mitch McConnell, de Kentucky, en el programa "Face the Nation" de la CBS el domingo.

El enredo es mucho más serio que el clásico drama del Congreso en el que los legisladores dejan las cosas para más tarde, se dedican a sus rituales políticos y finalmente se ponen de acuerdo. En un sentido práctico, la ausencia de un presidente significa que la Cámara no puede apoyar a Israel de acuerdo con una nueva petición de ayuda del presidente Joe Biden.

Un debate crítico y amargo sobre la nueva financiación para Ucrania, US$ 60.000 millones solicitados por Biden la semana pasada, no puede comenzar. En poco tiempo, el bloqueo de la ayuda estadounidense podría tener graves consecuencias en la guerra por la supervivencia de Ucrania e impulsar al presidente de Rusia, Vladimir Putin, que está apostando a que la determinación estadounidense decaerá, una apuesta nada mala teniendo en cuenta la creciente resistencia del Partido Republicano a defender al gobierno democrático de Kyiv.

Pero olvídense de las repercusiones en el extranjero. El hundimiento de la Cámara de Representantes pronto podría empezar a perjudicar a millones de estadounidenses. El Partido Republicano ha desperdiciado tres de las valiosas semanas que tenía para resolver un enfrentamiento sobre el gasto que podría llevar al cierre del gobierno a mediados de noviembre. Incluso si el partido de repente se mueve rápidamente hacia la elección de un nuevo líder, es poco probable que se haga mucho trabajo serio esta semana tampoco.

Se agudiza la crisis de liderazgo en el Partido Republicano mientras la Cámara de Representantes sigue paralizada Lo que dice la vacante en la presidencia del Partido Republicano

La silla vacía del portavoz ofrece una elocuente metáfora de cómo el caos político interno está comprometiendo el liderazgo estadounidense. También está amenazando el experimento de más de dos siglos de autogobierno por el pueblo, que en última instancia se basa en que nadie obtenga todo lo que quiere, sino que se acepten cambios graduales. Ese es un concepto que el Partido Republicano moderno parece rechazar, como demuestran las afirmaciones de Donald Trump y muchos de sus acólitos en la Cámara de Representantes de que tienen derecho a gobernar a pesar de que la candidatura del expresidente a un segundo mandato fue rechazada por los votantes en 2020.

La conferencia republicana de la Cámara de Representantes está demostrando que ni siquiera puede comprometerse consigo misma, y mucho menos construir una posición unificada antes de aceptar finalmente las compensaciones que serán necesarias para hacer frente a un Senado y una Casa Blanca gobernados por los demócratas. Cualquiera que sea el republicano que finalmente gane la presidencia, se enfrentará a cuestiones similares a las que finalmente costaron a McCarthy el puesto de sus sueños: si complacer a los republicanos ultraderechistas con recortes extremos del gasto que la Casa Blanca y el Senado nunca aceptarán, o evitar un cierre del Gobierno avanzando en la financiación provisional con algunos votos demócratas. A menos que un nuevo presidente pueda cambiar la dinámica, su mandato corre el riesgo de ser aún más breve que el del republicano de California.

Un nuevo presidente de la Cámara también se verá obstaculizado por la realidad de que el caos y un gobierno castrado son un resultado bienvenido para muchos republicanos de base en un partido transformado por Trump. Muchos de estos legisladores han perfeccionado el extremismo que protege contra los desafíos primarios y la cacofonía que complace las demandas de audiencia de los medios conservadores. La influencia en el Partido Republicano ya no se compra con años de servicio que allanan el camino a las presidencias de las comisiones.

El congresista por la Florida, Matt Gaetz, que encabezó a los ocho republicanos que votaron a favor del cese de McCarthy, entiende bien la ecuación, y esa es una de las razones por las que los altos cargos que se lamentan de la necesidad de "gobernar" no convencen a los miembros demagogos. El representante más obvio de este estilo de republicanismo de política acrobática es Trump, quien, a pesar de haber sido sometido a juicio político dos veces, de haber afirmado falsamente que las elecciones de 2020 fueron robadas y de enfrentarse a cuatro juicios penales, es el principal aspirante del Partido Republicano para las elecciones presidenciales de 2024.

Los líderes del partido, avergonzados, piden que se ponga fin al lío

La mera fatiga del Partido Republicano en la Cámara de Representantes puede crear una oportunidad para un candidato que podría convertirse en un presidente débil sin reconocimiento nacional, pero que podría atraer el menor rencor de la dividida conferencia. Hasta entonces, a los legisladores republicanos serios de la Cámara solo les queda expresar su consternación mientras los enemigos de Estados Unidos se deleitan viendo cómo se hunde la democracia estadounidense.

"Esta es probablemente una de las cosas más vergonzosas que he visto, porque si no tenemos un presidente de la Cámara, no podemos gobernar. Y cada día que pasa, estamos esencialmente cerrados como gobierno", dijo el presidente de Relaciones Exteriores de la Cámara, Michael McCaul, republicano de Texas, en el programa "This Week" de ABC News.

Republicanos que votaron contra la candidatura de Jordan a la presidencia de la Cámara denuncian amenazas telefónicas y en sus oficinas

McCarthy, que apoyó a Jordan pero ahora respalda al líder de la mayoría en la Cámara de Representantes, Tom Emmer, advirtió en el programa "Meet the Press" de la NBC que no se puede permitir que la situación se prolongue mucho más. "Esto es vergonzoso para el Partido Republicano. Es vergonzoso para la nación, y tenemos que mirarnos los unos a los otros y resolver el problema", dijo el expresidente de la Cámara.

Emmer es uno de los nueve candidatos del Partido Republicano que intentan asegurarse los votos antes de la votación secreta de este martes para elegir al presidente de la Cámara. El problema del republicano de Minnesota, sin embargo, es muy parecido al de McCarthy: es probable que le cueste ganarse el apoyo del grupo parlamentario de ultraderecha Freedom Caucus de la Cámara de Representantes, que vilipendia al equipo dirigente del Partido Republicano.

Los otros miembros que se lanzan al ruedo sin incluir a ninguna mujer son los congresistas Kevin Hern, de Oklahoma, que preside la influyente Comisión de Estudios Republicanos; Jack Bergman, de Michigan, conservador establecido y veterano de la Infantería de Marina; Austin Scott, de Georgia, que lanzó una candidatura de última hora contra Jordan la semana pasada, pero la abandonó rápidamente; Byron Donalds, de Florida, joven promesa del Freedom Caucus y uno de los pocos republicanos negros del Congreso; Mike Johnson de Louisiana, vicepresidente de la conferencia del Partido Republicano; Pete Sessions de Texas, un veterano del Congreso que perdió su escaño en 2018 y pronto regresó para representar a otro; Dan Meuser, exsecretario de ingresos de Pensilvania y miembro del grupo parlamentario Problem Solvers Caucus; y Gary Palmer de Alabama, que preside la Comisión de Política Republicana.

ANÁLISIS | Los republicanos deben superar profundas divisiones para elegir un nuevo presidente de la Cámara mientras la crisis de Israel pone de manifiesto su incapacidad para gobernar

Newt Gingrich, expresidente de la Cámara republicano a quien se atribuye la invención en la década de 1990 del estilo de gobierno altamente partidista y duro que prefiere el Partido Republicano de hoy, dijo que los líderes del partido deben elegir a cualquiera que pueda conseguir una mayoría en la Cámara, independientemente de quién sea, o la farsa podría durar semanas. Y advirtió de que, ante la inminencia de los proyectos de ley presupuestaria y de financiación del Gobierno, el Partido Republicano no solo tiene que unirse en torno a un nuevo presidente, sino en torno a un nuevo periodo de gobierno unificado.

"Ese 217 tiene que comprometerse no solo a elegir un presidente, sino a permanecer unido durante los próximos cinco o seis meses. Se avecinan grandes decisiones. Existe un peligro muy real de que elijan a alguien, y dentro de tres, cuatro o cinco semanas, un grupo de personas estalle y decida volver a meterse en el mismo lío. Así que tienen que elegir a alguien que consiga estabilidad", dijo Gingrich a Fox News.

Dejando a un lado la ironía de esas palabras procedentes del incendiario republicano de Georgia, el Partido Republicano de la Cámara de Representantes ha demostrado en las últimas tres semanas que la estabilidad es lo último que el partido es capaz, o incluso quiere, ofrecer.